Brasil

Antisemitismo. Brasil: “Lucha es permanente, pero hay pocas soluciones a lo que nos preocupa a todos”

AJN.- “Es una campaña que se repite a lo largo de los siglos”, aseguró el director superintendente de la Hebraica de San Pablo, Brasil, Gabriel Milevsky, en diálogo con la Agencia Judía de Noticias en el marco del Foro Global organizado por el Congreso Judío Latinoamericano a 22 años del atentado a la AMIA, que provocó 85 muertos y cientos de heridos.

Antisemitismo. Brasil: “Lucha es permanente, pero hay pocas soluciones a lo que nos preocupa a todos”

AJN.- “Si hay una constancia a lo largo de los siglos, es el antisemitismo; es una campaña que se repite”, y si bien “la lucha es permanente, hay pocas soluciones a lo que -en definitiva- nos preocupa y nos debería ocupar a todos”, aseguró el director superintendente de la Hebraica de San Pablo, Brasil, Gabriel Milevsky (foto), en diálogo con la Agencia Judía de Noticias (AJN) en el marco del Foro Global organizado por el Congreso Judío Latinoamericano a 22 años del atentado a la AMIA, que provocó 85 muertos y cientos de heridos.

– ¿Qué significa para usted participar en un Foro de Antisemitismo latinoamericano?

– Si hay una constancia a lo largo de los siglos, es el antisemitismo; es una campaña que se repite. Para mí, venir a la Argentina -una tierra donde se debate el antisemitismo a veces como algo cotidiano y otras como algo más lejano- es un reencuentro después de estar 28 años viviendo afuera, en “exilio voluntario”. La lucha es permanente, pero hay pocas soluciones a lo que -en definitiva- nos preocupa y nos debería ocupar a todos. Los que estamos afuera no solo deseamos una respuesta después de 22 años (del atentado a la) AMIA, sino que la necesitamos para que pueda imitarse en otras latitudes. En San Pablo, donde vivo, hoy en día el antisemitismo se siente más que en otras épocas, pero es uno “calmo”: donde más se siente en las redes sociales. Algunos los llaman “lobos solitarios”, pero creo que es parte de una campaña y nos preocupa a todos, me atrevo a decir que más que los cambios de gobierno que nos toca vivir tanto en Brasil como en la Argentina. Más allá de las diferencias, hubo cambios importantes y en Brasil nuevamente hay una mayor preocupación, además de las Olimpíadas de Río como un escenario fértil para eventuales atentados.

– ¿Qué pasa cuando no se logra justicia respecto a los atentados?

– Se mata dos veces; ésta es la gran tragedia. La memoria no es suficiente; a veces alivia, pero ni siquiera apacigua la sed de pacificación. No podemos convivir con una identidad más en armonía si todavía está esta pendencia. Es inverosímil; 22 años de los atentados está al borde de lo irracional. No hay motivos que puedan ayudar a entenderlo. Uno puede escuchar, pero en ningún momento podemos claudicar a tener la esperanza de que definitivamente se haga justicia. No de manera grandilocuente, pero sí con los culpables y las puniciones que merecen. Siguen pasando los años, nos seguimos encontrando, seguimos exigiendo respuestas, pero no puede ser tan indescifrable… Se abren archivos de la época del Holocausto en Alemania, se abren archivos de otras guerras y acá pasan 22 años y todavía estamos discutiendo por qué los culpables no están en prisión y algunos, quiénes son los culpables. Cuando decís un nombre, enseguida otro te dice: “no, pero este nombre no está juzgado, ni está claro…”. No hay convicción, no puede ser que haya tanta nube encima de esto…

– ¿Ésa es la voz de todos los referentes judíos de Latinoamérica?

– Sí, claro. Lo siento más porque, por más que haya pasado tantos años afuera, a la Argentina “la llevo adentro” en cada lugar y momento. Cuando esto no cicatriza, al ser parte -en los últimos años- de la dirigencia latinoamericana veo que nos salpica fuertemente a todos. Esta herida hay que cerrarla y en eso somos todos corresponsables. Nos puede gustar más o menos lo que descubramos, pero hay que enfrentarlo y decir: “esto es lo que pasó, éstos son los culpables, esto es lo que se hace y esto lo que no”. Y no quedarse con tanta incertidumbre y que todo el continente -no solo, pero específicamente- diga: “¿cómo puede ser?”. Es una muy mala ejemplificación. En definitiva, otros casos como éste se resolvieron.

– ¿Cuáles son los datos que inquietan a Brasil?

– Hay datos genéricos, que conocemos todos a través de los medios y la redes sociales, y se les suman algunos un poco más particulares: la preocupación porque desde Francia recientemente dijeron que se supone que hay un planificador de un acto terrorista en el seno de las Olimpíadas, sin identificaron el lugar, ni la identidad de esa persona, y el hecho que haya un gobierno (de Michel Temer) -transitorio o no se va a definir- más abierto al mundo global que cuando Dilma (Rousseff) era Presidenta hace que las fuerzas que vienen operando en la Triple Frontera (tengan más facilidades para) el reclutamiento, el funding (financiamiento) y el tránsito de miles refugiados, que nos preocupa a todos.

– ¿Qué quedó de aquel Brasil que, en su momento, le abrió las puertas a Irán?

– Justamente viene como una brisa… El actual gobierno -y su ministro de Relaciones Exteriores, (José) Serra- tiene una posición contraria, pero como contrapartida se torna más permeable y ello nos obliga a no solamente estar preocupados, sino a tomar más medidas de seguridad.

– ¿Cuál es tu mensaje al gobierno de Brasil desde este foro?

– Creo que es importante avanzar en la legislación y darle un marco jurídico a la lucha contra el terrorismo. De hecho, lo está haciendo en este momento, lo cual me torna más optimista. Está avanzando y evolucionando en las definiciones jurídicas, algo de lo cual hace poquito ni siquiera se hablaba. El imperativo del Gobierno es tornar pública la vulnerabilidad que se nos plantea a todos hoy en Brasil. El pueblo tiene que tener más conciencia de eso. Hoy el Gobierno está buscando una mayor articulación de informaciones entre los sistemas de poder -sea policial, federal, el Ejército…-, pero creo que tiene que profundizarse. Por ahora trabajan separados y esta trama beneficiaría enormemente.

DB-AB-CGG

Deja un comentario