septiembre 20, 2017

Entrevista. Rabino de Panamá: “El presidente de la República reconoció el significativo aporte de la comunidad”

AJN.- El rabino Gustavo Kraselnik dialogó con la Agencia Judía de Noticias en el marco de la celebración por los 140 años de la fundación de la Congregación Kol Shearith Israel de Panamá, la comunidad más antigua y activa del país latinoamericano.

  • por Victoria
  • 17 mayo, 2016
  • Panamá

La celebración se llevó a cabo el pasado lunes 9 de mayo y contó con la presencia del presidente de la República de Panamá, Juan Carlos Varela; el presidente de la Corte Suprema, ministros de Estado, diplomáticos y representantes de otras religiosas. Estuvo el embajador de Israel, Gil Artzyeli; embajador de Argentina, Miguel del Cel; la embajadora de Canadá Sylvia Cesaratto, entre otros referentes y funcionarios de alto nivel.

“La presencia del presidente de la Nación nos dio testimonio de esta realidad, de una congregación con una larga trayectoria y participación plena en la vida nacional, y eso fue lo que de alguna manera destacó el presidente en sus palabras”, expresó el rabino Kraselnik a AJN. “El presidente se salió del discurso, le dio un toque personal, y como el acto fue una plegaria, le impactó la última parte de la amidá. Es un párrafo profundo que lo tocó íntimamente en una jornada que para él había sido un poco compleja, y dijo que se sentía muy agradecido por la oportunidad de acompañarnos en la celebración”, agregó.

“Estábamos todos muy emocionados. Se quedó en el cóctel, se sacaba fotos, la participación del presidente fue acorde al espíritu de la celebración y le dio un toque especial”, manifestó.

Consultado por la relación de la comunidad judía con el gobierno, Kraselnik admitió que “los miembros de la sinagoga siempre estuvieron involucrados en la vida nacional en distintas facetas”.

“El presidente reconoció el significativo aporte que ha hecho la comunidad, que incluso tuvo presidente de la República, un fenómeno totalmente atípico. Su aporte ha sido constante en todas las facetas de la vida del país”, sostuvo.

La congregación que cumplió los 140 años de vida en Panamá cuenta con 250 familias socias; de las tres comunidades “somos los más pequeños, pero los más activos y viejos”.

“Tratamos de acompañar el desarrollo pleno de la vida judía de nuestros miembros, hay actividades sociales, culturales, recreativas”, remarcó.

El rabino Kraselnik además señaló que la comunidad judía panameña era la única comunidad que está creciendo en América Latina, en todos los niveles y dimensiones.

“En nuestro caso particular estamos viviendo un gran momento, porque a pesar de ser una sinagoga con muchos años y mucha trayectoria estamos muy revitalizados, con mucho entusiasmo, con mucha energía, en un proceso de crecimiento y desarrollo comunitario. No significa que no haya desafíos ni cuestiones que tenga que resolver, pero uno en Panamá tiende a ser optimista en cuanto a poder estructurar y amalgamar bien las cosas para seguir desarrollando una vida judía plena”, afirmó.

Por último, Kraselnik expresó que la celebración de los 140 años de vida judía en Panamá, también “es testimonio de 140 años de vida judía en libertad, de culto, de práctica religiosa, de armonía”.

“Panamá siempre ha sido un lugar diverso por naturaleza, un lugar de encuentro, su posición geográfica como puente de las américas también es una posición conceptual desde lo cultural y la identidad del país, donde se propone que sea un lugar donde las cosas distintas puedan encontrarse. La sociedad panameña ha logrado de alguna manera, con las complejidades y los desafíos que presenta cualquier sociedad, dar testimonio de una convivencia armónica de lo religioso, lo étnico, lo cultural y creo que eso se vio reflejado también en la celebración que tuvimos”, concluyó.

NT-LV

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario