Cultura

Hoy en la historia judía / Muere Levi Eshkol, el primer ministro israelí que ganó la “Guerra de los Seis Días” pero no fue reconocido

AJN.- El mandatario falleció el 26 de febrero de 1969, justo un año y medio después de llevar a Israel a su gloriosa victoria en el enfrentamiento bélico. Aunque poseía visión y la habilidad de construir coaliciones y forjar compromisos, no es reconocido como debería y, por su falta de carisma, muchas veces es relegado de la historia de formación del Estado israelí.

Hoy en la historia judía / Muere Levi Eshkol, el primer ministro israelí que ganó la "Guerra de los Seis Días" pero no fue reconocido

El primer ministro de Israel, Levi Eshkol, falleció el 26 de febrero de 1969, justo un año y medio después de llevar a Israel a su gloriosa victoria en la “Guerra de los Seis Días”. Sin embargo, no es reconocido como debería y por su falta de carisma, muchas veces es relegado de la historia de formación del Estado israelí.

 

La guerra fue su gran triunfo militar, algo de lo que sabía bien puesto que había sido ministro de Defensa durante los cuatro años previos a la guerra. Pero su mayor logro puede haber sido la forma en que aplaza la solución militar hasta que se convenció que no había alternativa, cuando todo el mundo alrededor le suplicaba que diera rienda suelta a las Fuerzas de Defensa de Israel.

 

Eshkol estaba seguro de que si Israel se fuera a la guerra sin al menos la aprobación tácita del presidente estadounidense, Lyndon B. Johnson, cualquier victoria en el campo de batalla resultaría un fracaso político. Y así quedó como un débil, cuando en realidad era todo lo contrario.

 

Shkolnik nació el 25 de octubre de 1895, en el shtetl de Oratov, en la Rusia zarista, en lo que hoy es Ucrania. Fue segundo de nuevo hermanos e hijo de Dvora Krasnyanskaya, provenía de una familia de judíos jasídicos, mientras que su padre, Joseph Shkolnik, era un lituano de la rama racional de la ortodoxia que se opuso al jasidismo.

 

Después de una educación primaria judía tradicional, y después de haber negado la aceptación a la escuela secundaria pública local debido a su religión, Levi se inscribió en el gimnasio hebreo de Vilna, donde se convirtió en miembro activo de Tze’irei Sión, un movimiento juvenil sionista socialista temprano.

 

Sin dinero, Shkolnik llegó a Israel a principios de 1914 con la frase “sólo vengo con las manos vacías porque estas manos están dispuestas a trabajar”. Del dicho al hecho, aquí hubo un corto trecho: rápidamente se puso a trabajar como obrero agrícola, y cambió su apellido al hebreo “Eshkol” que significa “racimo”, como el de las uvas.

 

Entre 1915 y 1917, Eshkol estuvo activo en el sindicato que representa a los trabajadores judíos en Palestina, y en 1918, se ofreció como voluntario para la Legión Judía del ejército británico. Poco después, en 1920, fue uno de los fundadores del kibutz Degania. Él siempre mantuvo su conexión con el kibutz, y su identificación con el espíritu pionero.

 

Era un organizador y constructor, estaba de pie detrás de un número de las instituciones que permitieron a Israel a defenderse y crecer. En la década de 1930, fue uno de los fundadores de Mekorot, la compañía nacional de agua: Fue él quien previó la construcción de una red de tuberías que traerían el agua a todas las partes del país.

 

En 1934, Eshkol viajó a la Alemania nazi para negociar el Contrato de Transferencia, en nombre de la Agencia Judía. Los términos del acuerdo permiten a unos 50 mil judíos alemanes viajar a tierras palestinas con el valor de su propiedad para la compra de maquinaria alemana y la infraestructura que luego fue importado a la comunidad judía.

 

Él era un importante funcionario de la Haganá, precursora de las FDI, y fue el primer director general del Ministerio de Defensa, en 1948.

 

Antes de convertirse en el tercer primer ministro de Israel y al mismo tiempo como ministro de defensa, también se desempeñó como ministro de Agricultura, como jefe de la división de asentamientos de la Agencia Judía (durante un período en el que estableció 400 nuevas comunidades más de tres años) y como ministro de Hacienda.

 

Aunque Eshkol poseía visión y la habilidad de construir coaliciones y forjar compromisos, le faltaba un gran carisma. Como consecuencia, tiende a ser olvidado en gran medida en la narrativa dramática de la historia del estado.

 

JC

 

Deja un comentario