Seguinos en las redes

Galería Multimedia

Hatikva: Concepciones, Recepciones y Reflexiones

Agencia AJN.- El Hatikva (“La Esperanza”) es un ejemplo perfecto del impulso creativo del movimiento sionista temprano y de su carácter casual y experimental. También ejemplifica los símbolos de los Estados nacionales modernos. Es un caso raro de creatividad ascendente. Texto de Edwin Seroussi*

Publicada

el

Agencia AJN.- La canción llegó a la consagración por parte de un Estado que la adoptó como su himno nacional en un viaje que involucraba energía de base en lugar de diseño legislativo, debido a los orígenes “folk” de su música y la reescritura del poema “Tikvatenu” de Naftali Herz Imber.

Los intentos de reconstruir los “verdaderos orígenes” de la melodía y el texto de Hatikva como se conoce en el presente generaron cientos de años de literatura sobre el tema. Esta búsqueda produjo teorías especulativas que son hoy obsoletas ya que conocemos las circunstancias precisas en las que se formó el poema de Imber y la música (adaptación de una melodía preexistente a un nuevo texto) detrás del cual se concibió Hatikva.

Un desencadenante inmediato para el presente ensayo fue el lanzamiento de un folleto titulado “Hatikva: pasado, presente y futuro. Un viaje interdisciplinario al himno nacional”, del pianista israelí y experto en apreciación musical Astrith Baltsan publicado (con dos CD) por el Ministerio de Educación de Israel en 2009.

Esta producción se convirtió en parte de campaña pública, presentada como “investigación revolucionaria actualizada” sobre el tema. Este espectáculo, que no es “actualizado” ni “revolucionario”, se presenta hoy en día como una gira mundial. El texto de Baltsan no solo deja de reconocer muchos estudios previos sustanciales sobre el tema, sino que, a pesar de una breve discusión sobre la recepción dividida de Hatikva en uno de sus capítulos, ofrece una postura ideológica general que sirve a una clara agenda nacionalista.

Sin embargo, el objetivo del presente ensayo no es necesariamente cuestionar o criticar la narrativa de Baltsan, sino contextualizarla dentro del marco más amplio de las narraciones literarias y académicas sobre Hatikva. Por lo tanto, se confía en el conocimiento común previamente publicado y reproducido por una larga cadena de autores, pero se aborda este conjunto de datos con las herramientas de la teoría crítica.

Estudiar Hatikva muestra cómo una cultura musical sionista distinta surgió en Palestina y se extendió por todo el mundo judío con notable velocidad. También muestra cómo su práctica en las ceremonias de instituciones judías, sinagogas, escuelas y movimientos juveniles, así como su distribución comercial en partituras y grabaciones comerciales a lo largo de las diásporas judías de Europa, Medio Oriente y Estados Unidos, fue un componente fundamental del sentimiento nacional judío moderno en las dos primeras décadas del siglo XX.

Finalmente, estudiar Hatikvah durante la crisis moderna de la comunidad judía en la Diáspora y la separación de grupos tras la solidaridad global durante la Segunda Guerra Mundial ofrece, por medio de un símbolo, una lección sobre las contradicciones diarias e inestables de la existencia israelí contemporánea.

Naftali Herz Imber (1856-1909) escribió el poema Hatikva con los primeros borradores probablemente realizados en Iaşi (Rumania) en 1877 o en Zloczow (Polonia, hoy Zolochev en Ucrania) en 1878. Aparentemente, el poeta revisó constantemente su poema añadiendo estrofas adicionales después de su traslado a Palestina en 1882.

Publicado por primera vez como Tikvatenu (“Nuestra esperanza”) en la inauguración de Imber, su inscripción dice “Jerusalem 1884”, probablemente refiriéndose a la última revisión antes de la publicación, pero ciertamente no a la fecha de su inicio.

Ésta es la traducción de las dos estrofas del poema que finalmente se presentó, después de varias alteraciones, en el himno israelí.

Mientras en el corazón, dentro,

un alma judía todavía anhela

y hacia adelante, hacia los confines del Este,

un ojo todavía mira hacia Sión,

aún no está perdida nuestra esperanza,

la esperanza de dos mil años

de ser un pueblo libre en nuestra tierra,

la tierra de Sión y Jerusalem.

*Edwin Seroussi recibió el premio Israel por musicología

Dejá tu comentario

Galería Multimedia

Video: Jerusalem, la capital de Israel

Agencia AJN.- ¡Bienvenido a Jerusalem, la capital del Estado de Israel!

Publicado

el

Por

jerusalem

Agencia AJN.- Hace 3.000 años, el rey David hizo de Jerusalem su capital. Desde el restablecimiento del Estado judío en su patria ancestral en 1948, sirve como capital de Israel, donde los líderes mundiales se reúnen con los líderes del país.

En esta ciudad se encuentran la mayoría de los ministerios del gobierno, así como el Parlamento, el Tribunal Supremo y el muchas instituciones nacionales.

Mirá el video para hacer un emotivo recorrido por Jerusalem.

Seguir leyendo

Galería Multimedia

Video de la partitura original de la emblemática canción Jerusalem de oro

Agencia AJN.- En el marco del 70º aniversario de la independencia, la Agencia AJN visitó la Universidad Hebrea de Jerusalem en donde funciona la Biblioteca Nacional y Universitaria Judía, donde se encuentra atesorado material valiosísimo de la historia antigua y contemporánea del pueblo hebreo. Entre las 318 partituras originales se cuentan obras de Paul Ben-Haim, Dubi Seltzer o Naomi Shemer, la autora de Ierushalaim shel zahav.

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2018-05-02 at 16.08.29

Agencia AJN.- En el marco del 70º aniversario de la independencia del Estado de Israel, la Agencia AJN visitó la Universidad Hebrea de Jerusalem en donde funciona la Biblioteca Nacional y Universitaria Judía, en Jerusalem, donde se encuentra atesorado material valiosísimo de la historia antigua y contemporánea del pueblo hebreo.

Entre otros, allí funciona el Departamento de Música, que recopila grabaciones, documentos, manuscritos de compositores y cantantes, partituras y libros y es dirigido por la musicóloga y bibliotecaria Gila Flam, quien en el video adjunto sirve de guía por el sector de textos en diversos idiomas y culturas, tanto la israelí como la ashkenazí [proveniente de la mayoría de Europa] o la sefaradí [de la parte mediterránea del Viejo Continente, el norte de África y Medio Oriente], instrumentales o en hebreo, ídish, ladino, etc., de diferentes partes del mundo.

Partitura Jerusalem de Oro

Partitura Jerusalem de Oro

Entre las 318 partituras originales se cuentan obras de Paul Ben-Haim, Dubi Seltzer o Naomi Shemer, la autora -entre otras afamadas piezas- de la emblemática canción Ierushalaim shel zahav [Jerusalem de oro, ver captura].

Sin saber que semanas después estallaría la Guerra de los Seis Días, el entonces alcalde de la capital, Teddy Kolleck, le encomendó en 1967 a la prestigiosa poetisa y compositora que escribiera una canción dedicada a la Ciudad Santa, con motivo de Iom Haatzmaut (Día de la Independencia).

Ésa fue la génesis del famoso tema que expresa el anhelo del pueblo judío de regresar a ella y reedita la promesa de los profetas en el exilio babilónico de nunca olvidarla.

Gila Flam

Gila Flam

A las 10.15 hs. del 7 de junio se izó la Bandera del Estado de Israel en la explanada del Kótel Hamaarabí (Muro Occidental, mal llamado “de los Lamentos”) y el gran rabino de Tzahal (Ejército de Defensa de Israel), Shlomo Goren, tocó el shofar (tradicional cuerno de carnero utilizado antiguamente para convocar al pueblo), en histórica señal de que el lugar más sagrado había vuelto a manos propias.

Por ello, Shemer le agregó dos estrofas a su obra, en honor a la victoria, en las cuales rescata: “volvimos a los pozos de agua, el mercado y las plazas” y otra vez “descenderemos al mar Muerto por el camino de Jericó”.

Edwin Seroussi, Premio Israel; Daniel Berliner director de la Agencia AJN y Gila Flam, musicóloga

Edwin Seroussi, Premio Israel; Daniel Berliner director de la Agencia AJN y Gila Flam, musicóloga

Seguir leyendo

Más leídas