August 23, 2017

Iom Hazikaron. Embajadora Dorit Shavit: “Gran parte de la fortaleza del pueblo judío se debe a honrar la memoria de aquellos que no están”

AJN.- “Nuestra emancipación, lejos de ser un camino sencillo, implicó un alto precio. La guerra cayó sobre nosotros al día siguiente de declarar la independencia. Pero cayó con un pueblo cuya resistencia es no dejar a nadie atrás. Y nos sobrepusimos”, expresó la embajadora de Israel en Buenos Aires durante un acto en el Cementerio Israelita de La Tablada.

Iom Hazikaron. Embajadora Dorit Shavit: “Gran parte de la fortaleza del pueblo judío se debe a honrar la memoria de aquellos que no están”

El acto central conmemorativo de Iom Hazikaron (Día de Recordación de los Caídos en las Batallas de Israel y los actos de terror) se realizó ayer, organizado por la AMIA, en el sector del Cementerio de La Tablada en el que está ubicado el monumento erigido en homenaje y memoria a los Caídos.

Este monumento cierra una explanada rodeada de cipreses, a cuyo pie se encuentran ubicadas placas con los datos de los judíos de la comunidad argentina que cayeron en defensa del Estado judío, tanto durante operaciones militares como en actos terroristas.

En el acto participaron la embajadora del Estado de Israel en la Argentina, Dorit Shavit, acompañada por la consejera política Dobrat Zilberstein y la cónsul Rajel Blitzer. También estuvieron el vicepresidente de la AMIA, Pablo Reisman; el vicepresidente de la DAIA, Alberto Hammerschlag; el presidente de la OSA, Danny Lew; el presidente de FESERA, Osvaldo Sultani; el representante de la Agencia Judía para el cono sur, Gustavo Rochman Menaker; el representante del Keren Kayemet Leisrael, Shay Salomon; y la representante de CUJA, Jana Biderman.

Con el sonido de una sirena se dio comienzo al acto. Empleados de la AMIA procedieron a izar las banderas de la República Argentina y del Estado de Israel a media asta. A continuación, se encendió un Ner Zicaron (vela de recordación), se rindió un minuto de silencio, y el Rabino Gabriel Davidovich recitó Izkor y el Kadish de duelo (oraciones fúnebres judías).

Posteriormente se colocaron ofrendas florales al pie del monumento en nombre del Estado de Israel; del Ejército de Defensa de Israel; de la Organización Sionista Argentina y de la Agencia Judía para Israel; de los familiares de los Caídos y de la comunidad judía de la Argentina.

Alumnos de la red escolar judía dieron lectura a la nómina de cada uno de los Caídos de origen argentino y se leyó la Orden del Día de Iom Hazikaron del comandante en jefe de Tzahal (Ejercito de Defensa del Israel), teniente general Gadi Eizenkot, dirigida a los soldados, oficiales y comandantes de la fuerzas a su cargo.

Luego que se diera lectura a diversos textos alusivos a la fecha, se dirigió a los presentes Pablo Reisman: “Este es un instante conmovedor y lleno de significado. Es cuando los israelíes y los judíos de todo el mundo reconocemos nuestra deuda con aquellos que cayeron prestando su servicio en todas las guerras de Israel y en los viles atentados dentro y fuera del país, desde 1948, y sin cuyo sacrificio no tendríamos un Día de la Independencia para celebrar, pues Israel no existiría”.

“Iom Hazikaron es observado por espacio de 24 horas en la fecha hebra del 4 del mes de Yiar. Es un día solemne de ceremonias civiles, militares y religiosas que comienza con el encendido de sirios, antorchas y velas de rememoración en los campamentos militares, escuelas, sinagogas y lugares públicos. Las banderas son izadas a media asta y a la mañana todo el país guarda silencio por dos minutos. Es como si todos y cada uno se congelaran de repente: el transporte público hace un alto, la gente se detiene en el lugar donde se encuentra. Toda acción se suspende en esos dos largos minutos que encierran tantos recuerdos amargos y trágicos. En Buenos Aires nos convocamos años tras años en el lugar donde se encuentran las lápidas que recuerdan a todos los caídos en defensa de Medinat Israel. Sus historias simbolizan las de tantas otras víctimas de atentados terroristas y caídos en Israel. Su recuerdo es la contracara previa a los festejos de Iom Haatzmaut, cuyo valor es imposible de desligar del dolor, del sacrificio y la pérdida de tantas vidas. Juntos hacemos un ejercicio de memoria colectiva, rendimos homenaje y expresamos nuestro ferviente deseo de paz para Israel y el mundo entero”, manifestó.

Por su parte, la embajadora Dorit Shavit expresó: “Se ha vertido mucha tinta sobre la resistencia del pueblo judío. Es la capacidad titánica de sobreponernos a circunstancias traumáticas, a la persecución, a la violencia, al antisemitismo, a la muerte. Sin embargo, casi como la ley de Galileo ‘E pur si muove’, seguimos adelante. No hay un concepto unánime sobre la razón de esta resistencia, que conlleva siglos y siglos de historia, y el mismo pueblo ha visto ascender y caer imperios, ha atestiguado revoluciones y anti revoluciones, presenciado declaraciones de guerra y firmas de paz. Sin embargo, me atrevo a decirles, que gran parte de esa fortaleza del pueblo judío se debe a lo que venimos hacer hoy aquí: invocar y honrar la memoria de aquellos que no están”.

La embajadora consideró que David Ben Gurión se basó en estas situaciones para establecer que Iom Hazikaron anteceda a Iom Haatzmaut, “marcando a fuego en las generaciones de israelíes, que vinieron y las que vendrán, la simbiosis entre ambas fechas”.

“Nuestra emancipación, lejos de ser un camino sencillo, implicó un alto precio. La guerra cayó sobre nosotros al día siguiente de declarar la independencia, cayó sobre nosotros impiadosamente desde todos los frentes. Cayó con la fuerza de ejércitos profesionales, bien numerosos y equipados, pero cayó con un pueblo cuya resistencia es no dejar a nadie atrás. Y nos sobrepusimos, y seguimos adelante, y decidimos recordar a nuestros héroes de ayer y de hoy en las vísperas de Iom Haatzmaut, en homenaje a los que no están. Nos abrazamos en la alegría de la expresión de su legado, esencia del país libre y soberano, de una democracia floreciente en Medio Oriente”, agregó.

Además, Shavit rindió un especial homenaje a las víctimas del atentado a la Embajada de Israel en Argentina, pues “las personas que perdieron sus vidas no serán olvidadas. Muchos hijos de esta tierra argentina han viajado a Israel especialmente como voluntarios para defender Israel, otros tantos hicieron alía y conformaron las filas de Tzahal, valientes hombres y mujeres que en estos 68 años, se integraron a la vida de Israel y fueron parte de su historia, de sus triunfos y de sus caídas”.

Asimismo, la embajadora también reflexionó sobre el terrorismo en sus distintas facetas: “Hoy toma la forma de un cuchillo. Tan sólo en los últimos meses decenas de ciudadanos israelíes fueron asesinados y otros tantos heridos con esta nueva modalidad tan sorpresiva, cotidiana, como perversa. En este nefasto círculo de violencia, recordando el asesinato del rabino argentino Rubén Birmajer, preguntándose ‘¿cómo explicarle a sus siete hijos, a sus familiares y amigos que un ser inocente ya no está más entre nosotros? Esta es la pregunta a la que nos enfrentamos una y otra vez sin hallar respuesta”.

Finalmente, pidió: “Elevemos la plegaria para cada uno de los 23.447 soldados caídos de Tzahal y las 2.576 víctimas del terrorismo. Sus vidas no fueron en vano, son atesoradas en el corazón del pueblo de Israel para siempre, son parte de nuestra historia, y como tal la preservación de su memoria es también parte de nuestra misión”.

El acto, que fue conducido por Batia Nemirovsky y José Kviatek, culminó con la interpretación Elí Elí y el Hatikva, por Enrique Grimberg.

Los presentes, entre los que se contaban delegaciones de alumnos de las escuelas secundarias de la red escolar judía, familiares de los caídos y dirigentes comunitarios, fueron invitados a acompañar a la embajadora Dorit Shavit y al personal diplomático israelí a colocar una flor en cada una de las lápidas.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario