August 22, 2017

Reporte de Medio Oriente de AJN

AJN.- Por Roxana Levinson, desde Israel. Mientras se habla de un (nuevo) cese de fuego en Siria, resurge la idea de una división territorial. En Egipto, se agrava la situación de la prensa y en especial de Al Jazeera, que difundió un documental que ridiculiza al ejército de Al Sisi. En Arabia Saudita culpan a “los sionistas” de una campaña por los derechos de la mujer, y más.

Siria podría dividirse en zonas de poder regional bajo un acuerdo entre Rusia, Irán y Turquía
Siria podría dividirse en zonas de poder regional y Bashar Assad seguiría siendo presidente por al menos algunos años más bajo un esquema de acuerdo entre Rusia, Turquía e Irán.
Según fuentes citadas por el diario libanés The Daily Star, este acuerdo – que permitiría la autonomía regional dentro de una estructura federal controlada por la secta alauita de Assad – está en una etapa más que inicial y sujeto a cambios. Además, debería ser aceptado por Assad y los rebeldes y, finalmente, por los estados del Golfo y Estados Unidos.
“Ha habido un movimiento hacia un compromiso”, dijo Andrey Kortunov, director general del Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia, una institución cercana al Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia. “No será fácil alcanzar un acuerdo final, pero algunas posturas están empezando a cambiar”, señaló el funcionario.
Siempre de acuerdo a las fuentes – que también citan varias agencias internacionales – los poderes de Assad serían recortados por consenso entre las tres naciones. Rusia y Turquía le permitirían quedarse hasta la próxima elección presidencial, y después debería renunciar en favor de un candidato alauita menos polarizante.
Por supuesto que todo este movimiento contempla garantías para Bashar al Assad y su familia.
“Ya se han mencionado un par de nombres en el liderazgo como posibles sucesores”, dijo Kortunov, pero declinó dar nombres.
Ninguna de las partes cree que un amplio acuerdo de paz en Siria sea algo fácil, rápido o de éxito asegurado. Lo que está claro es que el presidente ruso, Vladimir Putin quiere desempeñar el rol principal tratando de negociar un acuerdo, inicialmente con Turquía e Irán. Ello reforzaría su postura de potencia mundial y un factor influyente e indispensable en Medio Oriente.
Posibilidades y perspectivas
Si Rusia logra que esta alternativa sea tenida en cuenta como posible y real, las nuevas conversaciones de paz entre el gobierno sirio y la oposición comenzarán a mediados de enero en Astana, la capital de Kazajstán, un aliado ruso. Estas conversaciones serían diferentes de las que hubo hasta ahora con Naciones Unidas – intermitentes e infructuosas – y no involucrarían inicialmente a los Estados Unidos. Esto ha provocado irritación y sorpresa en Washington.
“Así que, este país que tiene esencialmente una economía del tamaño de España, que es Rusia, se pavonea y actúa como si supiera lo que está haciendo”, dijo a la Agencia Reuters un funcionario estadounidense, que se negó a ser identificado debido a la sensibilidad del asunto. “No creo que los turcos y los rusos puedan hacer esto (negociaciones políticas) sin nosotros”, agregó.
Los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de Rusia, Turquía e Irán se reunieron en Moscú el 20 de diciembre y expusieron los principios que creen que cualquier acuerdo en Siria debería respetar.
Fuentes rusas aseguran que el primer paso es conseguir un alto el fuego nacional y luego entablar conversaciones. La idea sería entonces involucrar a los estados del Golfo, a Estados Unidos y, posteriormente, a la Unión Europea a la que se pediría, tal vez junto con los países del Golfo, que inicie el proyecto de reconstrucción.
En este sentido, el ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, aseguró que “hay dos textos preparados para una solución en Siria. Uno de ellos es una resolución política y el otro es un alto el fuego. Pueden implementarse en cualquier momento “. Por el momento se ve realmente difícil – casi imposible – que esa solución política se ponga en práctica, especialmente cuando Turquía insiste con que “no puede haber ninguna transición hacia la paz en Siria que involucre a Assad”.
A esta hora, los medios internacionales informan que los gobiernos de Rusia y Turquía acordaron un plan para establecer un cese de fuego completo en Siria. Sólo cabe esperar que se concrete y, en ese caso, que sea real y dure más que los anteriores.
Los problemas de Egipto con la prensa y su inquina a Al Jazeera
La situación de los medios de comunicación en Egipto se reduce a censura, control y cárcel. A principios de esta semana, el presidente Abdel Fattah al Sisi ratificó una nueva ley que regula los medios de comunicación mediante tres organismos del Estado. El presidente también tendrá la potestad para elegir al titular del Consejo Supremo para la Administración de los Medios, que se creará próximamente.
Este organismo podrá imponer multas a los medios que violen sus normativas y tendrá autoridad para suspender las licencias de publicación o emisión.
En los últimos meses se ha producido una seguidilla de arrestos de periodistas. En mayo pasado, la Policía realizó una redada en las oficinas del Sindicato de Periodistas y arrestó a dos de ellos y después sentenció al secretario general del gremio, Yehia Qalash, por “proteger a criminales”. Los ejemplos son muchos más, y en algunos casos, los cargos no tienen nada que ver con la profesión.
En este panorama se destaca la situación de la cadena qatarí Al Jazeera. El viernes pasado fue detenido el productor del servicio informativo del canal, Mahmoud Hussain, bajo la acusación de “difundir noticias falsas”.
Hussain fue arrestado cuando se encontraba de vacaciones en Egipto, y Al Jazeera reclamó en un comunicado que “las acusaciones contra Hussain, incluidas las que puedan añadirse posteriormente, son resultado de prácticas que violan las normas y convenciones internacionales. Estas prácticas prevalecen en Egipto, tal y como han indicado varias organizaciones de derechos humanos”.
La organización Red Árabe para la Información de Derechos Humanos indicó que el arresto demuestra que “el gobierno egipcio continúa su represión de la libertad de prensa enjuiciando a periodistas que trabajan en canales que están en contra del Estado”.
Tres periodistas del canal fueron detenidos en diciembre de 2013 y sentenciados a penas de entre siete y diez años de prisión por el mismo delito, aunque el año pasado fueron puestos en libertad.
Un documental y una crisis política
La especial aversión del presidente Abdel Fattah al Sisi por Al Jazeera no sólo tiene que ver con el apoyo abierto de la cadena al ex presidente Mohamed Morsi – a quien Al Sisi derrocó – y a los Hermanos Musulmanes. Recientemente, la cadena ha vuelto a ser el disparador de una crisis diplomática entre Egipto y Qatar, hasta el punto de que se hicieron oír exigencias de expulsar al embajador de ese país en El Cairo.
Es que Al Jazeera transmitió un “documental” titulado “Los soldados rasos” , que incluye entrevistas con soldados egipcios y un supuesto “experto” norteamericano y deja en ridículo al ejército egipcio. La película comienza con la imagen de un soldado egipcio que se arrastra en la arena en ropa interior, mientras los demás lo observan. Después hay testimonios de soldados sobre los abusos de los oficiales, la mala comida que les sirven a ellos, a diferencia de los manjares que comen los oficiales, y muchos ejercicios que tienen que aprender… para los desfiles militares. Todos, incluido el experto, hablan del desorden, la desorganización y la falta de recursos con que se maneja el ejército y aseguran que su misión más importante son los grandes desfiles que preside Abdel Fattah al Sisi. Uno de los soldados cuenta que, para ello “son obligados a pintar los tanques al menos 20 veces por año”.
Por supuesto que en Egipto la película generó durísimas reacciones y una gran ola de críticas, la mayoría de las cuales apuntan hacia el gobierno de Qatar y su supuesto deseo de “dividir a Medio Oriente según sus grupos religiosos-étnicos y destruir los estados”.
En Qatar se burlaron también de la reacción egipcia. Uno de los principales diarios del reino publicó un artículo en el que plantea que “conmoción y el miedo en Egipto revelan el hecho de que tenemos frente a nosotros a un régimen débil y hecho de cartón. ¿Acaso un gobierno que tiene un ejército tan grande y se ve a sí mismo como factor clave de la estabilidad en Medio Oriente debe preocuparse tanto por un canal de televisión que – según dijo en el pasado el presidente Mubarak – transmite desde una caja de fósforos?”.
Más allá de las ofensas, lo cierto es que Egipto no puede hacer nada. Por motivos que no tienen que ver con Al Jazeera, sino con el conflicto en Siria y otras diferencias políticas, el gobierno de Al Sisi ya está en crisis con Qatar y Arabia Saudita, que recientemente congeló los envíos de petróleo a bajos precios a El Cairo. Por otra parte, en Qatar viven y trabajan 50.000 egipcios, cuyo futuro depende de las buenas relaciones entre los dos países.

POLÍTICA Y DERECHOS HUMANOS
BAHREIN
Activista de Derechos Humanos fue liberado, pero seguirá preso
Un tribunal en Bahrein ordenó hoy la puesta en libertad temporal del activista de Derechos Humanos Nabeel Rajab, que es juzgado por comentarios que hizo el año pasado contra la intervención de Arabia Saudí en la guerra del Yemen y por criticar las malas condiciones en las cárceles de su país. El juzgado ordenó a la Fiscalía que se prepare para presentar las pruebas en contra de Rajab el 23 de enero próximo. Si es declarado culpable, podría pasar hasta quince años en prisión.
Sin embargo, el fiscal general, Mohammed Salah, anunció que Nabeel Rajab deberá permanecer detenido ya que tiene pendiente otra causa, y “no será liberado hasta que finalice la investigación”. El funcionario no especificó de qué causa se trata, pero podría tratarse de cargos que le agregaron en septiembre pasado, por “difundir información falsa y socavar el prestigio del reino”.
Familiares de Nabeel Rajab y activistas de Derechos Humanos que lo visitaron en la cárcel denunciaron que su salud se ha deteriorado desde la detención a mediados de junio, y denunciaron que lo mantienen en condiciones insalubres, aislado y sin atención médica.
LÍBANO
El nuevo gabinete de gobierno recibe la moción de confianza del Parlamento
El recién asumido gobierno de Saad Hariri, formado la semana pasada y que integra a la mayoría de las fuerzas políticas del país, obtuvo hoy la confianza del Parlamento. La Agencia Nacional de Noticias (ANN) informó que la moción de confianza fue votada al comienzo del segundo de los tres días de debates previstos inicialmente. Un total de 87 parlamentarios de los 92 presentes votaron a favor del Gobierno, mientras que cuatro rechazaron la moción de confianza y uno se abstuvo.
El nuevo gabinete de Hariri, compuesto por 30 miembros, cuenta con ministros de la mayoría de fuerzas políticas del país, desde el movimiento antisirio del 14 de Marzo hasta el grupo chiita Hezbollah, aliado de Irán y de Bashar al Assad.
En los debates, Hariri afirmó que las “facciones políticas llegaron a la conclusión de que no se podía avanzar sin acuerdo y sin consenso”, en referencia a la parálisis institucional que resultó del vacío presidencial que duró mas de dos años y medio y que terminó con la elección del presidente Michel Aoun, el pasado 31 de octubre.
El primer ministro también aseguró que tiene como objetivo primordial “restaurar la confianza” de los libaneses y de los extranjeros en el Líbano.

ARABIA SAUDITA
Un hombre fue encarcelado por pedir el fin del sistema de custodia masculina en su país.
El individuo, cuyo nombre no se ha publicado, fue encarcelado por un año y condenado a pagar una multa de 8.000 dólares tras ser declarado culpable por “incitar a poner fin a la tutela de las mujeres” en Twitter y en carteles públicos. Las autoridades lo acusan de estar detrás de una campaña que cobra cada vez más impulso en las redes sociales y que fue lanzada en junio pasado con el hashtag en árabe “las mujeres sauditas exigen el fin de la tutela masculina”.

Bajo el sistema de tutela, las mujeres deben solicitar el permiso de un pariente masculino antes de realizar muchas acciones cotidianas comunes, incluyendo viajar, buscar atención médica, trabajar o estudiar. Esta es sólo una de las muchas restricciones en la vida de las mujeres sauditas, que también incluyen la prohibición de conducir, así como reglas estrictas sobre el vestido modesto y la convivencia con los hombres.
Respecto a la campaña para terminar con estas condiciones devida, no sólo las autoridades se oponen a esta iniciativa, y la idea ha generado una gran polémica. También en Twitter, un grupo de hombres lanzó otra campaña: “prisión para el incitador al fin de la tutela”. Algunos de los mensajes de quienes se sumaron a esta “contracampaña” señalan que quienes piden el fin de la tutela masculina son “enemigos de la nación, amantes de la pornografía y ateos. Otros aseguran que hay que arrestar a “quienes abogan por la disolución y la destrucción de nuestros hogares”. Y muchos otros mensajes que “ahora está claro que se trata de una campaña orquestada por los sionistas”.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario