septiembre 22, 2017

Opiniones y análisis en Israel sobre el ataque norteamericano en Siria: “El comisario del mundo regresó al vecindario”

AJN.- Por Roxana Levinson, corresponsal en Israel. El ataque estadounidense de esta madrugada en Siria, sus consecuencias inmediatas y posteriores, todo ello ocupa los titulares de medios israelíes y las notas de análisis y opinión. He aquí algunas de las observaciones de expertos y comentaristas israelíes.

El periodista Ron ben Yshai escribe hoy en Ynet que “con el ataque en Siria, Estados Unidos envió un mensaje: tenemos líneas rojas, y cualquiera que las cruce se encontrará con el poderío militar de la potencia más fuerte del mundo”. De acuerdo con ben Yshai, el mensaje está dirigido a todos los regímenes que van en contra de las convenciones internacionales, entre ellos el del presidente sirio Bashar al Assad en Siria, Corea del Norte e Irán. Pero el mensaje es también para Rusia y China, que pone a prueba a los norteamericanos en el Océano Índico. “Estados Unidos, dice Trump en la práctica, no se quedará de brazos cruzados cuando se pisotea la moral humana”.

La línea roja que estableció Trump tiene que ver con cuatro causas del ataque violento, pero al mismo tiempo proporcionado y puntual: el uso de armas químicas letales (y no gas cloro) violación de la convención internacional que prohíbe la distribución de este tipo de armas, violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad, y perjuicio a los intereses de Estados Unidos. Estos intereses significan para Trump la amenaza a los países de la región que son aliados de Estados Unidos, encabezados por Turquía e Israel, que podrían ser el próximo objetivo de un ataque químico.

“Este ataque es una mala noticia para Irán, que sigue haciendo caso omiso a las exigencias de Estados Unidos y continúa con las pruebas de misiles balísticos. Los iraníes están recibiendo ahora una gran tarjeta amarilla, no sólo debido a las pruebas de misiles, sino también respecto del acuerdo nuclear con las potencias mundiales. Si pensaban que podían violarlo y salir impunes como Assad, ahora lo pensarán dos veces. Y también hay una buena noticia para Israel, que teme la presencia de Irán en el Golán”, explica Ron ben Yshai.

En el diario Haaretz, el analista Amos Harel hace hincapié en el cambio de actitud de la Casa Blanca, con la llegada de la Administración Trump y su acción de esta madrugada.

“En menos de 48 horas, la reacción de la administración Trump al ataque con armas químicas del régimen de Assad contra la población civil en Siria, dio un giro completo: del tartamudeo, las evasivas y la acusación a la administración anterior, a una declaración de que Assad pagará un precio por la masacre. Y, a continuación, la Administración Trump actuó en consecuencia, con un ataque masivo con 50 misiles crucero, contra la base de la Fuerza Aérea Siria en Homs desde desde donde partieron los aviones del régimen que llevaron a cabo el bombardeo en la provincia de Idlib”, explica Harel.

“También los objetivos declarados de Estados Unidos en Siria sufrieron un cambio. En los días previos al ataque, el secretario de Estado Rex Tillerson y la embajadora norteamericana ante la ONU, Nikki Haley, aseguraron que Washington ya no se centra en derrocar al presidente Bashar al-Assad. Esta madrugada Tillerson dijo que Estados Unidos sí actuará para derrocar al presidente sirio, por medios diplomáticos, o sea, no militares”.

Para Amos Harel, la encrucijada en la que se encuentra Trump permanece intacta. “A lo largo de la campaña, y durante los dos primeros meses de su mandato, el presidente norteamericano no presentó una política exterior coherente, y sí muchas declaraciones contradictorias. Sin embargo, en el frente sirio hizo tres anuncios relativamente claros. Trump se opuso a una operación militar de Estados Unidos contra el régimen, por temor a complicaciones y bajas; Hizo hincapié en la necesidad de evitar la confrontación con los rusos; insistió en describir a la organización Estado Islámico y no al régimen de Assad, como  principal enemigo de Occidente y su victoria como el peor escenario posible”.

Las líneas rojas ya no se cruzan

Para el experto en temas militares e inteligencia del diario Maariv, Yosi Melman, “el ataque-sorpresa de esta madrugada en Siria, que fue dispuesto en una rápida decisión del presidente norteamericano Donald Trump es, en realidad, su entrada en funciones, tres meses después de haber asumido la presidencia. Así, Trump también da aviso al mundo de que tiene intención de llevar a Estados Unidos a su estado original, de dueño de casa y comisario internacional”. Para Melman, lo mínimo que se puede decir de lo sucedido ayer es que Trump sorprendió al mundo entero.

“Con este paso, Trump mostró que no le teme a Vladimir Putin, incluso su Rusia tiene material comprometido y probablemente embarazoso sobre él, de la época en la que todavía era un hombre de negocios y visitaba Moscú. En otras palabras, Trump le dice a Putin: ´No tengo miedo y no soy extorsionable´. Este ataque en Siria deja en claro también, hasta qué punto su antecesor, Barack Obama, fue lento y débil, cuando retrocedió a último momento, a pesar de que había declarado que el uso de armas químicas era su ´línea roja´, pero no hizo nada cuando Assad atacó con gas a sus ciudadanos en 2013”.

Respecto de Israel, que recibió de antemano un aviso de lo que estaba a punto de suceder, Melman señala que la medida tomada por la Casa Blanca “también puede ser una señal para Israel de que cuando el presidente de Estados Unidos dice que tiene la intención y cree en sus  posibilidades de obtener un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos, lo dice con toda seriedad”.

 

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario