noviembre 17, 2017

En el año del gran aniversario de Israel, los sionistas cristianos ven signos del Mesías

Agencia AJN.- Los partidarios del Estado judío endurecido creen que las profecías se están cumpliendo, 100 años después de la Declaración Balfour y 50 años después de la Guerra de los Seis Días.

Agencia AJN.- Cincuenta años desde la Guerra de los Seis Días, 100 años desde la Declaración Balfour, 150 años desde que Mark Twain visitó Palestina por primera vez.

Este fue un año de grandes aniversarios relacionados con Israel. Para los partidarios cristianos más intransigentes del Estado judío, el aluvión de hitos no es mera coincidencia sino más bien un presagio de profecías que se cumplen.

Cada medio siglo, creen muchos sionistas cristianos, la historia realiza un impulso concertado hacia su punto final: el regreso del Mesías a Jerusalem. De acuerdo con este patrón, algo trascendental le debería suceder a Israel antes de finales de 2017.

“Al leer la historia moderna de Israel, parece haber algo inusual en los ciclos de 50 años”, expresó David Parsons, vicepresidente de la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalem. “Significa que debemos esperar que ocurra algo increíble este año para impulsar aún más a Jerusalem e Israel en su destino profético”, agregó.

Los cristianos sionistas, la mayoría de los cuales son parte de la comunidad evangélica de 700 millones de personas en el mundo, se ven a sí mismos como los socios de los judíos en el plan de Dios. Al igual que muchos judíos ortodoxos, creen que después de una guerra mundial, el Mesías tomará el trono de un reino judío en Jerusalem y conducirá al mundo hacia la paz y la prosperidad.

Como cristianos, por supuesto esperan que el Mesías sea Jesús, mientras que los judíos todavía están buscando a su redentor. Pero a los cristianos sionistas les gusta hacer bromas: “Traigamos al Mesías, y entonces tal vez alguien pueda preguntarle si esta es su primera o segunda visita”.

Cuando Israel capturó el este de Jerusalem y sus lugares sagrados desde Jordania en la Guerra de los Seis Días de 1967, algunos cristianos vieron pruebas de que la era mesiánica estaba cerca. Comenzaron a recorrer la historia en busca de señales que podrían haber pasado por alto.

Se identificaron muchos de esos signos, desde “lunas de sangre” hasta accidentes del mercado de valores. Lo que inspiró a los sionistas cristianos fueron los ciclos de medio siglo que parecieron conducir a la Guerra de los Seis Días. Los defensores de esta teoría, incluido Jonathan Cahn, quien lo discutió en “The Harbinger”, su novela cristiana más vendida del 2012, la vinculó al “año jubilar” bíblico, que implica la reversión de la tierra a sus dueños originales.

Entonces, ¿qué pasó 50 años antes de 1967?

En 1917, los británicos derrotaron al Imperio Otomano y tomaron el control de Palestina. El 2 de noviembre, emitieron la Declaración Balfour comprometiéndose a apoyar el establecimiento de un “hogar nacional” judío en el territorio. Los sionistas finalmente expulsaron a los británicos de Palestina y, en 1948, fundaron el Estado de Israel.

Medio siglo antes, en 1867, dos visitantes de la Palestina otomana contribuyeron por separado a la narración de que Palestina había ido a la marmita desde que los judíos se habían ido. El arqueólogo británico Charles Warren condujo las primeras excavaciones principales del Monte del Templo en la Ciudad Vieja de Jerusalem y encontró lo que él pensaba que eran reliquias de la ciudad bíblica del Rey David.

Por su parte, el escritor estadounidense Mark Twain visitó Tierra Santa y registró sus observaciones en una memoria de viaje muy popular titulada “Los inocentes en el exterior, o el nuevo progreso de los peregrinos”. Twain coronó muchas páginas de observaciones poco halagüeñas con esta línea: “De todas las tierras que hay para paisajes tristes, creo que Palestina debe ser el príncipe”.

Mirando aún más hacia atrás, los sionistas cristianos señalaron 1517, el año en que los otomanos conquistaron Jerusalem. También es cuando se dice que Martin Luther publicó su manifiesto de protesta contra la Iglesia Católica, lanzando la Reforma Protestante.

Aunque los sionistas cristianos se disculpan por el antisemitismo de Luther King, creen que al popularizar el estudio bíblico individual como el medio de relacionarse con Dios, hizo posible que los cristianos vean la falsedad de la teología del reemplazo. De acuerdo con esta doctrina, que durante mucho tiempo fue un inquilino central de la Iglesia Católica y sigue siendo influyente, Dios tomó el título del pueblo elegido de entre los judíos y se lo dio a los cristianos.

Los cristianos sionistas tuvieron décadas para especular acerca de qué cambio histórico sucedería en 2017, medio siglo después de la Guerra de los Seis Días. En una conferencia para cristianos sionistas en Jerusalem el jueves titulada “Balfour a Nikki Haley: un siglo de diplomacia sionista cristiana”, una conjetura popular entre los aproximadamente 100 participantes evangélicos y judíos fue que el presidente Donald Trump cumpliría su promesa de campaña de mover el Embajada de los Estados Unidos desde Tel Aviv a Jerusalem. Pero, a sólo dos meses de terminar el año, el tiempo se acaba.

Bob O’Dell, un orador estadounidense en la conferencia y cofundador de Root Source, una plataforma que permite a los judíos israelíes enseñar la Biblia online a los cristianos, argumentó que el gran evento de 2017 podría estar sucediendo en los corazones de sus compañeros evangélicos. Además, señaló que vio un gran interés en el interés de la comunidad en Israel.

“Todos tienen una teoría, pero mi punto de vista es que lo que está sucediendo en este jubileo es una creciente conciencia de que los cristianos están liderando a las naciones en su apoyo a Israel. Creo que este será el cambio más importante de todos”, resaltó.

Donna Jollay, directora de relaciones cristianas de Israel 365, una empresa de medios de comunicación dirigida por judíos y dirigida a los evangélicos con noticias y contenido bíblico, enumeró docenas de señales de que los cristianos estaban guiando a Israel hacia la era mesiánica, junto con pasajes bíblicos relevantes.

Señaló a los nietos judíos de Trump, la retirada de Estados Unidos de la UNESCO por presuntas prejuicios contra Israel y la creciente inversión cristiana en el Estado judío. Los evangélicos de los Estados Unidos solo aportan 500 millones de dólares al año en turismo y caridad israelíes, y apoyan a su actual gobierno de derecha. “Es prácticamente todo”, sostuvo.

Los judíos estadounidenses, especialmente la mayoría que no son ortodoxos y políticamente liberales, son tradicionalmente recelosos del apoyo evangélico a Israel. Pero Josh Reinstein, fundador del Caucus de Aliados Cristianos, de 19 miembros, que busca promover la defensa cristiana en nombre de Israel, remarcó que también vió una creciente voluntad entre los judíos de aceptar la ayuda cristiana.

“Hemos visto los resultados. Sabemos que estas son personas que respaldan a Israel basadas en la fe, y que permanecerán en el largo plazo, independientemente de consideraciones políticas o económicas”, concluyó.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario