septiembre 20, 2017

Macron busca obtener el voto judío en Francia

AJN.- Emmanuel Macron, candidato a presidente de Francia con tan solo 39 años, está haciendo campaña para obtener votos de la comunidad judía de cara a las elecciones del domingo próximo.

AJN.- Cuando Francia asista a las urnas el domingo, la comunidad judía se enfrentará a una elección única: votar en el espíritu de los judíos estadounidenses, priorizando los principios de bienestar y los valores democráticos liberales, o en la postura israelí, con la seguridad en primer lugar.

Macron apuesta por la primera, apelando a los valores de la comunidad judía compartidos con la República Francesa de libertad, igualdad y fraternidad.
“Sabe que hay un peligro real de un doble extremismo -desde la extrema derecha con Marine Le Pen y de la extrema izquierda”, dijo Gilles Taieb, un destacado miembro de la comunidad judía francesa que se unió a En Marche de Macron. En agosto. “Comprende las necesidades específicas de la comunidad judía”.

A lo largo de las ciudades más grandes de Francia, donde se concentran los judíos restantes, hasta 10 guardias armados protegen cada sinagoga diariamente desde que una emergencia nacional entró en vigor hace más de dos años.

Esas cifras aumentan en las fiestas mayores, tales como las pascuas pasadas, así como en el día de reposo. De hecho, los judíos franceses han huido del país por temor a la violencia contra ellos para Israel y los Estados Unidos en un ritmo constante desde mediados de los años 2000, y las autoridades francesas temen que un nuevo ataque de alto perfil contra los judíos o sus instituciones garantice La salida del resto.

Los altos funcionarios de la campaña dijeron al The Jerusalem Post que Macron considera a Le Pen como una amenaza para los judíos franceses, tejida de la misma tela que su padre, Jean-Marie Le Pen, que minimizó el Holocausto durante su propio ascenso político. Durante años, Le Pen trató de distanciarse de los comentarios de su padre, visto como un reconocimiento de que el antisemitismo velado no sería un buen presagio para un candidato lanzando una campaña nacional seria.

Sin embargo, en las últimas semanas, ha hecho comentarios propios que sugieren que comparte las opiniones de su padre.
Los esfuerzos de Le Pen por reclutar a judíos franceses giran en torno a su abierta hostilidad hacia la comunidad musulmana, aproximadamente el 8% de la población, que incluso los políticos liberales dicen que es responsable de la mayoría de los actos de violencia y vandalismo contra los judíos franceses. Ella reclama sustancial apoyo judío basado en su promesa de acabar con la inmigración. Pero sus puntos de vista sobre “la franqueza” y la “alteridad cultural” también plantean riesgos para la comunidad judía.

Le Pen dice que los judíos tendrán que elegir entre conservar la ciudadanía francesa y obtener la ciudadanía israelí: No se les permitirá mantener ambos si ella tiene su camino, ya que busca eliminar la doble ciudadanía por completo. A medida que se esfuerza por librar a los musulmanes franceses del derecho de usar el velo, también ha sugerido que los judíos franceses deben “sacrificar” a la kippa en su abrazo de la laicidad francesa pura. Y justo este mes, negó el papel de Francia en una importante redada de judíos durante la ocupación alemana que ha llegado a significar la coordinación francesa con los nazis durante el Holocausto.

Macron afirma que una amenaza igualmente significativa para los judíos franceses proviene de la izquierda, de la cual Jean-Luc Mélenchon, fundador del Partido de Izquierda comunista, se está ejecutando como un independiente. Mélenchón es muy crítico de Israel y vocal en su apoyo a la causa palestina. Él cuestiona hasta qué punto el antisemitismo se ha extendido por toda Francia, y ha sido acusado de minimizar las tragedias que han sufrido la comunidad judía francesa en los últimos años.

En el pasado, Mélenchón pidió el derecho a regresar para los refugiados palestinos desplazados en 1948, una política que Israel dice socavaría de un solo golpe su estatus de Estado judío, y caracterizó el conflicto israelí-palestino como “colonial” en su Dimensiones, cuestionando fundamentalmente el sionismo y el derecho de Israel a existir. Durante la operación de Israel en Gaza en 2014, defendió a los alborotadores de Sarcelles que se dirigían a negocios judíos ya una sinagoga.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario