Israel

Israel. Seis sobrevivientes encenderán antorchas en el Acto Central del Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo

AJN.- Robert huyó de la cárcel en Budapest, Sara sobrevivió las selecciones en Auschwitz, Yoshúa comió caracoles para sobrevivir, Yosef fue expulsado de Libia a Bergen Belsen, Haim se ocultó bajo un horno y Lonia defendió a su hermana de los nazis. Seis sobrevivientes encenderán esta noche las antorchas en el Acto Central del Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo. Estas son sus historias.

Esta noche, en la ceremonia oficial del Día de Recuerdo del Holocausto y el Heroísmo en el Memorial Yad Vashem, seis sobrevivientes encenderán antorchas que simbolizan a los seis millones de judíos masacrados por los nazis. Ellos son Robert Tomashof, Lonia Rozenhoch, Haim Gruzbein, Yoshúa Fried, Yosef Labie y Sara Kein, y éstas son sus historias.

Robert Tomashof

Robert Tomashof nació en 1916 en Eslovaquia en el seno de una familia religiosa de ocho miembros. En marzo de 1939, con el ascenso del régimen fascista en Eslovaquia, fue encarcelado y obligado a realizar trabajo forzado para el ejército, y debió participar en la construcción de campamentos de trabajo para judíos. En 1942, la madre de Robert fue deportada a Auschwitz y sus hermanos fueron asesinados. Robert huyó y se ocultó en la casa de su hermana en Zilina, donde recibió un falso documento de identidad con nombre cristiano.

Fue detenido en Budapest en 1944, después de la invasión alemana a Hungría, y estaba destinado a ser deportado a Auschwitz. Hasta la fecha de la deportación prevista estuvo preso en la ciudad. Se ofreció como voluntario para rellenar formularios y fue enviado a una de las oficinas de prisión. En uno de los cajones de la oficina, Robert encontró permisos de tránsito firmados y se llevó uno.
Cuando los funcionarios dejaron sus puestos de trabajo, Robert esperó el cambio de la guardia, tomó una pila de formularios y le dijo a los guardias que debía entregarlos con urgencia fuera de la cárcel. El guardia le indicó que esperara a que bloqueara las otras entradas y cuando se fue, Robert salió, presentó el certificado firmado en la entrada y huyó.

Debido a un falso rumor de que había buques partiendo hacia Israel, llegó al punto de reunión para la partida, pero fue detenido y puesto en un transporte a Hungría. A finales de agosto de 1944, el Ejército Rojo liberó la ciudad. En el marco de su trabajo en la Organización Sionista en Praga ayudó a los judíos que querían inmigrar y adquirir armas para Israel. En 1946 se casó con María, sobreviviente de Auschwitz, y en 1948 inmigraron a Israel. Robert y Mary tienen un hijo, una hija y dos nietas.

Sara Kain

Sarah Kain Eisikovits nació en Checoslovaquia en 1919 en una familia de ocho miembros. En abril de 1944, un mes después de la ocupación de Hungría por los alemanes, los judíos de la zona donde vivía Sara fueron llevados a una fábrica de ladrillos. Sara, su hermana Ethel y sus padres fueron deportados a Auschwitz a principios de junio de 1944. En una selección, su familia fue ubicada en las filas para las cámaras de gas.
Sara y su hermana Ethel fueron llevadas a las duchas y recibidas como prisioneras en el campo. Entre la multitud, Sara reconoció a un pariente y le preguntó: “¿Cuándo nos encontraremos con nuestros padres?” Él señaló las llamas del crematorio y dijo: “No los esperes, ellos están ahí.” Sarah se puso a llorar. “En un segundo, me di cuenta que ya no tenía a nadie más que a mi hermana, Ethel”, explica Sara.

Sara sufrió en muchas enfermedades, pero sobrevivió a las selecciones. En una ocasión Ethel fue ubicada junto a un grupo de internos designados para ser enviados a las cámaras de gas, pero Sara habló con la encargada de la lista y logró quitar su nombre. En 1945, el Ejército de Estados Unidos liberó el campo donde estaban las dos hermanas.

Las dos querían ir a Israel, donde tenían algunos parientes. Un soldado estadounidense que recibió el formulario leyó sus nombres en la radio. Un miembro del kibutz Gan Shmuel que estaba escuchando el programa y reconoció los nombres y le avisó a la tercera hermana – que vivía en el kibutz – que Sara y Ethel habían sobrevivido.

En 1946 Sara, Ethel y María inmigraron a Israel en el barco de inmigrantes ilegales “Hajaial Haivri” (El soldado hebreo). El barco fue capturado por los británicos, y los pasajeros fueron internados en el campo de detención de Atlit. Sarah se casó con Abraham, a quien había conocido en su juventud en Checoslovaquia. Tiene tres hijos, diez nietos y 14 bisnietos.

Yoshúa Hesel Fried

Yoshúa Hesel Fried nació en 1930 en Checoslovaquia en una familia de nueve personas. Su padre era el rabino de la comunidad. En 1944, Alemania ocupó Hungría. Durante la celebración de Pesaj, la Pascua judía, fue deportado por policías húngaros y de la Gestapo al Gueto Ungvar y luego deportado a Auschwitz. Después de cortarle el cabello y las tradicionales patillas de los judíos religiosos, fue obligado a limpiar vagones de los trenes, recoger las pertenencias de las víctimas y a limpiar las zanjas cerca de la rampa. En esas zanjas, Yoshúa y sus amigos encontraron objetos de valor y los vendieron a prisioneros polacos a cambio de comida.

Un día Yoshúa y sus amigos fueron llevados a la puerta del campo de concentración. Yoshúa pensó que eran conducidos a las cámaras de gas para ser asesinados y les propuso que entonaran dos plegarias “Aní Maamin” y “Shema Israel”. Entonces fueron enviados a Lieberhausen y cuando se acercaba el Ejército Rojo fueron forzados a ir a la “Marcha de la Muerte”.

Por la noche dormían en la nieve. Debían comer caracoles y ranas para sobrevivir. En mayo de 1945, cuando Yoshúa y sus amigos rezaban las oraciones de la noche del viernes, el ejército de Estados Unidos liberó el campo. Tras la liberación, viajó a su pueblo de origen, donde encontró a sus hermanas, que habían sobrevivido a Auschwitz, y supo que su madre y sus hermanos, gemelos, habían sido asesinados en las cámaras de gas.

En marzo de 1947, Yoshúa y sus hermanas Shoshana y Rajel, inmigraron a Israel, pero los británicos interceptaron el barco y los enviaron a un campo de prisioneros en Chipre, donde aprendieron hebreo. En 1952, Yoshúa se casó con Rivka y tienen 3 hijos, 14 nietos y 33 bisnietos.

Yosef Labi

Yosef Labi nació en 1928 en Bengasi, Libia, en el seno de una familia religiosa de 19 miembros. En 1938, con la aplicación de las leyes raciales italianas en Libia, Yosef y sus compañeros de estudio judíos fueron enviados a una escuela separada, en cuya puerta había una Estrella de David. En 1940, sus padres murieron y sus hermanos mayores, que ya estaban casados, se hicieron cargo de él. En 1942 toda la familia fue deportada al campo de concentración Giabo, en Libia. Yosef fue expulsado a Italia.

En febrero de 1944, los alemanes lo deportaron al campo de concentración de Bergen-Belsen y en marzo de 1945, como parte de un intercambio de prisioneros, fue trasladado a Francia y de allí a España y Portugal.
Yosef volvió a Bengasi, donde conoció a soldados de la Brigada Judía del Ejército Británico, quienes le propusieron viajar a Israel. “Ellos vestían a los jóvenes con uniformes de la Brigada y les daban un permiso de vacaciones, para que pudieran huir a Israel”, recuerda en su testimonio en Yad Vashem. Ya en Israel, se unió como voluntario en el Palmaj y luchó en la Guerra de Independencia. Yosef se casó con Yvonne, tienen un hijo y una hija y una bisnieta.

Yosef conserva hasta hoy el Talit que recibió en su Bar Mitzva en Bergen-Belsen.

Jaim Grosbein

Jaim Grosbein nació en Polonia en 1937 en una familia religiosa de cuatro miembros. En julio de 1941, los alemanes ocuparon su ciudad natal, Dolhinow. En abril de 1942, los judíos de la ciudad fueron internados en un gueto. Cuando el padre y el primo de Jaim salieron del gueto con uno de los grupos de trabajo forzado, los alemanes los asesinaron. Jaim y el resto de su familia se escondieron en un pozo bajo un horno. Cuando el refugio fue descubierto, la mayoría de ellos fueron forzados a salir y luego fusilados o golpeados hasta la muerte. Jaim y su primo Rishka se escondieron en las esquinas del pozo, y no fueron vistos.

De allí huyeron a un bosque, donde se encontraron con grupos de judíos y partisanos. Los partisanos decidieron enviar a los judíos, incluyendo Jaim, detrás de las líneas enemigas. Durante la larga marcha, fueron emboscados por los alemanes y Jaim recibió un disparo en la pierna. Su tía Dvosia lo llevó sobre su espalda, pero finalmente se vio obligada a dejarlo atrás. Un grupo de partisanos rusos encontraron a Jaim y lo enviaron a su enfermería, donde un médico judío lo operó sin anestesia.

Cuando los partisanos abandonaron el lugar, Jaim se quedó completamente solo. Dormía en zanjas en el suelo, hizo una lanza de madera para defenderse, aprendió a hacer fuego, a cazar víboras para alimentarse y a beber en el bosque. Dos años después llegó a un campamento de partisanos y fue transferido a un orfanato territorio bielorruso liberado.

A principios de los años 60 llegó a Israel. En 1965 se casó con Aliza y tienen dos hijos y cinco nietos.

Lonia Rozenhoch

Lonia Rozenhoch nació en 1920 en Radom, Polonia, en una familia de cinco integrantes. A los 17 años de edad, Lonia comenzó a estudiar en la Universidad de Varsovia. Cuando Alemania invadió Polonia en septiembre de 1939, regresó a la casa de sus padres. En abril de 1941, todos los judíos de Radom fueron llevados al gueto de la ciudad.

Uno de sus amigos le ofreció huir a territorio bajo dominio soviético, pero Lonia decidió permanecer con su familia.

Lonia se casó con su amigo de la infancia, Moniek Rakocz, pero fue trasladada junto con sus dos hermanas a un campo de trabajo en una fábrica de armas. Allí, también, rechazó la oferta de un trabajador ucraniano de abandonar el campo para vivir afuera, como cristiana. En dos operativos nazis en agosto de 1942, los judíos de Radom fueron deportados al campo de concentración de Treblinka. Allí fueron asesinados sus padres.

En julio de 1944, debido a que el Ejército Rojo se acercaba, Lonia y sus hermanas fueron llevadas en una marcha de la muerte a través de Polonia, y luego enviadas en tren a Auschwitz. Allí les tatuaron los números de los campos de concentración en sus brazos, les afeitaron la cabeza y les quitaron todas las pertenencias, incluidas las fotografías de sus familias.

En abril de 1945, las hermanas fueron puestas en libertad en un intercambio de prisioneros. Se fueron a Suecia, donde Lonia comenzó a trabajar como maestra para niños sobrevivientes del Holocausto y en la Aliá juvenil. En marzo de 1948, Lonia abordó un barco con destino a Haifa. Se trasladó al Kibbutz Afikim, donde se casó con Yaacov y trabajó como maestra de jóvenes inmigrantes.

Lonia y Yaacov tienen tres hijos, seis nietos y tres bisnietos.

RL

Deja un comentario