enero 19, 2018

Entrevista. Emprendedora guatemalteca: “Visitar Jerusalem me llenó de espiritualidad, me conectó mucho más con mi fe”

Agencia AJN.- Así lo afirmó Alejandra Ruiz, emprendedora y docente guatemalteca, en una entrevista con la Agencia AJN luego de su viaje a Israel en el que participó de un curso sobre emprendimiento innovador, del que destacó los proyectos israelies: “Se ponen algo en mente y comienzan a buscar la forma de hacerlo posible”.

Agencia AJN.- Alejandra Ruiz, emprendedora y docente de la cátedra de Desarrollo de Emprendedores e Innovación abierta de la Universidad Rafael Landivar de Guatemala, dialogó con la Agencia AJN tras su viaje a Israel en el que participó como becaria en innovación.

-¿Cómo surgió el viaje a Israel? 
Yo tengo mi propia empresa, pero también trabajo en la Universidad Rafael Landivar como docente de la cátedra de Desarrollo de Emprendedores e Innovación abierta en un programa que se llama Open Innovation Challenge. Entonces, hablando con mi jefa, llegó esta oportunidad para poder viajar a Haifa a manos de la decanatura de la Universidad y me propusieron aplicar. De parte de la Embajada nos solicitaban que tuviéramos una carta de recomendación de nuestro empleador, y en este caso fue la Universidad, quien dijo que era la persona más indicada para aprovechar la oportunidad.

-¿Eran muchos los no judíos que se encontraban en Israel en ese momento?
Sí, de hecho creo que sólo había una judía. Honestamente, me sorprendió mucho ver la diversidad de religiones y personas que había, especialmente en Haifa.

-¿Qué fue lo que más pudo destacar del viaje?
El curso que yo iba se llamaba Emprendimiento Innovador y puedo decir que, para mí, lo que más se destacó fue la cultura. Fue realmente impresionante ver la forma en que los israelíes tienen ese sentimiento llamado Jutzpá, una forma de decir las cosas tan francamente pero siempre con el fin de ayudarte, y creo que de alguna manera es algo que nos falta un poquito tal vez del lado de América Latina o de América Central. Realmente necesitamos comenzar a ser más francos y apoyarnos los unos a los otros. La solidaridad, sobre todo, y no olvidar la historia, para obviamente seguir adelante y aprender de ella. A mí, en lo personal, también me gustó muchísimo, inclusive su forma de alimentación, que creo que es algo muy importante y que a muchos se nos ha ido olvidando un poco. Por ejemplo, el Shabat te permite respetar ese tiempo de descanso que creo que es crucial para el cuerpo. También me sorprendió mucho eso de tener tantas religiones conviviendo en un solo espacio y que todas se respetaran. Me pareció fenomenal.
En lo que se refiere al área a la que apliqué, Emprendimiento e Innovación, me sorprendió de gran manera la forma en que los israelíes son capaces de llevar a cabo sus proyectos. Se ponen algo en mente y comienzan a buscar la forma de hacerlo posible, quizás no necesariamente con la idea inicial. Me marcó mucho inclusive una frase que decía que todo lo que sucede en Israel sucede a pesar de los gobiernos.

-Pese a que Israel es un país en conflicto, ¿pudo sentirse segura?
Es lo más seguro que vi en mi vida. Viniendo de Guatemala, que es un país en el que constantemente convivimos con la violencia, para mí fue impresionantemente liberador poder salir a la calle sola, siendo mujer, de noche, portar mi cámara al cuello y ver que estaba segura. Obviamente que sé que había riesgos, porque siempre los hay estando en una zona de conflicto, pero me parece que han logrado desarrollar sistemas tan fuertes que hacen que la población esté segura en general, y eso me parece maravilloso.

-¿Qué pudo llevarse de este viaje a Israel? ¿Tiene en mente aplicar algo de todo lo aprendido allá?
Claro que sí. A nivel técnico y profesional, aprendí muchísimo y, de hecho, ya lo estoy poniendo en práctica en mis cátedras cuando doy capacitaciones tanto a estudiantes como a profesionales en mi país. Lamentablemente, en un mes no tuve tiempo de profundizar mucho, pero al menos compre el libro de Start-Up Nation, que también recomiendo muchísimo a quienes quieran aprender un poco sobre el estado de innovación de Israel. A nivel personal, modifiqué mi dieta. Comencé a incorporar varios de los alimentos que ellos consumen y ahora me siento con muchísima más energía. Me ayudó a conectarme un poco más con mi cuerpo y entender qué es lo que necesita. El haber visitado Jerusalem me llenó de espiritualidad, haberme conectado un poco más con mi fe. Israel se queda en lo más profundo de mi corazón y espero realmente poder volver algún día. No espero, volveré algún día.
Por último, y no menos importante, me llevé muchos amigos, ahora tengo una red de contactos en casi toda Latinoamérica.

GP-VC-EC

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario