July 26, 2017

Una cantante judía sobreviviente de Auschwitz lleva a Cuba su mensaje antifascista

AJN.- Esther Béjarano, una cantante judía de 92 años, sobreviviente de los campos nazis y fundadora del Comité Internacional Auschwitz, lleva hasta Cuba su mensaje antifascista junto al grupo de rap Microphone Mafia, con el que desde el 7 de enero ofrece conciertos en varias ciudades de la isla.

  • por Victoria
  • 9 Enero, 2017
  • Cuba
  • 51 Vistas
  • 0

El pasado sábado, Béjarano, una de las últimas integrantes vivas de la Orquesta Femenina de Auschwitz, se subió al escenario en el Palacio de la Rumba en La Habana junto al grupo de rap Microphone Mafia, en donde cantó y leyó fragmentos de su libro. “Yo sobreviví a Auschwitz y Ravensbrück. Eso me cambió la vida y pensé que tenía que hacer algo”, contó la cantante franco-alemana.

La agrupación, invitada por el Instituto Cubano de la Música, se presentará también en las ciudades de Santa Clara (centro) y Camagüey (centro-oriente), en las que compartirán escenario con artistas del catálogo de la Agencia Cubana de Rap. Además de actuar, la activista y ex presidenta del Comité Internacional Auschwitz se reunirá en La Habana con la comunidad hebrea cubana, visitará el mausoleo de Ernesto “Che” Guevara en Santa Clara e intercambiará con autoridades culturales de la isla.

Esther Béjarano nació en Francia y es hija de judíos asesinados por los nazis en 1941. Dos años más tarde fue enviada al campo de Auschwitz (Oswiecim, Polonia), donde se hizo acordeonista de la Orquesta Femenina gracias a que no había muchas mujeres con formación musical, lo cual permitió la inclusión de judías.

Luego fue trasladada al campo de concentración para mujeres de Ravensbrück, Alemania, del que logró escapar durante una de las llamadas “marchas de la muerte”, antes de que llegaran las fuerzas soviéticas. Béjarano confiesa que salvó su vida en el famoso campo de concentración nazi gracias a que tenía aptitudes para la música y el canto.

Emigró a Palestina pero se marchó a Alemania 15 años después, con su esposo e hijos, al no estar de acuerdo con la política de Israel. Es en este país donde Béjarano ha realizado gran parte de su labor antifascista, la cual mantendrá “con suerte hasta el final de su vida”. En 1989, la se unió al grupo multicultural de rap Microphone Mafia de Alemania, integrado actualmente por músicos judíos, musulmanes y católicos: “El rap es un lenguaje muy juvenil y así sabía que mi mensaje antifascista iba a llegar a más personas”.

La activista asegura que sigue todos los acontecimientos actuales y se confiesa “muy preocupada” y “muy poco optimista” por el auge de la extrema derecha en Europa y la toma de posesión del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump. “Sabemos que nos esperan tiempos difíciles. Solamente podemos esperar o tener la esperanza de que hayan suficiente personas, como yo, antifascistas, que vayan en contra, que ofrezcan resistencia”.

Su trabajo se basa en visitar escuelas y tratar de “influir en los jóvenes para que sigan esta lucha” y agregó: “La única solución es unirnos y luchar en conjunto”.

Frente a la situación de los refugiados e inmigrantes, Béjarano considera que es “desastrosa” y “triste”, sobre todo para alguien que experimentó “lo que significa que te nieguen asilo en un país cuando huyes de la guerra”.

  • facebook
  • googleplus
  • twitter
  • linkedin
  • linkedin

Deja un comentario