August 22, 2017

Dos emprendedores de Colombia e Israel crean una colección de joyas que ya exportan al mundo

AJN.- Talya Weinberg y Dror Noy le dieron vida a Yumajai, una colección de joyas que combina la técnica ancestral de la comunidad indígena Embera, con el diseño de nuevos creadores.

  • por AJN
  • 12 Julio, 2017
  • Colombia
  • 134 Vistas

Yumajai, que significa el espíritu del arco iris, en lengua Embera, es el nombre que dos emprendedores buscaron para impulsar su colección de joyas que combina la técnica ancestral de esta comunidad indígena, con el diseño de nuevos creadores, lo que da como resultado, una pieza única.

Yumajai nació en el 2014, del sueño de Talya Weinberg, colombiana, y de Dror Noy, de Israel, quienes después de ver las manillas y los collares que los emberas ofrecían en las calles de Cali, decidieron que el apoyo a estas comunidades debería ir más allá de la simple compra de un recordatorios.

“Nos preguntamos qué tipo de impacto hacemos, si cada seis meses que venimos a la ciudad les compramos y luego nos vamos. Pensamos que necesitaban algo más estable, así que les propusimos trabajar unidos”, cuenta la caleña Talya Weinberg.

Cada joya que Yumajai vende equivale a una hora de entrenamiento para un grupo de tres a 15 artesanos indígenas. El tema y tipo de entrenamiento se basan en las necesidades de la comunidad, en un proceso de investigación que el equipo Yumajai lidera de forma participativa.

“Algunas piezas las trabajamos en telar, otras a mano”, cuenta Uriel Nacabera, uno de los emberas involucrado con este proyecto.

“Aprendemos a tejer con chaquiras desde niños, esta enseñanza pasa de generación en generación”, dice Mara Gabriela Nacequía.

Las joyas combinan las tradicionales chaquiras de los indígenas, con cristales y bronce bañado en oro de 24 kilates, piezas que ya se pueden ver en Cali, París, Estocolmo, San Francisco y Tel Aviv, ciudades donde cuentan con distribuidores directos.

Talya Weinberg y Dror Noy insisten en que Yumajai se basa en el crecimiento personal.

“Nuestro objetivo es crear un entorno de vida laboral donde todos puedan vivir su pasión y crear su propio camino de aprendizaje para nutrir su potencial”.
Otro principio es la construcción comunitaria.

“Creemos en el trabajo en diversos equipos multidisciplinarios que trabajan como un organismo vivo, sabiendo y entendiendo que de esta manera, cada acción que tomamos tiene una influencia mucho mayor de la que podemos pensar”.

Y el servicio a la tierra.

FUENTE: El Tiempo

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario