August 17, 2017

The Guardian: “Los israelíes se sienten avergonzados y desconcertados cuando sus familiares vuelven a casa después de luchar con ISIS”

AJN.-El periódico británico The Guardian asegura que 50 ciudadanos árabes israelíes se unieron a la organización Estado Islámico en los últimos 4 años y que muy pocos de ellos regresaron a Israel a contar sus historias. El artículo cita el testimonio de dos familias – de clase media, laicas, profesionales y que hablan hebreo – completamente sorprendida por la decisión de sus hijos de unirse a ISIS.

  • por R.L.
  • 27 Octubre, 2016
  • Israel
  • 53 Vistas

El periódico británico The Guardian dedicó un artículo de investigación a los ciudadanos árabes israelíes que se desplazaron a Siria para poder luchar junto a la organización Estado Islámico. De acuerdo a The Guardian, son unas 50 personas, y muy pocos de ellos regresaron a Israel.

En ese grupo, el diario destaca a Sabareen Zbeidt, de 30 años, y su marido, Wissam, de 42, que regresaron al Aeropuerto Ben Gurion el mes pasado con sus tres hijos – de entre tres y ocho años de edad- a consciencia de que se enfrentarían a penas de cárcel.

Su regreso marcó el final de un viaje de un año a través de las brutalidades y la pobreza del autoproclamado califato de Isis en Siria e Irak, donde Wissam combatió con el grupo, mientras que Sabareen trabajaba supervisando las cámaras de seguridad en un hospital.

Desilusionados, y con Wissam herido en una pierna en un enfrentamiento con el ejército iraquí, finalmente fueron persuadidos por sus familias para volver a casa. En el décimo intento de cruzar la peligrosa frontera con Turquía, finalmente lograron salir de Siria después que los padres de Sabareen pagaran varios miles de dólares a traficantes de personas. Además, debieron drogar a la menor de los niños para mantenerla en silencio. El 22 de septiembre volaron de regreso a Israel,  y la detención fue inmediata.

The Guardian destaca que se trata de un ama de casa y un tapicero de muebles, Sabareen y Wissam, y que ambos procedían de familias cuyos miembros hablan hebreo, son profesionales y de clase media, pero principalmente  muy, muy alejados del mundo del Islam radical de ISIS. Sus decisiones provocaron un shock profundo y vergüenza a sus familias, que fueron quienes alertaron a los servicios de seguridad israelíes cuando descubrieron que sus parientes habían ido a unirse al “califato”.

Un integrante de la familia declaró a The Guardian: “Cualquier persona con la cabeza sobre los hombros sabe que es mejor estar en Israel, en la cárcel, que en el paraíso, con ISIS”. La familia se plantea ahora muchas preguntas, especialmente cómo fue posible que el matrimonio Zbeidt se radicaliza en Internet y –  sin ser detectados por los servicios de seguridad de Israel o por parientes cercanos – hicieran los contactos necesarios para organizar su traslado a la capital siria de los islamistas, Raqqa.

Según la acusación, la pareja declaró que partieron de Israel el 16 de junio del año pasado para visitar a familiares en Rumanía. A continuación, viajaron a Turquía, donde, a través de un contacto con otro árabe israelí de la ciudad de Umm-al -Fahem que se había unido a Isis en 2013. Después de entregarle sus pasaportes israelíes, el contacto los recibió en la frontera con Siria y los llevó – en primer lugar – a Raqqa. Allí, Wissam fue separado de Sabareen y sus hijos y enviado a un campo de entrenamiento en Irak antes de ser enviado a Mosul, donde resultó herido en la pierna durante una incursión en un puesto militar iraquí.

La familia de Sabareen, que vive en un pueblo grande en las afueras de la ciudad árabe-israelí de Sajnín e incluye un agente retirado de la policía israelí y un profesor universitario – dicen que están avergonzados y enojados por lo sucedido. Los parientes del matrimonio aseguran también que un 99% del contenido del comunicado del Servicio de Seguridad de Israel y de la demanda judicial es reflejo de hechos reales y verdaderos, de delitos cometidos por el matrimonio.  Sólo cuestionan cómo es posible que los servicios de seguridad no detectaron el proceso de radicalización cuando estaba sucediendo y por qué no los detuvieron y encarcelaron antes.

El artículo, firmado por Peter Beaumnot desde Sajnín, asegura que resulta igualmente preocupante para las autoridades de Israel el hecho de que el del matrimonio Zbeidt es el tercer caso en un mes que se presenta ante la justicia,  tras la detención y condena de seis residentes de Jerusalem Este que supuestamente habían creado un grupo de estudio inspirado en el grupo terrorista y planeaban unirse a él en Siria o Egipto.

RL

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Dejá tu comentario