Israel

Familia Israelí inauguró un memorial a 10 años del asesinato de su hijo

AJN.-El pasado 25 de junio se cumplieron 10 años desde que Eliyahu Asheri fue secuestrado y asesinado por los Comités de Resistencia Popular (CRP), un grupo terrorista árabe. En homenaje a su memoria, su familia le dedicó una nueva parada de descanso en el cruce de Tapuah en la Margen Occidental.

Eliyahu Ashri tenía 18 años cuando fue secuestrado y asesinado por los Comités de Resistencia Popular (CPR), mientras esperaba el transporte público en el barrio French Hill, al norte de Jerusalem. Su cuerpo fue hallado luego de un intenso operativo de búsqueda de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en la ciudad de Ramallah, gobernada por la Autoridad Palestina.

Diez años después, sus padres lo recordaron haciendo una parada de autostop en el cruce de Tapuah, en Samaria. Yitro and Miriam Asheri dijeron que su hijo, que estaba en el último año de la academia pre-militar, tomaba el aprendizaje de la Torah muy tan en serio, que nada más le importaba.

La familia cuenta que con el auto-stop buscaban hacer algo útil, una amigable parada en el cruce de Tapuah, un lugar donde sea agradable sentarse y esperar a que lo lleven. Yitro insistió en que hacer auto-stop no es más peligroso que cualquier otra actividad. “Hoy en día, hay peligro en cualquier lugar, inclusive para una persona esperando en la parada de autobus”.

La familia Asheri también recordó que “Después de la shiva (semana de luto), la agencia de seguridad, Shin Bet, nos dijo que durante el interrogatorio a los terroristas, el secuestrador principal dijo que le habían preguntado a Eliyahu si tenía un último deseo, él pidió un vaso de agua, y antes de tomarla la bendijo. Esas fueron sus últimas palabras”.

Miriam dice que la ausencia de su hijo arrojó una sombra sobre la alegría de la familia en crecimiento “Han sido difíciles años de crecimiento; los hijos se casaron y nacieron nietos , pero él siempre faltaba. La última imagen de él es una imagen de la academia Eliseo, con Eliyahu sentado con la silla hacia atrás, riendo duro con una gran sonrisa; que nos llena de alegría a pesar de la gran pérdida”.

WG

Deja un comentario