Seguinos en las redes

Opinión

524 años después. Por Pilar Rahola*

AJN.- “Los hechos cabalgan entre tres fechas: 12 de enero de 1493 y 12 de enero y 29 de junio del 2017: un periodo que abarca 524 años y que, sin embargo, no ha sido óbice para hacer justicia. Se trata de la decisión que tomó a principios de año monseñor Corrado Lorefice, arzobispo de Palermo, de ceder gratuitamente ( commodato d’uso) el oratorio de Santa María del Sábado a la comunidad judía local para que pudiera instaurar, en dicho edificio, la antigua sinagoga de Palermo”.

Publicada

el

Pilar-Rahola-efe

El jueves pasado, en el palacio arzobispal de Palermo, hubo un acontecimiento esperanzador y bello. Era el colofón de un hecho anterior, cuyo profundo simbolismo nacía de la reparación histórica y de la voluntad de entendimiento. En estos tiempos de gentes que matan en nombre de dioses oscuros, una noticia de esta fuerza nos recuerda que los únicos dioses posibles habitan en la luz.

Los hechos cabalgan entre tres fechas: 12 de enero de 1493 y 12 de enero y 29 de junio del 2017: un periodo que abarca 524 años y que, sin embargo, no ha sido óbice para hacer justicia. Se trata de la decisión que tomó a principios de año monseñor Corrado Lorefice, arzobispo de Palermo, de ceder gratuitamente ( commodato d’uso) el oratorio de Santa María del Sábado a la comunidad judía local para que pudiera instaurar, en dicho edificio, la antigua sinagoga de Palermo. Monseñor escogió el 12 de enero porque ese mismo día, cinco siglos ­antes, se cumplía el plazo dictado por el rey Fernando el Católico para que los judíos abandonaran Sicilia, no en vano Sicilia formaba parte de la co­rona catalana, confederada con la ­castellana por el matrimonio de Fernando con Isabel. Fue entonces cuando la Iglesia de Palermo confiscó la Gran Sinagoga de la capital siciliana, la derrocó y, sobre sus ruinas, erigió la iglesia de San Nicolás de Tolentino y el oratorio de Santa María del Sábado. Y hoy, un arzobispo católico la retorna a la comunidad judía, 524 años después.

Un proverbio judío asegura que la espada apareció en este mundo debido al retraso de la justicia, y en consecuencia lógica, cuando aparece la justicia, retrocede la espada. Así ha sido con este gesto de la Iglesia católica, cuyo profundo simbolismo se asienta en tres virtudes trascendentes: la reparación de un acto injusto, el mensaje de la concordia espiritual y el triunfo de la tolerancia por encima de la arrogancia, la prepotencia y el poder. Tantos siglos después, un gesto de generosidad católica repara algo del inmenso dolor que, en nombre de la cruz, se infligió al pueblo judío.

Como todo acto bueno tiende a multiplicarse, la Fundación Raoul Wallenberg –que se concentra en premiar a “los salvadores”, tanto de vidas humanas, como de patrimonio cultural– ha concedido su medalla de honor al arzobispo Corrado, una alta distinción que nunca, antes, había recaído en un representante de la Iglesia católica. Se cierra así un círculo de buenos actos y bellas intenciones que envía un mensaje revolucionario, en tiempos de desconcierto, confrontación y desencanto: los dioses son un instrumento para el bien cuando se miran a la cara y se sonríen. Y su mensaje espiritual sólo puede calar hondo cuando se basa en la justicia. En Palermo se acaba de reparar una maldad histórica. Con ello, la cruz católica y la Maguen David se han dado la mano y han recordado lo esencial: no hay Dios posible en la intolerancia.

* Política, escritora y periodista catalana

Dejá tu comentario

Opinión

El Papa enojado vuelve a ser Bergoglio

Agencia AJN.- No puede no estar en contra del aborto. Pero su alusión al nazismo es bronca e ir muy lejos.

Publicado

el

Por

papa argentina

Agencia AJN.- Es comprensible que el Papa condene el aborto. No podría decir otra cosa. Lo que no es comprensible es su exabrupto de vincular el aborto con el nazismo. Que es ir tan lejos como asociar a una parte grande de nuestra sociedad con el nazismo.

Dijo: “Todos se escandalizan por lo que hacían los nazis por la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo, pero con guantes blancos”. Y más: el aborto es “un homicidio de niños”. Es decir: un desafío a la voluntad de Dios.

El Papa está enfurecido por la despenalización en Diputados. Más que en Diputados, en su propio país. Para todo el mundo, el país del Papa. Nunca dijo nada sobre el aborto en los países que visitó. Lo descoloca acá y pierde autoridad afuera. Se supone que eso provocó la reacción visceral. También se supone que eso no justifica que compare la media sanción de la ley con el horror del nazismo.

El Papa siguió día a día y hasta el final el conteo de votos. Con la apelación a los crímenes nazis ha decidido jugar mucho más fuerte ahora sobre el Senado. Otra cosa que se supone es que el discurso es para quienes lo ven en la interna de la Iglesia como un Papa demasiado aggiornado.

Arremetió contra diputados y arremetió sobre todo contra Macri, al que acusa de impulsar el proyecto y operar para que fuera aprobado aunque había prometido neutralidad. Al Papa le toca influir sobre los católicos. A Macri no le toca influir ni sobre los católicos ni sobre los no católicos.

Hay una vieja factura entre ellos que volvió a ser presentada: Francisco dijo que la única familia de Dios es la de un hombre con una mujer. Una crítica al matrimonio igualitario que Macri cuando era jefe de Gobierno no frenó como el cardenal Bergoglio le pidió.

Aquel fue también un debate complejo y cruzado por las convicciones religiosas y las libertades individuales. Al fin de cuentas es el Congreso el que decide lo que corresponde y lo que no corresponde en la democracia.

Con el aborto legal hay algo más: una inocultable corriente social que lo empuja y que es signo visible de época. Una ola mucho más que feminista y con la que se puede coincidir o no pero que no se puede negar.

Cruza a la sociedad y cruza a la política. El kirchnerismo y la izquierda votaron casi sin fisuras. El peronismo y Cambiemos, divididos. Otro fenómeno de este proyecto: la irrupción de un bloque de diputadas de todos los partidos que operaron como un solo partido. Más que transversalidad, convicción pura. Macri dejó en libertad a sus legisladores que armaron dos grupos militantes y hasta se fotografiaron separados.

Hubo otra imagen que muestra la profundidad de esa grieta: la macrista Lospennato abrazada al cristinista Rossi. Lospennato es ahijada política de Monzó, que presidió la sesión con un crucifijo sobre la mesa.

El Papa enojado vuelve a ser a Bergoglio. Marcos Peña comentó en el gabinete que en la Iglesia quieren excomulgar a los que votaron por el aborto.¿Serán sólo los de Cambiemos? Para la reunión de la Pastoral Social redujeron las invitaciones oficiales a los amigos de Francisco: Vidal, Stanley y Esteban Bullrich.

Sólo el Papa entiende dónde encaja acá en todo esto la ley de medios kirchnerista que ayer reivindicó y con la que los Kirchner buscaron desguazar al Grupo Clarín y alinear a los medios con la plata del Estado. Nació como una venganza y creció como un negocio: con la excusa de enfrentar un supuesto monopolio armó un real monopolio paraestatal.

Por: Ricardo Roa
Fuente: Clarín

Seguir leyendo

Opinión

Ya podemos abolir el fútbol y levantar la copa mundial de la hipocresía. Por Miguel Wiñazki

Agencia AJN.- “Cabe imaginar entonces que para ser coherentes la Selección no jugará en Rusia, porque desde el Kremlin se decidieron las incursiones militares en Siria en complicidad con el tirano Bashar Al Assad que determinaron la muerte de miles de ciudadanos de ese país.”

Publicado

el

Por

Miguel-Wi

Agencia AJN.- Se suspendió el partido de fútbol entre Argentina e Israel en Jerusalén después de una protesta de militantes por las acciones del Estado Judío ante Palestina.

Cabe imaginar entonces que para ser coherentes la Selección no jugará en Rusia, porque desde el Kremlin se decidieron las incursiones militares en Siria en complicidad con el tirano Bashar Al Assad que determinaron la muerte de miles de ciudadanos de ese país.

Tampoco deberíamos jugar entonces ante Islandia, porque fuerzas de ese país conformaron las alianzas que invadieron Irak y Afganistán a sangre y fuego.

Tampoco contra Nigeria en protesta por las atrocidades perpetradas por el colectivo terrorista Boko Haram ante miles de víctimas, mujeres en su mayoría.

Por supuesto, hay que evitar Croacia, en solidaridad con los serbios quienes no convalidan la brutalidad croata en la guerra que los enfrentó y que mató a tantos: claro que los serbios tampoco fueron santos ni mucho menos.

Ni hablar de las pasadas alianzas croatas con los nazis.

Hay que advertir que no jugaremos contra España, por los enclaves coloniales en Ceuta y Melilla, por las verjas electrificadas en estos sitios que matan inmigrantes.

Tampoco contra Francia por sus políticas históricamente colonialistas ni contra Arabia Saudita por la opresión en ese país contra las mujeres ni contra Brasil, que encarceló a Lula, y por su pasado esclavista que no cede del todo habida cuenta de la discriminación que sigue existiendo…

En rigor, y por supuesto según esta línea de conducta, tampoco la Selección debiera presentarse jamás a jugar en Palestina; la franja de Gaza está dominada por el grupo terrorista Hamas, y en guerra con la Autoridad Palestina que gobierna Cisjordania

No juguemos con nadie. Ni con nosotros mismos que ni siquiera podemos lidiar con nuestros casos de corrupción.

Podemos abolir el fútbol, convertirnos en faro moral, y levantar la copa mundial de la hipocresía universal.

Fuente: Clarín

Seguir leyendo

Más leídas