July 25, 2017

En Israel aumentan las críticas contra la Ley del Muecín, que rige en varios países musulmanes

AJN.- La aprobación de la Ley del Muecín por el gobierno israelí generó reacciones de indignación y acusaciones de islamofobia, racismo e instigación, principalmente por parte de los diputados árabes israelíes. Sin embargo, una mirada hacia Medio Oriente indica que la misma ley está vigente en la mayoría de los países musulmanes, incluido Arabia Saudita.

Al conocerse la noticia de la aprobación del proyecto de Ley del Muecín en la Comisión Ministerial de Asuntos Legales del gobierno de Israel, de inmediato se hicieron oír críticas, acusaciones y expresiones de repudio, especialmente de parte de los legisladores de la Lista Árabe Unida en la Knesset, el Parlamento de Israel.

Pero lo cierto es que no sólo en Israel fue promovida una legislación para limitar el ruido de las mezquitas, y en muchos otros países es así. Incluso en países musulmanes, como el más grande de ellos, Indonesia, existe una legislación similar, adoptada no hace mucho tiempo.

El portavoz de la embajada israelí en Londres, Iftaj Curiel, se refirió al tema en su cuenta de Twitter, donde escribió: “los medios de comunicación presentan el tema del ruido en las mezquitas como algo exclusivo de Israel …”. Curiel añadió capturas de pantalla de artículos de medios de todo el mundo, incluidos países musulmanes, lo que indica que éste es un problema que no tiene nada que ver con el racismo.

Ya en 2011, el diario The National de Emiratos Árabes Unidos, informó que las autoridades decidieron comenzar a medir el volumen del sonido de los altoparlantes de las mezquitas, debido a las quejas de los ciudadanos sobre el fuerte ruido que los despierta de madrugada y a primera hora de la mañana, todos los días.

En junio del año pasado, la agencia de noticias AFP informó que el vicepresidente de Indonesia estableció un comité para medir el volumen de la oración en los altavoces de las mezquitas, con el fin de llegar a una situación en la que cientos de miles de mezquitas difunden una plegaria más suave y agradable al oído humano.

También en Arabia Saudita se discutió el tema del nivel de ruido que emana de las mezquitas y el Ministerio de Asuntos Islámicos ordenó hace seis meses apagar los altavoces que transmiten hacia muecinafuera y utilizar solamente los altavoces internos, excepto en ciertos casos, como la llamada a la oración del viernes. De acuerdo con el informe de Arab News, se exigió a los imanes de todo el país que eliminen los dispositivos que aumentan el eco del sonido, debido a las quejas de los residentes sobre el ruido fuerte que emana de los amplificadores.

El sitio web de Al-Arabiya publicó un artículo en 2012 que introdujo la discusión sobre el tema del ruido de las mezquitas en Arabia Saudita, donde se sostuvo que el ruido fuerte es una molestia y una fuente de ira entre los residentes que viven cerca de los centros de oración. También informó que el gobierno local prohibió a mezquitas pequeñas la utilización altavoces durante la oración nocturna de Ramadán, en consideración a los “enfermos y ancianos que necesitan descanso y tranquilidad.”

También en países occidentales el ruido proveniente de las mezquitas causó gran controversia. En 2007, hubo un acalorado debate público sobre la construcción de una mezquita en Colonia, Alemania. Una de las razones de la resistencia a dicha construcción por parte de los habitantes del lugar era la preocupación por el fuerte ruido que proviene del Muecín. De acuerdo con un informe publicado en The New York Times, los responsables de la construcción de la mezquita finalmente aceptaron una serie de condiciones para poder realizar la obra, incluyendo la no utilización de altavoces externos durante la llamada a la oración.

En 2009 se celebró un referéndum en Suiza sobre la conveniencia de prohibir la construcción de minaretes en el país. El 57% de los participantes votó a favor de la iniciativa, que despertó la ira del mundo musulmán.

RL

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Deja un comentario