Israel, Sin Categoría

El gabinete israelí aprobó la creación de un nuevo asentamiento y la “moderación” en la futura construcción

AJN.- Por Roxana Levinson, corresponsal en Israel. El gabinete israelí de Seguridad y Política aprobó anoche la creación de un nuevo asentamiento, destinado a las familias evacuadas de Amona. Al mismo tiempo, el gobierno decidió limitar la construcción en los asentamientos existentes, en base a las conversaciones mantenidas con la Administración Trump, que expresó “preocupación” por estos anuncios.

Los miembros del gabinete de Seguridad y Política del Gobierno de Israel votaron por unanimidad en favor del establecimiento de un nuevo asentamiento para los evacuados de Amona, al norte de Ramallah. Éste será el primer nuevo asentamiento judío establecido en los territorios desde los Acuerdos de Oslo de 1993.

El primer ministro Binyamin Netanyahu informó al gabinete que fue aprobada la licitación para 2.000 viviendas más allá de la Línea Verde, de un total de 5.700 cuya licitación Israel había anunciado hace dos meses.

El primer ministro Netanyahu puso al tanto anoche a los ministros del gabinete acerca de la marcha de las conversaciones mantenidas durante las últimas semanas con la Administración Trump, de las que la cuestión del nuevo asentamiento que reemplazará a Amona parece haber quedado al margen. Una fuente del gobierno norteamericano confió a Radio Kol Israel: “con respecto al nuevo asentamiento para los residentes de Amona, sabemos que el primer ministro israelí se comprometió con los colonos de Amona antes de que el presidente Trump expusiera sus expectativas, y ha indicado consistentemente que tenía la intención de cumplir su promesa y seguir adelante con este plan”.

Netanyahu informó a los ministros que, como gesto de buena voluntad hacia el presidente Donald Trump, Israel limitará la construcción en los asentamientos de la Margen Occidental y, en este sentido, fueron aprobadas una serie de medidas.  Entre otras cosas, la expansión de los asentamientos existentes se limitará al territorio que ocupan actualmente y la creación de nuevos puestos de avanzada estará prohibida.

Según informa el diario Maariv, los ministros decidieron también que en los asentamientos existentes en Judea y Samaria sólo se construirá en territorio donde ya existen construcciones, dentro de los límites de dichos asentamientos. Si esto no fuera posible, se hará junto a la línea de construcción existente. Sólo si esto no es posible debido a restricciones legales, de seguridad o de planificación, Israel permitirá la construcción lo más cerca posible de la línea de construcción existente. Todo ello, para evitar la ampliación del terreno de los asentamientos, en consideración de la postura expresada en este sentido por el presidente Trump. También se acordó que no se permitirá el establecimiento de nuevas poblaciones o puestos de avanzada no regulados.

Todo ello contradice las expectativas de sectores de extrema derecha y algunos del gobierno, que esperaban ver una extensa construcción – y en algunos casos incluso anexión – en tiempos de Donald Trump en la Casa Blanca.

“Preocupación” del presidente Trump

De acuerdo con el sitio israelí de noticias Walla News, la Casa Blanca reaccionó anoche al anuncio del gobierno israelí sobre la creación de un nuevo asentamiento. El medio cita una alta fuente en Washington que señaló que “el presidente Trump expresó, tanto en público como en conversaciones privadas su preocupación respecto de los asentamientos”. De todos modos, en Jerusalem destacan que, si bien no se trata de un anuncio de apoyo a la medida tomada por el gobierno israelí, tampoco hay una crítica directa, como en tiempos de Barack Obama.

En el informe que dio a la prensa el funcionario norteamericano citado por Walla News éste destaca que se trata de decisiones que fueron tomadas en Israel antes de que el presidente Trump hubiera formulado su política sobre el tema. “El gobierno norteamericano ya lo aclaró: del mismo modo como la construcción en los asentamientos no es un obstáculo para la paz, la construcción desenfrenada no promueve la paz”, señaló el funcionario. “El gobierno israelí ha dejado en claro que, de ahora en adelante, tiene intención de establecer una política que toma en cuenta la preocupación en este aspecto del presidente Trump”, agregó.

 

Te puede interesar

Deja un comentario