August 22, 2017

Consultor y docente de la Universidad Católica de Colombia: “Las personas deben tener la valentía de dejar lo que están haciendo e irse a conocer Israel”

AJN.- Así lo aseguró el consultor en creación de empresas y docente universitario del área comercial, Juan David Yepes, en una entrevista con AJN tras su visita a Israel. “Las personas deben animarse a este tipo de viajes. Es enorme el conocimiento que uno trae de allá”, afirmó.

El consultor en CREAME, incubadora de empresas, y docente en el área comercial de la Universidad Católica de Oriente en Colombia, Juan David Yepes, dialogó con la Agencia AJN sobre su reciente visita a Israel, en la cual pudo destacar y conocer a fondo el procedimiento de desarrollo de proyectos: “Es impresionante la cadena de cooperación tan fuerte y sólida que hay entre ellos y que fortalece el proceso”.

Por otra parte, Yepes resaltó el nivel metodológico de Israel y su “fortaleza” para ser emprendedores. “Me tomó dos semanas asimilar que otra vez estaba en mi país y que iba a ser difícil adaptar algunas de sus metodologías en Colombia”, y añadió: “Las personas deben animarse a este tipo de viajes. Es enorme el conocimiento que uno trae de allá”.

-¿Cómo surgió la oportunidad de poder viajar a Israel?
Un año atrás me enteré del curso de MASHAV por internet y decidí inscribirme para poder ser uno de los tres colombianos que viajen a Israel. Un mes antes me avisaron que había sido seleccionado, entonces pedí un reemplazo en la universidad donde soy docente y me fui.

-¿Tuvo la posibilidad de dimensionar lo que son las empresas tecnológicas en Israel?
Fue un impacto muy grande. A nivel metodológico, aprendí muchas cosas en los cursos que nos dieron. A nivel de desarrollo de proyectos me llamó mucho la atención cómo lo estructuran porque no dependen tanto del Estado, sino que se van al sector privado, y esto se ve desde chicos. Salen del colegio, crean sus proyectos, van a la universidad y siguen creando proyectos, crean las empresas. Es una cadena de cooperación muy fuerte y sólida. Por eso es que tienen un impacto muy grande en su parte tradicional, como el área agrícola y de tecnología e información, porque la cadena fortalece el proceso. La innovación está en diferentes campos, va mucho más allá. Tienen una fortaleza muy grande de decir “voy a ser emprendedor” y no “voy a llevar inscripciones para ver dónde encuentro empleo”. Fue un pilar fundamental en esta experiencia.

-¿Qué pudo destacar de la cultura israelí?
El viaje en general fue impresionante. En primer lugar, son personas que van muy a lo concreto, sin rodeos, son muy puntuales en lo que hacen para después poderlo ejecutar, muy diferente a nuestra cultura. Aparte de visitar las empresas y universidades, hubo un componente cultural. Fuimos a Jerusalem, a Nazaret, nos hicieron una gran exposición de cómo había sido la evolución de Israel hasta este momento, por todo lo que han pasado. Son muy estratégicos porque, a pesar de que tienen un país muy pequeño, cuentan con recursos muy importantes de otras potencias como Estados Unidos.

-A pesar de que Israel es un país en conflicto, ¿se sintió seguro?
Muchísimo. La inseguridad fue una de las cosas en las que menos pensé durante todo el viaje porque, a pesar de sus vecinos y de uno escuchar las noticias, es un lugar muy tranquilo, la gente es muy respetuosa. Recién cuando nos desplazábamos a Jerusalem o Nazaret podíamos ver los sistemas de seguridad. Nos hacían sentir tranquilos.

-¿Pudo explicarles a sus amigos no judíos el fenómeno de esta experiencia?
Este viaje fue un antes, durante y después. El antes se vivió con mucha expectativa y ganas, el durante fueron todas las experiencias interesantes que conté, y el después fue el choque. Uno siempre que viene de un lugar mucho más avanzado sufre un choque cultural grande cuando regresa a su país. Esto es debido a que uno malacostumbra a comparar. A mí me tomó dos semanas asimilar que otra vez estaba en mi país, entender que iba a ser difícil o casi imposible adaptar algunas metodologías de Israel. De hecho, le recomendé a varias personas que se animen a hacer el viaje porque es enorme el conocimiento que uno trae de allá, aparte de las vivencias. A nivel personal y profesional, fue un viaje muy enriquecedor.

-¿Considera que estos viajes deberían realizarse también en otros países de Latinoamérica?
La difusión de estos viajes existe, pero las personas no se someten al proceso, que se basa en detallar muy bien su perfil, con sus capacidades tanto profesionales como económicas. Además, deben tener la valentía de decir “dejo lo que estoy haciendo y me voy”. El programa es difundido y, de hecho, fueron muchísimas las personas que se presentaron en Colombia, la cuestión es que uno tiene que estar pendiente de todos los medios para poder identificar esas oportunidades con tiempo.

-¿Qué pudo llevarse de su viaje a Israel?
El tiempo me quedó corto porque uno pide y requiere más información porque allá tienen tantas cosas positivas que uno después las quiere adaptar a lo que se hace en su país. Nos motivan a tener un carácter muy fortalecido, y eso es lo que ahora transmito en mis clases. Ese ánimo de tener la fortaleza para ser emprendedores, a no limitarse a las opciones que solamente nos ofrece el mercado laboral.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario