Chile

Aaron Ciechanover, Premio Nobel de Química: “El estado de ánimo tiene un efecto en nuestra salud, pero es limitado”

El Biólogo israelí, experto en cáncer y galardonado con el Premio Nobel de Química 2004, de viaje en Chile habló de la revolución de la medicina personalizada.

El Biólogo israelí, experto en cáncer y galardonado con el Premio Nobel de Química 2004, de viaje en Chile habló de la revolución de la medicina personalizada.

Es su segunda vez en Chile y viajo para hablar sobre la revolución de la medicina personalizada, en la que sus descubrimientos tienen mucho que ver. Aaron Ciechanover obtuvo el Premio Nobel de Química, junto a Avram Hershko e Irwin Rose, por el descubrimiento de la degradación de proteínas mediada por la ubiquitina, una pequeña proteína que se encuentra en todo el organismo y que es clave para desechar las proteínas que deben ser eliminadas porque las rastrea.

“Es como remover basura de tu casa. ¿Puedes imaginar si no botas la basura de tu casa por 10 ó 20 días? Morirás por enfermedad, por el olor, todo. El cuerpo es igual, nuestras proteínas componentes son muy sensibles, se echan a perder todo el tiempo y necesitamos removerlas una vez que ya no sean funcionales. Si no lo hacemos se acumulan y producen enfermedades en el cerebro, el cáncer, otras muchas enfermedades”, explica.

El mecanismo es hoy utilizado en varias drogas actualmente usadas en el tratamiento contra el cáncer. Ciechanover, es biólogo del cáncer en el Instituto Tecnológico de Israel y es uno de los invitados al Festival Puerto de Ideas Antofagasta, presentado en conjunto por la Fundación Puerto de Ideas y Minera Escondida/BHP Billiton.

¿Por qué un mismo tratamiento no funciona en todas las personas?

Porque somos distintos. Tú eres mujer, yo soy un hombre, tenemos diferentes operadores genéticos, diferentes dietas, estamos expuestos a diferentes climas, no tenemos el mismo tipo de sangre, somos muy diferentes. Es lo mismo para las enfermedades, se ven parecidas, pero se comportan diferente en diferentes personas. Cada persona necesita ajustar el tratamiento a su propio repertorio.

¿Hay diferencias en el origen de las enfermedades también?

Por supuesto, hay muchas diferencias, por ejemplo, el cáncer puede ser causado por diferentes mutaciones. Hay que encontrar realmente la razón de la enfermedad en el contexto del paciente y entonces ajustar su tratamiento.

Hoy en nuestro país se ha generado una controversia por un médico que dijo en televisión que el cáncer es causado por el odio ¿Cuál es su opinión sobre eso?

Eso no es ciencia en mi opinión. Debemos ser muy serios acerca de lo que hacemos.

¿Se ha estudiado cómo las emociones están en el origen o son importantes en el tratamiento de las enfermedades?

Sí, por supuesto. Pero puedes ser el mejor luchador en la enfermedad, con el mejor ánimo, pero el cáncer igual puede vencerte. El estado de ánimo tiene un efecto en nuestra salud, en cómo se comporta la enfermedad, pero es limitado.

Más cara y más precisa

En su conferencia, Ciechanover habla sobre las anteriores revoluciones de la medicina, de cómo se pasó de los descubrimientos por casualidad (como la aspirina o penicilina) a la medicina preventiva (estatinas) y a otra más participativa (exámenes genéticos), pero todavía falta para que sea más precisa.

¿Qué tan personalizada es hoy la medicina?

Está avanzando, estamos ahora en el medio. No es que en 10 ó 20 años, un día la medicina se va a mover de A a B, estamos ya en movimiento y cada día, nuevos marcadores son agregados, nuevos conocimientos se suman. La medicina personalizada significa ser más preciso en el diagnóstico, para ajustar el tratamiento.

¿No se puede decir entonces en cuánto tiempo deberíamos tenerla?

No se puede decir, pero estamos en camino, empezamos la revolución.

¿Qué falta para eso?

Varias cosas. Primero que todo necesitamos más información sobre las enfermedades, más secuenciación de ADN, mutaciones y así muchas cosas, y entonces, una vez que las encontremos, necesitamos desarrollar drogas. Ese es el cuello de botella, desarrollar las drogas, porque cuesta un montón de dinero y tarda mucho tiempo, y ensayos clínicos y aprobaciones. Ese es el factor limitante.

¿Qué tan diferente será en comparación con la medicina actual?

Me temo que al final va a ser más cara, porque la industria farmacéutica es una industria privada, no gubernamental. Hasta ahora, digamos, tienes una enfermedad y el tratamiento se divide en una o dos drogas, en el futuro la misma enfermedad va a ser dividida: habrá cáncer de mama A, cáncer de mama B, cáncer de mama C, y en cada uno necesitaremos desarrollar drogas, y hacerlo es muy caro. Así que puedes imaginar que las compañías no estarán felices, porque necesitarán desarrollar más drogas para el mismo mercado, entonces me temo que será más caro.

¿Cómo imagina que será el futuro con este tipo de medicina?

El diagnóstico va a ser mucho de diagnóstico molecular, ADN, proteínas, pero en un nivel individual. Va a ser ayudado mucho por computadores, debido a que hay mucha información en nosotros y necesitamos ayuda de ellos. Y expertos que realmente sepan de cada enfermedad. También se necesita más desarrollo y dinero.

¿Qué pasa con los aspectos bioéticos?

Eso va a ser muy complicado, porque la medicina personalizada es también la habilidad de predecir enfermedades. Soy capaz de ver tu ADN y decirte qué enfermedad tendrás en 20 años, y no estoy seguro de que la gente realmente quiera saber. Porque tiene implicaciones para la próxima generación, tiene implicaciones para tus hijos, entonces va a ser complicado. Pero eso no es un problema científico es más de la sociedad. La sociedad, basada en la religión, creencias, historia, tradiciones, cultura, tendrá que decidir, los científicos no pueden hacerlo por ellos. Va a ser distinto en los diferentes lugares.

Fuente: La Tercera

Te puede interesar

Deja un comentario