Argentina, Causa Embajada

Embajada/Macri. Presidente argentino recibirá a familiares de víctimas y sobrevivientes del atentado

AJN.- Será en la Residencia Presidencial de Olivos, el viernes, día del 25º aniversario del ataque terrorista que provocó 29 muertos -solo 22 de ellos identificados- y centenares de heridos. También conversará sobre la causa y mecanismos para la lucha conjunta contra el terrorismo con el director general de la Cancillería israelí, Yuval Rotem, que encabezará la delegación de su país.

AJN.- Mauricio Macri recibirá el viernes, en la Residencia Presidencial de Olivos, a familiares de víctimas y sobrevivientes del atentado a la Embajada de Israel, en el día del 25º aniversario del ataque terrorista que provocó 29 muertos -solo 22 de ellos identificados- y centenares de heridos.

Asimismo, trascendió que el mandatario no concurrirá al acto central, que se realizará desde las 14 hs. en la plaza seca construida donde funcionaba esa legación diplomática, en Arroyo y Suipacha, pero instó a todo su gabinete a concurrir al mismo.

Macri también conversará sobre la causa judicial y mecanismos para la lucha conjunta contra el terrorismo con el director general de la Cancillería israelí, Yuval Rotem, que encabezará la delegación de su país que asistirá a los eventos alusivos.

Para conmemorar el aniversario, la Embajada de Israel lanzó la campaña “Paz sin Terror” a través de las redes sociales.

El jueves a la noche se llevará a cabo el acto de la juventud y el viernes a la mañana se realizará un evento en la Legislatura porteña, en el marco en la Ley 5.782 de la Legislatura, por el Día de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas del Atentado contra la Embajada de Israel.

La Corte Suprema de Justicia informó hace cuatro años que la causa está “resuelta”, en referencia al fallo del 23 de diciembre de 1999, que dio por acreditado que el ataque fue realizado por la organización terrorista libanesa Hezbollah, a través de su brazo armado, la Jihad Islámica.

Un presunto terrorista suicida habría detonado una camioneta Ford F-100 repleta de una mezcla de hexógeno y pentrita a las puertas de la casona donde funcionaba la legación, situada en Arroyo 910, casi Suipacha.

El vehículo fue comprado con dólares estadounidenses que tenían marcas características de las casas de cambio de Biblos, en El Líbano.

Por tratarse de una representación extranjera, la competencia originaria le correspondió a la Corte Suprema de Justicia, que en los primeros años casi nada avanzó en la investigación, de la mano del entonces octogenario presidente Ricardo Levene (h) y su secretario, Alfredo Bisordi, y luego, de la composición con “mayoría automática” menemista, encabezada por Julio Nazareno.

Tras diversos intentos por cerrar la causa o adjudicar la explosión a un “autoatentado” o a la presencia de un nunca probado “arsenal” supuestamente escondido en el sótano de la Embajada, recién cinco años después se designó a un secretario especial, Esteban Canevari, quien empezó a impulsar la pesquisa con mayor responsabilidad.

Con el advenimiento del kirchnerismo, el cambio en la composición de la Corte y la designación, en 2005, del fiscal especial José Luis Mandalunis, actual secretario judicial en Asuntos Penales, Contravencionales y de Faltas del Tribunal Superior de Justicia porteño, para revisar lo actuado hasta ese momento despertaron ciertas esperanzas que no fueron satisfechas.

En la actualidad, y más allá de diversos señalamientos a personajes como el traficante de armas Monzer al-Kassar, solo existen órdenes de captura dictadas en 2006 para el colombiano de origen libanés José Salman el-Reda Reda, casado con una argentina y sospechoso de ser el coordinador local del ataque, y el libanés Hussein Mohamad Ibrahim Suleiman.

En febrero del año pasado, la embajada de Israel aportó una foto actualizada, los datos biométricos e información que ayudaría a localizar a este último en su país, y también relevantes referencias sobre su cómplice, hermano de Samuel El Reda, supuesto jefe de la red latinoamericana que Hezbollah montara en la década de 1990.

Según la inteligencia argentina, Suleiman fue arrestado en 2001 en Jordania y habría confesado que en 1991 viajó a San Pablo y a principios de 1992 a Foz de Iguazú, donde recibió los explosivos utilizados en el atentado.

Luego habría ingresado a la Argentina en micro, con los mismos disimulados en cajas de alimentos.

El Reda fue arrestado en Rosario en 1992, con gran cantidad de dólares falsos, pero quedó libre por falta de pruebas.

También tenía orden de captura el entonces líder operativo de Hezbollah, Imad Moughniye, quien fue asesinado con un coche-bomba en 2008, en Damasco, Siria, y recientemente fue eliminada su “notificación roja” de Interpol.

Quedan muchas preguntas sin responder, fundamentalmente la responsabilidad de una “conexión local” y un eventual encubrimiento posterior, además de la increíble anécdota del móvil policial desviado de su recorrido.

Te puede interesar

Deja un comentario