Seguinos en las redes

Sin Categoría

Dos museos de Berlín devolvieron obras de arte robadas por los nazis

Agencia AJN.- Se trata de la colección de Margarete Oppenheim, que fue descripta como una de las más grandes y valiosas de Alemania.

Publicado

el

Dos museos de Berlín devolvieron obras de arte robadas por los nazis

Agencia AJN.- Dos museos de Berlín devolvieron a sus legítimos herederos las obras que una coleccionista judía liquidó a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

Fueron 11 obras del Museo de Artes Decorativas y el Skulpturensammlung que habían pertenecido a Margarete Oppenheim, cuya familia se vio obligada a venderlas a un precio irrisorio a los nacionalsocialistas en 1936.

Margarete Oppenheim, viuda del químico e industrial Franz Oppenheim, murió en 1935, seis años después de su marido. Su colección fue descrita como una de las más grandes y valiosas de Alemania, que contiene obras de impresionistas y pequeñas esculturas, así como porcelanas, mayólicas, lozas y trabajos en plata.

El Estado anunció el regreso de las obras de acuerdo con la Declaración de Washington firmada por 44 países que se comprometieron a buscar obras de arte perdidas hace mucho tiempo, que terminaron en museos y otras colecciones públicas.

Cinco de las 11 obras devueltas a los herederos de Oppenheim fueron recompradas por los museos: dos pinturas sobre temas religiosos cristianos de la escuela Donau del siglo XVI y tres objetos de porcelana del siglo XVIII producidos por las empresas Meissen y Frankenthal.

La Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano supervisó la devolución de unas 350 obras de arte y más de mil libros a los herederos de judíos perseguidos.

Su presidente, Hermann Parzinger, afirmó en un comunicado que estaba agradecido con los herederos por su papel al llegar a una “solución justa”, y agregó que la fundación se mantuvo dedicada a investigar la procedencia de las obras en los museos de Berlín.

Imke Gielen, portavoz de la firma de abogados Rowland & Associates, señaló que los herederos apreciaron el procedimiento de la fundación para el regreso de las obras, así como los “esfuerzos incansables de la organización” para descubrir la historia de las obras en su colección.

Según la fundación, Margarete Oppenheim había ordenado a los testamentarios de su patrimonio que subastaran sus obras después de su muerte “en el momento más apropiado” y reinvirtieran los fondos en su patrimonio. Pero debido a que la subasta tuvo lugar en mayo de 1936, en un momento en que se perseguía a los judíos y se los presionaba para que se deshicieran de sus propiedades a un valor muy poco favorable, se considera que la subasta fue ilegítima y forzosa, según la Declaración de Washington.

Continuar leyendo

Dejá tu comentario

Más leídas