enero 23, 2018

Disputa por la lista de Schindler: una argentina la reclama como herencia

Agencia AJN.- La controversia es entre el Museo del Holocausto israelí y una escritora nacida en Buenos Aires que se convirtió en la heredera de la esposa de Schindler.

Agencia AJN.- Un informe del canal diez de la televisión israelí presentó este sábado una investigación sobre la polémica en torno a una valija con documentación correspondiente a Oskar Schindler, el empresario alemán que salvó la vida de más de mil judíos durante el Holocausto.

En 1999, 25 años después de la muerte de Oskar Schindler y dos antes de la muerte de su esposa, Emilie, llegó al Museo del Holocausto israelí “Yad Vashem” un envío desde Alemania que contenía una valija y paquetes con documentación perteneciente a quien salvó a judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Entre los documentos están los originales de las listas de Schindler, que llevados a Israel por el periodista alemán Ulrich Sam, actualmente residente de Jerusalem.

La controversia comenzó cuando Erika Rosenberg, escritora nacida en Buenos Aires y con nacionalidad alemana, aseguró que la valija, junto con la documentación, le pertenece a ella. Rosenberg fue amiga y biógrafa de Emily Schindler, y más tarde se convirtió en su heredera. “¿Cómo es que ellos tienen la valija y se han quedado con algo que no les pertenece? Qué me demuestren por qué ellos creen que les pertenece”, expresó la escritora.

“La valija estaba en Alemania. La misma fue contrabandeada a espaldas de la viuda para evitar una discusión a fondo sobre a quién le pertenece”, expresó el abogado Yair Maman, representante de Rosenberg en su demanda contra el museo Yad Vashem. “Me tratan como a una judía cualquiera ¿Por qué? ¿Porque no vivo en Israel?”, comentó indignada Rosenberg.

La escritora conoció a Emily Schindler a fines de la década de 1960 y asegura que gracias a la biografía que escribió sobre ella, la situación de la viuda del Justo entre las Naciones fue reconocida y por esto recibió la Orden de Mayo, el más alto honor dado a los extranjeros que no son jefes de Estado en la Argentina.

Antes de que la conociera, la situación de Emily era muy complicada debido a que el estado de salud de su marido se había deteriorado en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial e incluso sufrió un intento de asesinato. Además, la situación económica era muy mala y ambos recibieron ayuda por donaciones. Más tarde, Emily afirmó que la mayor parte del dinero se gastó en alcohol y fiestas con amantes mientras que ella se vio obligada a robar comida.

La situación empeoró cuando la familia Schindler se mudó a la Argentina para iniciar una aventura comercial, pero el negocio fracasó y las deudas aumentaron. Schindler decidió regresar a Alemania y dejó las enormes deudas con su esposa, a la que nunca volvería a ver. Rosenberg asegura que la condición de la viuda mejoró gracias a ella.

La escritora aseguró en el informe que el Yad Vashem sabía que la valija le pertenecía. En este marco, presentó una misiva que una representante del Ministerio de Asuntos Exteriores de Berlín envió a la institución bajo el título “¿A quién le pertenece la maleta de Schindler?”. Según la carta, el semanario Der Spiegel publicó que cada vez más evidencia indica que las listas de Schindler pertenecen legalmente a su viuda de 92 años. Asumiendo que Schindler no entregó los documentos, y éstos son, según los expertos legales, propiedad de su patrimonio y, por lo tanto, sus herederos.

En tanto, el Yad Vashem sostiene que la polémica es un intento de generar ganancias financieras con el fin de concretar subastas públicas de las pertenencias de Emily Schindler, que se llevaron a cabo poco después de su muerte y que nadie sabe quién está detrás de ellas. Las listas, por supuesto, valen mucho más. Años atrás apareció una copia de una de las listas y el precio ofrecido fue de tres millones de dólares.

El Dr. Chaim Gertner, director de los Archivos del Yad Vashem, sostiene que la doctora Rosenberg cuenta una historia imaginaria y en el pasado incluso demandó a varias instituciones diferentes en el mundo, pidiendo también las valijas, pero fueron rechazadas. “Los documentos en la maleta de Schindler llegaron legalmente al Yad Vashem”, aseguró, a la vez que añadió: “Si la documentación no estuviera en Yad Vashem, no me sorprendería que algún día la encuentren en E-Bay”.

En cualquier caso, el Tribunal Supremo dictaminó recientemente que para seguir la demanda, los actuantes deben presentar una orden de sucesión israelí y confirmar que no hay otros herederos.

Se rumorea que Oscar Schindler tiene dos hijos nacidos fuera del matrimonio y encontrarlos no es, obviamente, una tarea simple. Mientras tanto, la valija seguirá en el Yad Vashem, dejando atrás una historia controvertida sobre sus dueños.

FO

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario