June 22, 2017

Exclusivo: Rabino Skorka luego de su último encuentro con el Papa en Egipto

AJN.- Días después de participar en el viaje que llevó al líder de la Iglesia Católica a Egipto, el rabino Abraham Skorka, amigo personal del Papa, dialogó con AJN sobre los entretelones de la visita. “Francisco condenó vehementemente todas aquellas expresiones de violencia en nombre de la religión”, destacó.

  • por Ezequiel Karp
  • 10 Mayo, 2017
  • Argentina
  • 5 Vistas
  • 0

En diálogo exclusivo con AJN, el rabino Abraham Skorka detalló todo lo referido a su viaje a Egipto, en donde participó junto al Papa de un encuentro en la universidad al-Azhar con representantes del islam.

El viaje ocurrió entre el 28 y 29 de abril, pero Skorka intercambió e-mails con Francisco para compartir sus conclusiones del encuentro.

-¿Qué lugar compartió con el Papa en su visita a Egipto?

-La universidad de al-Azhar, el centro sunita más importante del mundo árabe. Que ese lugar reciba al Papa Francisco es muy importante. Hubo tres lugares en los que estuvo: con el presidente (Abdel Fattah) Al-Sisi, fue a la universidad y después a la Iglesia. La universidad tiene una postura moderada dentro del islam y dentro de ese marco, de espiritualidad especial donde se brega por la paz, el Papa pudo expresar un discurso donde condenó vehementemente todas aquellas expresiones de violencia en nombre de la religión. Expresó muchos conceptos que critican a aquellos que en nombre del islam cometen atrocidades y matan en nombre de D’s.

-¿Qué significado tuvo este encuentro interreligioso en un contexto de mundial de extremismo radical que termina en terrorismo?

-Hubo un encuentro con muchos representantes del islam y de distintos credos, en la “Conferencia Global por la Paz”. El momento central fue cuando estuvo el Papa con el imán y ambos dieron un discurso muy relevante en este momento donde vemos actos de gran violencia. Tres semanas antes hubo en Egipto dos bombas en dos iglesias. Yo fui invitado por la universidad y el imán agradeció mi presencia.

-¿Qué se llevó personalmente de este encuentro?

Lo que me llevé de este encuentro es la sensación, la renovación de una pequeña esperanza, pero firme. Algún día la cordura va a primar y un mundo más puro, mejor y de paz vamos a poder habitar todos. Si no lo vemos nosotros, al menos que lo alcancen a ver nuestros nietos. Cuando Bergoglio era arzobispo de Buenos Aires, en el escritorio de él charlábamos acerca de lo que debe ser el liderazgo real y autentico a nivel mundial, como él lo está teniendo en este momento. Y hablábamos del coraje espiritual que hay que tener, para expresar las cosas de una forma totalmente clara y criticar a quien fuere que se opone al desarrollo de la paz. Esto es lo que el Papa estuvo haciendo y tuvo como socio en esta manifestación por la paz al imán de al-Azhar.

-Un cura de Venezuela le pidió al Papa su participación, para generar un canal de asistencia. ¿Esto también tiene que ver con los focos de conflicto que hay en la humanidad y el compromiso del Papa con estos temas?

-Absolutamente. Él desde la altura moral y desde la delicadeza, demanda su posición como Papa. Está interviniendo en los grandes problemas del mundo y está tratando de aportar algo significativo por la paz. Esto es indudable y totalmente transparente.

-¿En carácter de qué fue su participación?

-Yo fui como rabino, como rector del Seminario Rabínico Latinoamericano. Los organizadores me trataron de una manera muy especial. La universidad se portó conmigo muy bien. Desde que bajé del avión estuve rodeado de seguridad de alto nivel, al igual que el lugar de hospedaje. De alguna manera, para Francisco tampoco es fácil este tipo de misiones: tienen muchos ribetes complejos, que debe decidir en el mismo momento en el que realiza su misión.

-¿Cómo fue su diálogo con el Papa luego del viaje a Egipto?

-Me gustó mucho un mail que me ha mandado dos días después de su visita. Me dijo “lo he visto en el Cairo, a cierta distancia”. Yo estaba en la segunda fila. Lo que interpreté fue que me dijo que no nos pudimos abrazar ahí, porque el ritmo de la visita era muy grande. Pero sí pude saludar a toda la comitiva del Vaticano. Somos muy amigos, tenemos una amistad muy profunda. Siento que el mensaje fue “me han dado fuerza”. Antes de viajar a Auschwitz, (Francisco) me llamó por teléfono para felicitarme por mi cumpleaños y, en esa charla, me dijo que quería que esté en Auschwitz con él. Son momentos muy fuertes para él. Interpreté su pedido como que necesita ese cariño y esa amistad de lealtad absoluta que nos tenemos y conforma un sentimiento muy especial en esos momentos.

-¿Qué interpretación tiene de las palabras del Papa en Egipto?

-Lo que sentí en ese momento tan especial es que estaba clamando en medio de un drama para que todos asuman un compromiso mayor por la paz, para tratar de frenar todas estas manifestaciones de violencia. Después, lo que me dijo en el mail, es que salió muy contento con la visita y evidentemente tuvo un mensaje muy claro: apoyo a todos aquellos que están orando por la paz. El objetivo es tratar de materializar una realidad solida a través de la cual podamos eliminar estas manifestaciones demenciales de violencia.

-¿Cuál es su mensaje respecto a la situación de Venezuela, como zona de gran conflicto en el mundo?

-Mi mensaje es que D’s ilumine a todos para que haya cordura. Que D’s sensibilice los corazones de todos para que se deje de lado todo egocentrismo, egoísmo, toda ansia de poder, a fin de que el pueblo venezolano deje de sufrir.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Deja un comentario