Argentina

Entrevista. Israel estuvo presente en el Foro de Inversiones y Negocios a través de la farmacéutica Teva

AJN.- El director de Asuntos Públicos de Teva en Latinoamérica, José Luis Cárdenas, destacó a la Agencia Judía de Noticias (AJN) que “existe un match entre lo que quiere ofrecer Teva y lo que están pidiendo los gobiernos” en América Latina. “Es interesante escuchar qué es lo que está pensando el gobierno argentino en términos de oportunidades en el área de salud”, agregó. Teva es la empresa número uno en medicamentos genéricos a nivel mundial.

Entrevista. Israel estuvo presente en el Foro de Inversiones y Negocios de Buenos Aires a través de la farmacéutica Teva

En el marco del Foro de Inversiones y Negocios que se realizó esta semana en el Centro Cultural Néstor Kirchner, José Luis Cárdenas, representante de la farmacéutica israelí Teva en América Latina, dialogó con la Agencia Judía de Noticias (AJN) sobre esta empresa que logró expandirse en todo el mundo: “En todos los países existe la pregunta: ‘¿cómo hago para servir mejor a la población y contener los costos?’. Y ahí es donde la tecnología de Teva puede jugar un papel relevante”.

Teva es la empresa número uno en medicamentos genéricos a nivel mundial. Representa el 20 por ciento de todos los medicamentos que se utilizan en Estados Unidos. Además, a través de IVAX, es la número diez del mercado argentino.

“El hecho de ser número una en genéricos no es algo menor, porque el genérico es el llamado a generar competencia y bajar los precios en muchos países. Somos un actor estratégico para la mayor parte de los gobiernos”, subrayó el director de Asuntos Públicos de Teva.

Asimismo, Cárdenas, de origen chileno, resaltó que en Israel “a pesar de ser una empresa privada, hay un orgullo de cómo desde allí pudo expandirse y ser una compañía global”.

En cuanto a la tecnología aplicada a la medicina, afirmó que “el paciente en general ha cambiado a nivel mundial. Es un paciente mucho más informado y proactivo. Y la forma de dar cuenta de eso es entender cómo poder vincular tecnología con el uso del medicamento. Cómo poder monitorear a distancia al paciente”.

¿Qué significa su presencia aquí en la Argentina?
La razón para venir a la Argentina, primero, es que tenemos una presencia de larguísima data, a través de IVAX, que es la compañía del grupo Teva acá en Argentina. Hemos tenido un interés en el mercado argentino desde hace muchísimas décadas. Formalmente, IVAX es parte del grupo Teva hace 10 años, es la número diez del mercado argentino. Pero por otro lado, hubo mucho interés también de participar en el Foro de Inversiones, que está llevando a cabo el gobierno de Mauricio Macri. Es interesante escuchar qué es lo que está pensando el Gobierno en términos de oportunidades, de política específica, en el área de salud, y más específico en el área de medicamentos. Y cómo puede ayudar también a tener más acceso para la población medicamentos de primera necesidad.

¿Es la primera vez que ocurre que ustedes se acercan a un Foro de estas características en la Argentina?
Yo creo que por varios años sí. No recordamos un Foro de esta magnitud, con más de 1500 ejecutivos de distintas empresas que estamos participando. Lo interesante es que en un espacio muy reducido uno puede contactarse tanto con personeros del ámbito privado como público. De hecho, están todos los ministerios relevantes, como el de Producción, el de Ciencia y Tecnología, obviamente el de Salud. Están presentes y uno puede tener reuniones directas para plantearles las dudas, las oportunidad, qué es lo que estamos pensando y cómo poder colaborar en una Argentina que se ve con carácter más positivo. Eso es algo que uno saluda.

¿Viene con su socio israelí?
No ha venido esta vez alguien directamente de Israel, pero yo trabajo directamente con la gente de Israel. Trabaja gente que está basada en Israel, aparte de otras partes del mundo. Por razones de agenda, no pude venir la gente de Israel. Aparte como estoy en Santiago de Chile me es más fácil venir. Y trabajando con la gente de Teva en Argentina.

