septiembre 24, 2017

Arabia Saudita suspendió la ayuda económica a la Autoridad Palestina

AJN.- Fuentes palestinas de alto rango citadas por el sitio de noticias israelí Walla News informaron que desde hace 6 meses no reciben la ayuda económica saudita, 20 millones de dólares por mes, y sin previo aviso. Se estima que la medida se debe a problemas de liquidez en Riad y a la actitud negativa de Mahmoud Abbas respecto de la organización Hamás.

A picture provided by the Saudi Press Agency (SPA) shows Saudi Crown Prince Salman bin Abdulaziz al-Saud (R) meeting with Palestinian president Mahmud Abbas (L) in the Saudi Red Sea resort of Jeddah, on June 18, 2014. Palestinian president Mahmud Abbas accused those behind the kidnapping in the West Bank of three Israeli teenagers last week of wanting to “destroy” the Palestinians. AFP PHOTO/HO/SPA == RESTRICTED TO EDITORIAL USE – MANDATORY CREDIT “AFP PHOTO/SPA/HO” – NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS – DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS ==

Las circunstancias y motivos de este repentino cambio aún no están claros y cuando funcionarios de la Autoridad Palesitna intentaron averiguar las circunstancias que llevaron a esta decisión Saudita recibieron la más absoluta indiferencia y ninguna respuesta. Por el momento no hubo ninguna notificación oficial sobre el tema por parte de Arabia Saudita o la Autoridad Palestina.

Se trata, por el momento, de 120 millones de dólares que no fueron recibidos en Ramallah. Allí estiman que el cambio se debe a una serie de circunstancias combinadas. Entre ellas se destacan los recortes de ayudas que realiza el reino saudita en el marco de su reforma económica y sus dificultades presupuestarias. Sin embargo, algunos factores palestinos aseguran que las autoridades en Arabia Saudita no están satisfechas con la política de Mahmoud Abbas respecto de la organización Hamás, en especial en todo lo relacionado con una posibilidad de reconciliación, y que ello también está relacionado con la interrupción de la ayuda.

Recientemente, Abbas se ha visto también en tensión con Egipto. El tema en cuestión es su negativa y la insistencia de varios líderes árabes para que se reconcilie con el ex hombre fuerte de Fatah en Gaza, Mohammad Dahlan, el mayor enemigo de Abbas y cercano al presidente egipcio, Abdel Fatah al Sisi.  Entre esos líderes se incluyen el rey Salman de Arabia Saudita, el rey Abdullah de Jordania y el presidente de Emiratos Árabes Unidos, Khalifa Bin Zayed Al Nahyan, además del propio al Sisi.

La férrea oposición de Mahmoud Abbas al regreso de Dahlan a Ramallah tiene motivaciones tanto políticas – por sus altas probabilidades de sucederlo en el cargo – como personales.

El conflicto entre Abbas y Dahlan se inició por denuncias sobre corrupción de éste último contra los hijos del presidente de la Autoridad Palestina. A principios de este año, Abbas aseguró que los líderes árabes deben dejar de interferir en los asuntos internos palestinos, una actitud que fue recibida con sopresa, por venir de un líder  cuyo pueblo y gobierno dependen del apoyo financiero y diplomático de sus aliados árabes.

Con alrededor de 120 millones de la ayuda Arabia retenidos hasta el momento, la congelación de los fondos amenaza con provocar graves problemas presupuestarios para la Autoridad Palestina.

A principios de este mes, el gobierno en Ramallah perdió otra fuente clave de financiación con una decisión del gobierno del Reino Unido de cortar un tercio de su ayuda debido al pago de subsidios y estipendios a las familias de personas condenadas por actos terroristas y que cumplen condenas en una prisión israelí. El Departamento de Desarrollo Internacional del Reino Unido ordenó una revisión del papel de la Autoridad Palestina en la financiación de los salarios a los terroristas,  y congeló una cifra de aproximadamente 30 millones de dólares en el año fiscal en curso, alrededor de un tercio de la ayuda total de Londres a la AP, de acuerdo con un informe del periódico Sun Daily.

Los dos acontecimientos podrían significar un desastre financiero para la Autoridad Palestina, que depende en gran medida de la ayuda exterior. En 2012, Arabia Saudita ayudó a evitar una crisis financiera mediante la transferencia de 100 millones de dólares a la AP, días después de que el entonces primer ministro, Salam Fayyad, advirtiera de una catástrofe inminente.

RL

 

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario