July 24, 2017

Opinión: “Marine Le Pen es antisemita como su padre”

AJN.- Por Ben-Dror Yemini. La izquierda radical y la derecha radical en Europa tienen algo en común: el odio y el racismo. Incluso cuando los líderes de los partidos de extrema derecha se desvinculan de los comentarios antisemitas, las encuestas demuestran que los enemigos musulmanes también son enemigos de los judíos.

AJN.- Por Ben-Dror Yemini. La izquierda radical y la derecha radical en Europa tienen algo en común: el odio y el racismo. Incluso cuando los líderes de los partidos de extrema derecha se desvinculan de los comentarios antisemitas, las encuestas demuestran que los enemigos musulmanes también son enemigos de los judíos.

Durante años, Marine Le Pen trató de explicarle a Francia y al mundo que no estaba siguiendo el camino de su padre. Su padre, Jean-Marie Le Pen, fundador del partido del Frente Nacional, fue condenado por un tribunal francés tras describir las cámaras de gas utilizadas en los campos de concentración durante el Holocausto como un “detalle” de la historia. Después de que su hija fuera elegida líder del Frente Nacional, y continuó haciendo comentarios polémicos, no vaciló en expulsarlo de su posición como presidente honorario del partido.

Ahora, es Marine Le Pen. Haciéndose eco de un sentimiento común en los círculos anti-seníticos, dijo el lunes que Francia no era responsable de deportar a los judíos a los campos de exterminio nazis.

La plataforma del Frente Nacional no es antisemita. En muchos sentidos, anunció el cambio que atraviesa Europa. Según las encuestas de opinión pública, los europeos mantienen puntos de vista que están más cerca de los puntos de vista del presidente de Estados Unidos Donald Trump que los estadounidenses. Mientras que la mayoría de los estadounidenses no estaban encantados con la orden ejecutiva del presidente sobre inmigración, el 55 por ciento de los europeos -según una encuesta realizada en ocho países líderes- expresó su apoyo a la restricción de la inmigración musulmana. En Alemania, que abrió sus puertas a una inmensa ola de inmigración, el 51 por ciento estaba a favor de limitar la entrada de los musulmanes.

Las tendencias conservadoras y el cambio hacia la derecha se están recibiendo en la derecha israelí con una simpatía inconfundible. En cierto nivel, la simpatía es definitivamente necesaria. Las opiniones de la derecha europea sobre Israel son más razonables, ya veces incluso favorables. El político holandés Geert Wilders es a la vez un extremista derechista y un ardiente partidario de Israel, y no es antisemita. El cuadro, sin embargo, está lejos de ser atractivo. La mayoría de los partidos de extrema derecha en Europa sufren un cierto nivel de antisemitismo. Los peores son el Golden Dawn en Grecia y Jobbik en Hungría, seguido por el Partido de la Libertad de Austria, que casi ganó la presidencia del país.

Algunos de estos partidos se desarrollaron en un claro contexto neonazi. Algunos están tratando de sacudirse la antigua herencia, pero no siempre funciona. El Frente Nacional, por ejemplo, ha permanecido como una incubadora de antisemitas, a pesar del supuesto cambio de Marine Le Pen.

Los judíos han comenzado a creer que este cambio es real también. Según una encuesta, del 7 al 8 por ciento de los judíos de Francia votaron por Le Pen en la anterior elección presidencial. Resulta, sin embargo la hija, como el padre, sufre de la misma enfermedad europea antigua. Ella también es antisemita.

El punto más importante es que incluso cuando los líderes de partidos de extrema derecha se desvinculan de los comentarios antisemitas, diferentes encuestas que se han llevado a cabo en Europa en los últimos años demuestran que los enemigos musulmanes también son aborrecedores de los judíos y algunos de los que declaran apoyo a Israel se refieren principalmente al Israel que, a sus ojos, lucha contra los musulmanes. No a Israel como un Estado judío y democrático.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Deja un comentario