¿Qué pasa con las empresas israelíes en el plano latinoamericano?
En general, nosotros sentimos que las empresas son bien recibidas, porque tiene que ver con el área de salud. En salud hay una vinculación directa con alta tecnología. Israel tiene un muy buen nombre en lo que es ciencia y tecnología. Que a pesar de ser un país pequeño en población, se sabe con certeza que hay una muy buena vinculación en lo que es el Estado, las universidades, las empresas y que funcionan como un todo. Y es un modelo que muchos países quieren imitar. Cómo poder lograr que tres actores relevantes, la academia, el Estado y las empresas privadas, puedan articular de manera de generar innovación. De hecho, Teva si bien es la empresa número uno en genéricos a nivel mundial. Por ejemplo, representa el 20 por ciento de todos los medicamentos que se utilizan en Estados Unidos, son Teva. Eso es monumental. Además es muy relevante en gran parte del mundo y nos estamos expandiendo muy fuerte en Latinoamérica. Pero además hay un pie muy fuerte en innovación y eso también en Teva. Y eso tiene que ver con el modelo de salud que ha tenido Israel. Y eso es algo que nosotros vemos como un activo que podemos utilizar con bastante éxito. Articulamos todas las veces que podemos con la embajada.

En Chile, ¿el conflicto que hay con los palestinos afecta algo?
No, nosotros tratamos de mostrar una campaña global, que está basada en Israel. Y que ha sido fruto de un muy buen modelo de desarrollo. Yo cada vez que tengo que ir a Israel, que voy con bastante frecuencia, me sorprende el grado de conocimiento que tiene la gente común y corriente sobre Teva. Creo que en pocos países existe una compañía que tenga tanta presencia como Teva en Israel. Eso es algo bien notable. Y el modelo de desarrollo de Teva, que partió de Israel, pero ha sido comprando compañías a lo largo del mundo ha sido muy exitoso. Y también es un partner natural de gran parte de los países.

¿Hay cada vez más una atención uno a uno, entre los pacientes y el medicamente que le corresponde para su enfermedad?
Teva está mirando con mucha atención lo que es la vinculación de tecnologías al medicamento. Lo que se llama “salud vincular con tecnología” y tratando de desarrollar servicios que vayan acompañando a los medicamentos, especialmente para pacientes crónicos.

¿Se mete el paciente en el medio, le dan un espacio importante? ¿Esto es novedoso?
Exactamente. Cada vez más el paciente es el centro de la atención de Teva y cómo puede vincularse de forma más directa con el paciente es un desafío que nosotros tenemos. Es un poco cambiar el paradigma, donde la relación siempre era más bien con el hospital o con el médico, pero poca posibilidad de relacionarse directamente con el paciente. Y la realidad es que el paciente en general ha cambiado a nivel mundial. O sea, uno cuando va al médico, la gente googlea, va con ciertos preconceptos. Es un paciente mucho más informado y proactivo. Eso es algo que vino para quedarse. Se está profundizando. Y la forma de dar cuenta de eso es entender cómo poder vincular tecnología con el uso del medicamento. Cómo poder monitorear a distancia al paciente. Cómo poder ayudarlo a que su terapia sea óptima en todo momento. Cómo poder hacer adecuaciones durante la terapia, de manera de evitar crisis. De tener una recuperación mejor o estabilizar mejor los pacientes. Esta es la vinculación entre tecnología y medicamentos.

O sea que hoy, para el dolor de cabeza, no es la cafiaspirina para todo el mundo por igual…
¿Ese monitoreo personalizado cómo se vincula con la caja de medicamento?

Por ejemplo, si yo soy un paciente asmático. Y tengo que usar un inhalador. Que mi dispositivo esté asociado a una aplicación de mi teléfono, para poder detectar cuántas de esas partículas realmente inhalé. Sé que me faltó, por ejemplo, un puf adicional. Entonces, eso se puede ir registrando en una aplicación y esa aplicación después le puede llegar al médico. Se puede ir ajustando. Habitualmente, lo que uno hacía era ir al médico, el médico le recetaba y le decía que siga un tratamiento, pero no sabía lo que pasaba. En cambio, esto es vincular en tiempo real, y hasta allá se quiere avanzar, el tratamiento indicado con el tratamiento real.

¿Israel es el promotor de esto?
Israel y Teva están pensando en cómo poder generar modelos de desarrollo que apunten a este tipo de ejemplo.

¿Se llegó a dar los primeros pasos o estamos todavía en la parte teórica?
Hay varios proyectos en concreto que están tratando de avanzar, en concreto, en el área respiratoria. Pero también estamos pensando en generar modelos o pilotos específicos y buscando casos específicos en Latinoamérica donde podamos llegar al final. Esto pasa por romper ciertos esquemas que son tradicionales. Es cómo seguir al paciente en forma pormenorizada y que es un modelo disruptivo con los que existen hasta ahora. Esto es, en el fondo, cómo podemos apoyar al médico para que tenga mayor información sobre el paciente; y cómo el paciente puede tener mejor información sobre sí mismo, y optimizar su tratamiento.

Entonces, no sería directo el vínculo de su empresa con el paciente, sino a través del médico.
Hay articulación del laboratorio con el paciente, pero nunca vamos a dejar de lado al médico. Sigue teniendo un rol importante.

¿Sin que el paciente lo sepa?
Creo que el paciente al final lo va a saber porque tiene que ver con aplicaciones que son Teva, que lo van a vincular con un producto específico. Esto tiene que ver con cómo yo puedo ir más allá del medicamento en sí, cómo puedo generar servicios que están en torno al medicamento que sirvan como mi tratamiento sea óptimo para la persona concreta. Cómo controlar mejor la hipertensión, la diabetes, que son enfermedades bastante silenciosas. Cómo monitorear lo que está pasando, y eso es más información para el médico, pero también puede ser más información para los gobiernos y eso ayuda a diseñar políticas públicas que sean más adecuadas para un país específico. En base a la información que se puede captar, yo puedo tener una mejor política para la población.

¿Cómo aparece Philips, cuando ustedes hablan de tecnología y comunicación?
Philips es una empresa experta en tecnología, pero lo que estamos haciendo es generar conocimiento interno, pero además acuerdo y asociaciones con empresas de alto renombre como Philips, Google, para co-crear aplicaciones. Pero la verdad es que estamos tratando de buscar los mejores partners a nivel mundial para poder llevar adelante este tipo de innovaciones, y además un acto que es muy importante son los gobiernos. Sin los gobiernos estos cambios de mentalidad no van a ocurrir. Es importante que los gobiernos entiendan que esto es algo que los ayuda a ellos a tener un sistema que sirva a la población de mejor forma, que la gente en muchos casos no tenga que ir al centro de salud porque puede ser ayudado a distancia. Cómo poder utilizar todas estas herramientas que los ciudadanos usan comúnmente para poder ayudar su salud.

¿Cómo se comportan los gobiernos de Latinoamérica?
Creo que en toda Latinoamérica un problema que hay, generalizado, es que el sistema no da abasto para la demanda y tiene que empezar a pensar en un modelo disruptivo, donde la vinculación entre tecnología y medicamentos es una buena herramienta. La Organización Panamericana de la Salud tiene una estrategia que impulsa a los gobiernos latinoamericanos a indagar en este tipo de cosas. En ese momento existe un match entre lo que quiere ofrecer Teva y lo que están pidiendo los gobiernos. Y ahí estamos buscando oportunidades en Argentina, pero también en Brasil, México, Chile y Perú. Teva tiene presencia importante en la mayor parte de los países de Latinoamérica y ahí es donde estamos buscando oportunidades para expandir el proyecto.

¿A qué se refieren cuando explican el servicio público de salud sufrió cambios dramáticos en los últimos años?
Yo creo que el cambio dramático tiene que ver con, primero, el envejecimiento de la población. Hay cada vez más enfermos crónicos, y eso se va a acentuar. Hay un cambio que está pasando a nivel mundial, donde también el tipo de enfermedad que tenemos es distinta a las que existían hace 30 o 40 años. Eso sobrecarga el sistema en términos de necesidad de atención, pero también en el porcentaje del presupuesto de los países que tiene que ser vinculado con salud. En algún punto, en todos los países existe la pregunta: ‘¿cómo hago para servir mejor a la población y contener los costos?’. Y ahí es donde la tecnología puede jugar un papel relevante. Por ejemplo, Teva está explotando lo que son farmacias virtuales en la India. La India, un país gigantesco, donde las ciudades están colapsadas, donde el desplazamiento es muy difícil. Entonces, ¿cómo generar una solución que sea específica para las ciudades altamente colapsadas? Y Latinoamérica tenemos varias de esas. Ayudando a acercar medicamentos de calidad a la población.

¿Qué significa eso?
De todo. Desde el momento que en la Inda para poder acceder a la farmacia, que a veces no tienen los estándares que uno desearía, el paciente puede perder varias horas. Efectivamente uno puede, online, pedir el medicamento específico a través de un sistema de receta electrónica. Se está probando un modelo específico en la India, creando un modelo para la India, y que pasa por un portal donde yo puedo pedir mis medicamentos y eso es despachado a la persona que lo necesita. Eso es un ahorro gigantesco en tiempo, en recursos para la persona y además recibe el medicamento que está prescrito por el médico.

¿Cómo se imagina esto dentro de 20 años?
Creo que en 20 años los modelos del sistema de salud en Latinoamérica van a cambiar radicalmente, por la cantidad de nuevos pacientes que existen, por la cantidad de porcentaje de la población que va a ser enfermo crónico. El actual modelo está, básicamente, superado. Creo que una parte importante va a ser el uso de tecnología. Las personas van a monitorear su estado de salud de forma constante. No sé si vamos a tener teléfonos inteligentes, porque 20 años es un horizonte muy largo. Pero lo único que tengo claro es que lo que tenemos en la actualidad va a ser superado por un modelo donde la persona va a ser más responsable de su salud directamente, y no esperando que un tercero le solucione todo. Va a tener la capacidad de poder anticipar sus problemas y buscar soluciones directamente. Y ahí la capacidad de empresas como Teva de poder vincularse con el paciente y ayudarlo en ese camino va a ser esencial.

¿Cuánto tiene que ver Israel en este importante juego?
La visión que tiene Teva tiene que ver mucho con el modelo de desarrollo de Israel, donde creer en la innovación es fundamental. Es tratar de buscar modelos disruptivos, eso es algo que yo creo que baja dentro de la estructura de Teva y ayuda, impulsa, a que en distintos países se busque una mentalidad que ayude a buscar soluciones novedosas para los problemas que se están generando. Lo que es sorprendente para una persona que no vive en Israel en la importancia que Teva tiene en Israel. Es una compañía que es un modelo para la propia compañía israelí de cómo poder desde Israel expandirse al mundo. Cuando uno va a Israel y conversa con la gente uno se sorprende de que todos conocen a Teva. Y lo conocen con mucho detalle. El orgullo que existe con Teva es notable. A pesar de ser una empresa privada, hay un orgullo de cómo desde Israel poder ser una compañía global. El hecho de ser número una en genéricos, y por lejos, no es algo menor, porque el genérico es el llamado a generar competencia y bajar los precios en muchos países. Somos un actor estratégico para la mayor parte de los gobiernos. Teva es el ejemplo de genéricos de calidad a nivel global. Ahí Teva juega un rol importantísimo en poder generar la confianza. El 80 por ciento de los medicamentos que se utilizan en Estados Unidos son genéricos y de esa parte un porcentaje muy importante viene de Teva. Eso significa que una sociedad que es altamente exigente está muy cómodo con los productos de Teva.

La salud, la ciencia, van más allá de las fronteras…
Sin dudas. Lo que uno desea es que exista más colaboración transfronteriza en temas de salud y eso va a ser una necesidad.

Me imagino que hay países musulmanes, que no tienen relaciones con Israel, pero que si hay tecnología de por medio va más allá de la cuestión política.
Yo creo que esa es la mejor visión. Yo entiendo que cuando hay una buena solución, no importa de donde venga. Yo creo que esa es la tendencia.

Deja un comentario