July 27, 2017

Medio Oriente/ Miles de personas se reunieron para homenajear a las 250 víctimas del atentado en Bagdad

AJN.- Miles de iraquíes se reunieron anoche en Bagdad, en el sitio donde fue perpetrado el múltiple atentado en el que murieron al menos 250 personas. Los presentes homenajearon a las víctimas y expresaron solidaridad con sus familias y con cientos de heridos y afectados. El primer ministro aceptó la renuncia del ministro del Interior, y la violencia continúa. El domingo, un atacante suicida detonó un coche bomba en el distrito de Karrada, en Bagdad. Se trata de una zona comercial muy popular, que en ese momento estaba repleta de familias que realizaban las compras previas a Eid al-Fitr, la celebración que marca el final del mes sagrado de Ramadán. Anoche, esa calle ahora flanqueada por los restos carbonizados de edificios quemados en el ataque reivindicado por ISIS, se llenó de gente, algunos con banderas iraquíes, otros portando velas. Muchos lloraban y se golpeaban el pecho, en señal de duelo por las víctimas. Algunos grupos de cristianos portaban imágenes de la Virgen María, mientras que los miembros uniformados de Asaib Ahl al-Haq llevaban banderas de la milicia chií. Este último atentado, dejó un saldo de 250 muertos, muchos de los cuales pertenecían a la misma familia. Lo que comenzó como un día de fiesta y celebración para los musulmanes, que cientos de familias estaban disfrutando, finalizó en masacre, duelo y dolor. Lo sucedido provocó la ira generalizada de los iraquíes, y buena parte de la población acusa al Gobierno de no hacer lo suficiente para protegerlos. Mientras tanto, el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, aceptó la renuncia presentada por su ministro del Interior, Mohammed Ghabban. El funcionario había criticado el sistema de seguridad calificándolo de defectuoso desde la base y dijo que ya no podía aceptar la responsabilidad por las consecuencias, pidiendo una serie de cambios que, en última instancia, aumentarían el poder del ministerio. Los medios locales e internacionales informaron que al-Abadi aceptó la renuncia de Ghabban, pero el primer ministro no hizo ningún comentario al respecto. RL

AJN.- Miles de iraquíes se reunieron anoche en Bagdad, en el sitio donde fue perpetrado el múltiple atentado en el que murieron al menos 250 personas. Los presentes homenajearon a las víctimas y expresaron solidaridad con sus familias y con cientos de heridos y afectados. El primer ministro aceptó la renuncia del ministro del Interior, y la violencia continúa.

El domingo, un atacante suicida detonó un coche bomba en el distrito de Karrada, en Bagdad. Se trata de una zona comercial muy popular, que en ese momento estaba repleta de familias que realizaban las compras previas a Eid al-Fitr, la celebración que marca el final del mes sagrado de Ramadán.

Anoche, esa calle ahora flanqueada por los restos carbonizados de edificios quemados en el ataque reivindicado por ISIS, se llenó de gente, algunos con banderas iraquíes, otros portando velas. Muchos lloraban y se golpeaban el pecho, en señal de duelo por las víctimas.

Algunos grupos de cristianos portaban imágenes de la Virgen María, mientras que los miembros uniformados de Asaib Ahl al-Haq llevaban banderas de la milicia chií.

Este último atentado, dejó un saldo de 250 muertos, muchos de los cuales pertenecían a la misma familia. Lo que comenzó como un día de fiesta y celebración para los musulmanes, que cientos de familias estaban disfrutando, finalizó en masacre, duelo y dolor. Lo sucedido provocó la ira generalizada de los iraquíes, y buena parte de la población acusa al Gobierno de no hacer lo suficiente para protegerlos.

Mientras tanto, el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, aceptó la renuncia presentada por su ministro del Interior, Mohammed Ghabban.

El funcionario había criticado el sistema de seguridad calificándolo de defectuoso desde la base y dijo que ya no podía aceptar la responsabilidad por las consecuencias, pidiendo una serie de cambios que, en última instancia, aumentarían el poder del ministerio.

Los medios locales e internacionales informaron que al-Abadi aceptó la renuncia de Ghabban, pero el primer ministro no hizo ningún comentario al respecto.

RL

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Deja un comentario