Antisemitismo, Uruguay

Uruguay. Entrevista al Presidente del Comité Central Israelita por el asesinato de David Fremd: “estamos frente a una nueva forma de terrorismo”

AJN.- La comunidad judía de Paysandú y la de Uruguay en general se vieron sacudidas en las últimas horas por el asesinato de David Fremd, que fue apuñalado por un hombre que gritó “Allah Akbar”, Alá es grande. En diálogo con AJN, Sergio Grozy, presidente del Comité Central Israelita, asegura que no cabe duda que estamos ante un ataque antisemita”.

David Fremd era un comerciante y activo miembro de la comunidad judía de Paysandú. Allí, en plena calle, fue asesinado a puñaladas por un hombre que, según testigos, gritó “Allah Akbar”. El juez le imputó hoy los delitos de homicidio premeditado, actos de odio contra personas por razones de religión y lesiones al hijo de Fremd, que intentó socorrerlo.

La prensa local cita hoy al juez de la causa, Fabricio Cicade, para quien no hay duda de que el homicidio tuvo motivos religiosos. “El homicida estaba vinculado a la religión islámica desde hace diez años. No se puede confirmar ni descartar que estuviera vinculado a otras personas”, explicó el magistrado.

En diálogo con la Agencia Judía de Noticias, Sergio Gorzy, presidente del Comité Central Israelita, asegura que no hay antecedentes de un ataque como éste en la historia de su país.

-¿Hay antecedentes de antisemitismo en Uruguay?

-De antisemitismo sí, pintadas, insultos y ese tipo de actitudes. Hubo un caso similar con un neonazi en 1987, que tuvo durante dos meses banderas nazis en la ventana de su casa y en algún momento se enojó porque los canales de televisión lo criticaban. Un día salió con una escopeta, mató a un comerciante judío, al dueño de una radio, hirió al dueño de un canal y a otro judío más. Después se entregó a la policía y estuvo preso 25 años, hasta hace poco tiempo y desapareció de la esfera pública, no se sabe nada de él. Esto es diferente.

-¿Ninguna persona de la comunidad árabe o de las organizaciones árabes locales salió a decir “No estamos de acuerdo”?

-Aquí prácticamente no hay comunidad árabe, hay árabes cristianos, una comunidad que no se va a meter y el único que salió fue el propio centro egipcio de la embajada. Aquí lo más parecido a una mezquita es un centro de oración muy pequeño que hay dentro de la embajada de Egipto, el Centro Islámico. La embajada de Egipto es muy amiga de Israel, de hecho, el embajador va a todas las fiestas de Israel.

El Centro Islámico condenó el atentado, y al mismo tiempo pidió que se tenga cuidado en no estigmatizar a la comunidad musulmana. Pero no estamos hablando de uruguayos, prácticamente no hay uruguayos islámicos.

-¿Qué reacción tuvo el Ministerio de Culto del gobierno? ¿Qué actividades promovidas por el Ministerio de Culto se desarrollan periódicamente?

-Las autoridades, por el momento, no se pronuncian sobre lo sucedido, no antes de que la justicia haga conocer su dictamen. En cuanto a la acción habitual, hay actividades de organizaciones de Derechos Humanos, en las que también participa la comunidad judía. Pero, no hay islámicos. Participan afrodescendientes, armenios y muchas comunidades. También hay actividades de homenaje a los desaparecidos de la dictadura. También hay que tener en cuenta que Uruguay es un país muy laico, es el país con menos católicos de América Latina. El 50% se considera católico, que es una cifra bajísima comparada con los países que nos rodean.

-¿Es difícil ser dirigente judío frente a una situación como la que están viviendo: un posible desquiciado, una amenaza terrorista?

-Por supuesto que no es fácil, pero ésta es una nueva forma de terrorismo y que tiene que ver con los llamados “lobos solitarios”. Gente que se embandera en esa causa, que la toma como suya y que es casi imposible de controlar. Loco o no, él puede ver qué sucede en otros lugares, e imitarlo. En este caso, por el momento no tenemos ningún dato como para asociarlo a un grupo organizado, tampoco estamos en condiciones nosotros de descartar este tipo de conexión internacional. Hoy en día cualquiera está conectado por Internet internacionalmente con los lugares más exóticos. Después que pasa algo, comenzamos a ver que se escribía con alguien, que estaba en contacto, pero es una situación difícil.

-A nivel comunitario, ¿Han tomado algunas medidas, los colegios, las instituciones?

-No, la vida continúa normalmente y confiamos en la protección habitual que tienen los centros judíos por parte del Ministerio del Interior. Desde los atentados en Argentina se ha reforzado la seguridad de la comunidad judía. Pero, en principio no tenemos prevista ninguna medida específica. En principio, no habría motivo para generar más alarma.

-¿Cómo es la relación de la comunidad judía con el gobierno?

-Es impecable, y tenemos todo el apoyo del gobierno en este sentido. El hospital de Paysandú trabajó con lo mejor que tenía para tratar de salvarle la vida y no hubo forma. Incluso, el delincuente fue apresado de inmediato en un arresto ciudadano. O sea, hubo gente que logró paralizarlo hasta que llegó la policía, de inmediato.
Por otra parte, el gobierno de Paysandú difundió un duro comunicado de repudio, en el que califica el hecho de ataque xenófobo.

-¿La víctima tenía algún signo externo que lo identificaba como judío, como por ejemplo una kipá (solideo)?

-No, pero la comunidad judía de Paysandú tiene muchos años de historia, y Fremd es una familia muy conocida, muy prestigiosa y muy querida por todos. Eso se vio en el servicio fúnebre, donde estuvo todo Paysandú. Y el atacante declaró que Alá le pidió que matara a un judío. En Paysandú, cuando se piensa en un judío, se piensa en la familia Fremd. David fue el primero de la familia que encontró, él sabía quién era, porque los miembros de su familia son comerciantes importantes y conocidos de la ciudad, y todo el mundo saben dónde están. Él, su persona, era un símbolo clarísimo.

DB- RL

Deja un comentario