Israel

Dieciséis años después del linchamiento en Ramallah, uno de los acusados fue liberado

AJN.- Por Roxana Levinson, corresponsal en Israel. Haitham Faiz Muari fue condenado a cadena perpetua por el asesinato de Yosef Avrahami, uno de los dos soldados israelíes que fuera linchado en Ramallah en el año 2000, junto a Vadim Nurzhits. Sorpesivamente, esta noche Muari fue liberado de la cárcel Ofer en Israel y trasladado a la Franja de Gaza.

Haitham Muari fue protagonista de uno de los actos terroristas más sangrientos de la Intifada del 2000. El 12 de octubre de ese año, los soldados reservistas Vadim Nurzhitz y Yossi Avrahami entraron por error a Ramallah, cuando intentaban llegar al asentamiento Bet El. Policías palestinos los detuvieron y una gran cantidad de gente rodeó la comisaría donde se encontraban, y finalmente entró. Allí dentro, los soldados israelíes fueron pateados, apuñalados y torturados. De acuerdo con los informes de aquella época, los policías palestinos no sólo se abstuvieron de impedir el linchamiento sino que algunos de ellos también participaron.

Haitham Faiz Muari, que fuera condenado a cadena perpetua por su participación en el asesinato, fue liberado esta noche del penal israelí Ofer. Muari pidió la repetición del juicio y la justicia decidió cambiar el tipo de delito por el que fue acusado. Debido a fallas de procedimiento y a dificultades en la provisión de pruebas, como así también debido al tiempo transcurrido desde que fuera cometido el delito, el terrorista fue liberado en base a un acuerdo extrajudicial. El castigo que se le aplicó en virtud de este acuerdo excede el que ya cumplió y, de hecho, en base a esta nueva sentencia estuvo en la cárcel 4 años sin condena firme.

El tribunal militar dictaminó en su decisión de hace unas horas: “El acusado participó en uno de los incidentes que han quedado grabados en la conciencia de los ciudadanos de Israel. Todo aquel que tenía consciencia en aquel amargo día nunca podrá olvidar las imágenes del maltrato y abuso a los soldados israelíes que transmitió la televisión. De acuerdo con la demanda presentada hoy acusado tuvo una participación menor en lo sucedido. El acusado fue uno de los agentes que detuvieron a los soldados y los llevaron a la comisaría. El acusado también golpeó a los soldados en el camino hacia la sede policial, pero de acuerdo con la acusación, no estuvo entre los que atacaron a los soldados dentro de la comisaría y los asesinaron”.

El nuevo veredicto del tribunal indica que  “debido a sus acciones de ese día, el acusado fue declarado culpable de los cargos de no impedir un crimen y agresión a un soldado. Las partes nos presentaron un acuerdo con el fiscal en el que piden la reducción de la condena original a 11 años y medio de prisión efectiva más prisión en suspenso a partir del día de su liberación. Tras estudiar y tener en cuenta los argumentos de las partes, encontramos que el acuerdo es razonable y resulta apropiado aceptarlo”.

Te puede interesar

Deja un comentario