diciembre 11, 2017

SodaStream ingresa al mercado latinoamericano a través de Argentina

Agencia AJN.- La empresa israelí invertirá 36 millones de dólares en su primera planta industrial en Argentina como puerta de entrada a la región.

Agencia AJN.-La compañía israelí de estabilizadores SodaStream comenzará a operar en Argentina como un primer paso para vender sus productos en toda América Latina. La compañía invertirá aproximadamente 36 millones de dólares en su primera planta industrial en el país sudamericano.

“Aquí será el primer país donde vamos a instalar una oficina, luego iremos a Brasil, Uruguay, Chile y Colombia. Para nosotros, Argentina es la capital de América Latina”, anunció el director general de SodaStream, Daniel Birnbaum, el jueves pasado en Buenos Aires.

Entre los factores que desencadenaron la decisión de establecer la planta en Argentina se encuentran el gran consumo de gaseosas y los recientes acuerdos firmados entre Argentina e Israel. Argentina es el segundo mayor consumidor de gaseosas del mundo, con 80 litros per cápita por año, detrás de Alemania, con un consumo de gaseosas de 160 litros.

En septiembre pasado, durante la primera visita de un primer ministro israelí a la Argentina y la región, Benjamín Netanyahu y el presidente argentino Mauricio Macri firmaron un acuerdo de cooperación entre los países para promover la inversión y el comercio.

En septiembre de 2011, Argentina firmó un acuerdo de libre comercio con Israel. El acuerdo comercial de Israel con los países que pertenecen al mercado conjunto sudamericano conocido como Mercosur entró en vigencia en junio de 2010 y en septiembre de 2011 con Argentina.

La planta en Argentina producirá los equipos de fabricación de refrescos para el mercado argentino, así como algunas mercancías que serán enviadas a la región. La fábrica empleará aproximadamente a 100 personas.

La compañía israelí lanzó también un sitio web en español y vende sus productos en las principales ciudades de todo el país.

En octubre de 2014, SodaStream anunció que cerraría su fábrica en el asentamiento de Maale Adumim en la Ribera Occidental y se trasladaría al sur de Israel ante la presión del movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), que busca dañar a la economía de Israel sobre sus políticas hacia los palestinos.

El movimiento afirmó que SodaStream discriminaba a los trabajadores palestinos y pagaba a algunos menos que a los trabajadores israelíes. Unos 500 empleados palestinos perdieron sus trabajos en ese momento. La compañía ahora cuenta con más de 1.400 empleados en el parque industrial Idan Hanegev, cerca de Rahat, un tercio de los árabes beduinos de los alrededores.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario