septiembre 19, 2017

CJCh responde a declaración pública de Federación Palestina sobre parlamentarios que defienden a Israel

AJN.- La Comunidad Judía de Chile siente el deber de manifestar el más profundo rechazo a las expresiones públicas de respuesta al Comité Interparlamentario Chileno Israelí, hechas por la Federación Palestina y el corresponsal de la televisión iraní, Pablo Jofré, a propósito de la visita de dos diputados israelíes.

  • por AJN
  • 25 septiembre, 2016
  • Chile
CJCh responde a declaración pública de Federación Palestina sobre parlamentarios que defienden a Israel

AJN.- La Comunidad Judía de Chile siente el deber de manifestar el más profundo rechazo a las expresiones públicas de respuesta al Comité Interparlamentario Chileno Israelí, hechas por la Federación Palestina y el corresponsal de la televisión iraní, Pablo Jofré, a propósito de la visita de dos diputados israelíes.

Particularmente grave nos parece el documento firmado por el señor Jofré y “editado” por la Federación Palestina.

La misiva del señor Jofré se refiere a los diputados chilenos expresando que “mi sentimiento ante vosotros, como supuestos representantes del pueblo es de una profunda vergüenza, un desprecio tan grande como el deseo que el peso de la justicia ante los criminales y sus cómplices caiga, más temprano que tarde sobre sionistas y sus corifeos”.

Finalmente, el documento concluye con una verdadera extorsión propagandística y pseudo moral al preguntar “¿Seguirás dándole tu voto a figuras políticas que contribuyen a la limpieza de imagen del criminal Estado de Israel?” con la fotografía de los parlamentarios chilenos, como si se tratara de delincuentes.

Sentimos que, una vez más, la dirigencia de la Federación Palestina ha rebasado todo límite tolerable de odiosidad y verdadera persecución, al censurar directa o indirectamente a través del señor Jofré, con este grado de violencia verbal, a todo aquel que se atreva a apoyar a Israel.

No parece haber el menor interés de dialogar, descalificando a la contraparte como si la Autoridad Palestina y Hamas no tuvieran ninguna responsabilidad en uno de los conflictos más complejos que afronta la humanidad.
Nada se dice de los 100 millones de dólares de Hamas invertidos anualmente en infraestructura militar o de los mil 500 efectivos, de ese grupo terrorista, definido como tal por la mayoría de las democracias occidentales, incluyendo a la Unión Europea, dedicados a construir túneles para atentar en contra de civiles israelíes.

Podemos coincidir en que la democracia israelí es imperfecta, ¿La de algún país lo es?, ¿La nuestra lo es?. Si se refieren a los parlamentarios de origen palestino privados de libertad, ¿no sería bueno recordar el caso de Marwan Barghouti, juzgado y condenado por planear diversos atentados terroristas en Israel, sentencia dictada por una Corte Suprema que incluye jueces árabes?. ¿No sería bueno también recordar que el Presidente palestino, Mahmud Abbas, lleva 11 años en el cargo, sin elección democrática?.

Si el parámetro es la diplomacia de Naciones Unidas, es cierto que Israel tiene 50 condenas, y el resto del mundo tres. Sin embargo, entre quienes toman las decisiones no se puede soslayar que hay democracias “ejemplares” como China, Arabia Saudita, Irán, Catar, Emiratos Árabes Unidos, Cuba y Venezuela. ¿Alguien sensato entiende que esa cantidad de censuras no se le hagan a Siria, donde ya han muerto más de 250 mil personas sólo en los últimos cuatro años?, por dar un solo ejemplo.

¿Qué se quiere con esta verborrea amenazante y agraviante? Nuestra comunidad lamenta profundamente que se hayan producido actos de violencia por ambas partes en este conflicto, en el contexto trágico de una guerra. ¿Ellos se justifican? Por supuesto que no. Sin embargo, una cosa muy distinta es afirmar que ellos son exclusivos solo de uno de los bandos. La violencia que hay en esa tierra, que ambos pueblos aman, no proviene ni sólo de los palestinos, ni tampoco sólo de los judíos.

Llamamos una vez más, a la dirigencia palestina a hacerse responsable del clima de violencia y hostigamiento que comunicados como estos están generando, instalando en nuestro país una verdadera agenda de odio. Ratificamos nuestra permanente disposición a dialogar y a debatir, si con ello se ayuda a acercar la paz que ambos pueblos merecen. Chile y nuestras comunidades necesitan más acuerdo, no más descalificaciones y violencia.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario