August 17, 2017

La ola de calor extremo de los últimos días provocó grandes daños a la agricultura

AJN.- El intenso calor y tormenta de arena de los últimos días causaron la aceleración del proceso de maduración de las frutas, que ahora inundan el mercado. Los agricultores israelíes deberán absorber las pérdidas derivadas de la caída de los precios y verse obligados a destruir cosechas, debido al exceso de oferta. “Un daño enorme”. La extraordinaria ola de calor de los últimos días ha provocado considerables perjuicios al sector agrícola, que se estiman en decenas de millones de shekels. La mayor parte de dichos efectos se centraron en la fruta, debido a que el calor aceleró el proceso de maduración, especialmente de duraznos, damascos y ciruelas. “El daño es enorme. En lugar de que la fruta madure en tres semanas, el calor hace que esté lista en dos o tres días”, dijo al sitio de noticias Walla Dror Almagor, agricultor de Moshav Bitzaron, en el sur del país. Según Almagor, el daño en este caso es doble: por una parte, un tercio de la fruta se desperdicia, y al mismo tiempo en el mercado no es necesaria tanta cantidad de fruta madura”. “En lugar de comercializar la fruta en un lapso de tres semanas, todos debemos hacerlo en dos o tres días. El mercado está inundado y la oferta es muy superior a la demanda, por lo que nos vemos obligados a bajar los precios de manera espectacular. Si en tiempos normales vendo damascos a 4 shekels, entonces puedo venderlas a un máximo de dos y medio. Soy agricultor desde hace 34 años y nunca he visto algo así “, dijo Almagor. “Cuando termine este día de trabajo tan difícil me secaré las lágrimas y seguiré adelante, no hay alternativa. Es el trabajo que elegí”, expresó el agricultor. Roni Bar-Ness, presidente del Consejo Nacional de Agricultura y también agricultor, explicó que los daños fueron causados ​​principalmente a las plantaciones de frutas de verano en el sur y centro del país. “Se aceleró la maduración y se hizo muy difícil cosechar todo. En condiciones normales, los frutos maduran más lentamente y el calor aceleró la maduración “, dijo Bar-Ness.” El daño es grande, pero todavía es demasiado pronto para cuantificar su alcance. La increíblemente intensa ola de calor afectó a todo el país, pero en el centro y sur es la temporada de cosecha de estas frutas, por lo que, naturalmente, hay daños mayores “. R.L

  • por R.L.
  • 18 Mayo, 2016
  • Israel
  • 79 Vistas

AJN.- El intenso calor y tormenta de arena de los últimos días causaron la aceleración del proceso de maduración de las frutas, que ahora inundan el mercado. Los agricultores israelíes deberán absorber las pérdidas derivadas de la caída de los precios y verse obligados a destruir cosechas, debido al exceso de oferta. “Un daño enorme”.

La extraordinaria ola de calor de los últimos días ha provocado considerables perjuicios al sector agrícola, que se estiman en decenas de millones de shekels. La mayor parte de dichos efectos se centraron en la fruta, debido a que el calor aceleró el proceso de maduración, especialmente de duraznos, damascos y ciruelas.

“El daño es enorme. En lugar de que la fruta madure en tres semanas, el calor hace que esté lista en dos o tres días”, dijo al sitio de noticias Walla Dror Almagor, agricultor de Moshav Bitzaron, en el sur del país. Según Almagor, el daño en este caso es doble: por una parte, un tercio de la fruta se desperdicia, y al mismo tiempo en el mercado no es necesaria tanta cantidad de fruta madura”.

“En lugar de comercializar la fruta en un lapso de tres semanas, todos debemos hacerlo en dos o tres días. El mercado está inundado y la oferta es muy superior a la demanda, por lo que nos vemos obligados a bajar los precios de manera espectacular. Si en tiempos normales vendo damascos a 4 shekels, entonces puedo venderlas a un máximo de dos y medio. Soy agricultor desde hace 34 años y nunca he visto algo así “, dijo Almagor.

“Cuando termine este día de trabajo tan difícil me secaré las lágrimas y seguiré adelante, no hay alternativa. Es el trabajo que elegí”, expresó el agricultor.

Roni Bar-Ness, presidente del Consejo Nacional de Agricultura y también agricultor, explicó que los daños fueron causados ​​principalmente a las plantaciones de frutas de verano en el sur y centro del país.

“Se aceleró la maduración y se hizo muy difícil cosechar todo. En condiciones normales, los frutos maduran más lentamente y el calor aceleró la maduración “, dijo Bar-Ness.” El daño es grande, pero todavía es demasiado pronto para cuantificar su alcance. La increíblemente intensa ola de calor afectó a todo el país, pero en el centro y sur es la temporada de cosecha de estas frutas, por lo que, naturalmente, hay daños mayores “.

R.L

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario