June 28, 2017

Descubren un dolmen de más de 4 mil años de antigüedad en Galilea

AJN.- Investigadores israelíes descubrieron un dolmen de más de 4 mil años de antigüedad con arte rupestre en la Alta Galilea. El descubrimiento condujo a un proyecto de investigación del dolmen y de sus alrededores que produjeron revelaciones nuevas sobre el fenómeno del dolmen en Israel.

  • por Victoria
  • 5 Marzo, 2017
  • Israel
  • 18 Vistas
  • 0

Arqueólogos del Colegio Tel Hai, de la Autoridad de Antigüedades de Israel y de la Universidad Hebrea de Jerusalem han descubierto un raro y misterioso dolmen antiguo en Galilea de más de 4 mil años de antigüedad, decorado con arte rupestre antiguo. Según los investigadores, “este es el primer arte jamás documentado en un dolmen en Medio Oriente”.

El misterioso dolmen -una gran estructura en forma de mesa- de más de 4 mil años de antigüedad fue hallado en un gran campo de dólmenes, adyacente al Kibutz Shamir en la Alta Galilea, durante una visita fortuita al sitio por el profesor Gonen Sharon del Programa de Estudios de Galilea en el Colegio de Tel Hai. Lo que lo hace único son sus enormes dimensiones, la estructura que lo rodea y, lo más importante, las decoraciones artísticas grabadas en su techo.

El dolmen es sólo una de las más de 400 enormes estructuras de piedra que datan de la Edad de Bronce Intermedia que se encuentran en el campo de dolmen alrededor de Kibutz Shamir.

El descubrimiento de los grabados condujo a un proyecto de investigación del dolmen y de sus alrededores que produjeron revelaciones nuevas sobre el fenómeno del dolmen en Israel. “Este es el primer arte documentado en un dolmen en el Medio Oriente”, dijo Uri Berger, un arqueólogo de la Autoridad de Antigüedades de Israel y socio en el estudio.

Las formas grabadas representan una línea recta que va al centro de un arco. Alrededor de quince grabados de este tipo fueron documentados en el techo del dolmen, esparcidos en una especie de arco a lo largo del techo. El panel que representaba el arte fue escaneado en el campo por el Laboratorio de Arqueología Computarizado de la Universidad Hebrea. Mediante una técnica innovadora, se produjo un modelo tridimensional del grabado. “La exploración tridimensional nos permitió identificar grabados que de otro modo no se podían ver a simple vista”, explicó el profesor Lior Grossman, director del laboratorio.

Los arqueólogos tienden a interpretar el pasado basado en hallazgos materiales. La ausencia de ciudades, grandes asentamientos y edificios monumentales atestigua el colapso de los sistemas gubernamentales y económicos durante un “período oscuro” de la historia. Los dólmenes cuentan una historia diferente sobre el período, una historia sobre una sociedad que tenía un complejo sistema gubernamental y económico que ejecutó monumentales proyectos de ingeniería, pero no dejó atrás ninguna otra evidencia arqueológica.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Deja un comentario