Seguinos en las redes

Internacionales

A 50 años de la Masacre de Múnich 1972. Cómo se desarrolló a través de los ojos de los atletas en la villa olímpica

Poco después de las cuatro de la madrugada del cinco de septiembre, ocho miembros del grupo terrorista palestino Septiembre Negro saltaron una valla para entrar en la villa olímpica y en pocos minutos irrumpieron en las habitaciones del hotel donde dormían algunos de los jugadores y entrenadores del equipo israelí.

Publicada

el

Germany Israel Olympics Attack

Agencia AJN.- Bobby Jones se acostó en la noche del 4 de septiembre de 1972 esperando un agotador programa de entrenamientos al día siguiente. Tras una destacada temporada en su segundo año en la Universidad de Carolina del Norte, el futuro miembro del Salón de la Fama de la NBA se encontraba en Múnich como integrante del equipo olímpico de básquet masculino de Estados Unidos, que acababa de pasar a la ronda de medallas.

Jones no tuvo la noche de sueño que esperaba.

«Escuchamos disparos por la noche y por la mañana la villa olímpica se había convertido en un campamento armado», expresó Jones a la Agencia Telegráfica Judía.

Poco después de las cuatro de la madrugada del cinco de septiembre, ocho miembros del grupo terrorista palestino Septiembre Negro saltaron una valla para entrar en la villa olímpica y en pocos minutos irrumpieron en las habitaciones del hotel donde dormían algunos de los jugadores y entrenadores del equipo israelí. Mataron al entrenador de lucha Moshe Weinberg y al luchador Yousef Romano, que intentaron resistirse, e hirieron a algunos de los demás antes de mantenerlos bajo vigilancia armada.

Hoy se cumple el 50º aniversario de lo que se conoce como la Masacre de Múnich, después de que los once entrenadores y atletas israelíes tomados como rehenes murieran tras un intento fallido de rescate por parte de la policía de Alemania Occidental esa misma noche. El gobierno alemán organizó una ceremonia de conmemoración en Múnich, días después de alcanzar un acuerdo de indemnización de 28 millones de euros con los familiares de las víctimas y de publicar una declaración en la que reconoce los fallos del «Estado alemán» durante la infame jornada.

Durante años, los familiares de las víctimas -junto con el gobierno israelí- habían alegado que Alemania no protegió a los atletas israelíes y trató de encubrir los fallos policiales que se produjeron a lo largo de la jornada. Las laxas medidas de seguridad permitieron que los terroristas accedieran fácilmente a los departamentos de la villa olímpica, y numerosos informes muestran que la falta de comunicación y el uso de agentes de policía sin experiencia condujeron al caos que marcó el final de la crisis en la pista de un avión. Un informe de 2012 afirmaba que Alemania también recibió un aviso sobre un posible incidente terrorista semanas antes de los Juegos.

El anuncio de Alemania indica que aumentó la cifra de indemnización a 28 millones, frente a unos 10 millones, tras las recientes negociaciones con un grupo de familiares de las víctimas.

El fatídico día, la confusión reinaba para los atletas no israelíes sobre el terreno. A lo largo de la mañana se fue corriendo la voz de la situación, pero pocos en la villa olímpica conocían los detalles. Jones explicó que la villa constaba de «tres largos edificios de departamentos» y que el equipo de básquet podía observar la situación desde lejos en el edificio central.

Su compañero de equipo Mike Bantom, un nativo de Filadelfia que llegaría a tener una carrera de nueve años en la NBA, relacionó el tiroteo con su regreso a casa.

«Recuerdo que estaba en la terraza y miraba al otro lado del patio viendo a un par de tipos con armas», recordó, «lo puse en el contexto de que alguien recibió un disparo en una disputa. No sabía que era ese tipo de incidente».

Jim Becker sí lo sabía. El periodista que había cubierto el primer partido de Jackie Robinson junto con tres guerras -Korea, Vietnam y la Guerra del Día del Perdón (Yom Kippur)- fue despertado temprano por su colega de Associated Press (AP) Charlie Erb.

«Charlie me sacó de la cama a las 5:00 de la mañana y me dijo que los terroristas árabes habían tomado las habitaciones del equipo olímpico israelí», señaló Becker, de 96 años, que ahora vive en Honolulu. «Miré por la ventana del edificio de la AP, que estaba a 200 metros de la villa olímpica, y pude ver a tipos con máscaras y rifles. Pasé las siguientes 36 horas en la máquina de escribir».

Mientras tanto, el equipo de Estados Unidos entrenaba prácticamente sin saber lo que estaba ocurriendo, incluso cuando las competiciones oficiales estaban paralizadas. Bantam se enteró de la situación de los rehenes sólo después de llamar a su casa en Estados Unidos.

mumu

«El equipo de Estados Unidos solía ir a una base del ejército y entrenar», mencionó Bantom. «Esta vez nos retuvieron ahí y no nos trajeron de vuelta».

«Nos dieron muy poca información sobre lo que estaba pasando», continuó. «Cuando volvimos al principio de la tarde nos retuvieron fuera de la villa porque estaban organizando a los rehenes. Vimos salir helicópteros de la villa. Fue entonces cuando pude llamar a casa y enterarme por la gente de aquí de lo que realmente estaba pasando».

Los jugadores acabaron por estar a la vista de los rehenes.

«Esa tarde, cuando los terroristas sacaron a los israelíes, estábamos a 50 o 100 metros», dijo Jones. «Pensaba: ‘¿Cómo va a acabar esto?'».

Nadie lo sabría durante horas. Entre bastidores, los terroristas exigieron la liberación de más de 200 prisioneros políticos palestinos en las cárceles israelíes, sólo para que la Primera Ministra israelí Golda Meir se negara rotundamente, diciendo que no negociaría con terroristas. Esto dejó en manos del gobierno alemán el intento de arreglar las cosas.

Los terroristas exigieron ser transportados a El Cairo, y las autoridades alemanas perdieron múltiples oportunidades de matarlos o detenerlos en el camino. Los colectivos llevaron a los atacantes y a sus rehenes con los ojos vendados a varios helicópteros, que luego los llevaron a una base aérea cercana de la OTAN.

Los tiradores inexpertos colocados en el lugar de los hechos no disponían de las armas adecuadas para disparar a larga distancia; los vehículos blindados con ayuda de refuerzo se quedaron atrapados en el tráfico de camino a la base; y los palestinos descubrieron fácilmente que el avión que creían que los llevaba a El Cairo era una trampa. Tras un tiroteo con la policía alemana, uno de los terroristas lanzó una granada contra uno de los helicópteros, matando a los israelíes que estaban dentro; otro terrorista disparó a los israelíes restantes en el otro helicóptero.

«Se fueron todos», afirmó el comentarista deportivo Jim McKay en una emisión internacional, después de ofrecer horas de información.

Nadie en la villa olímpica estaba al tanto de la operación, ni de cómo terminó.

«El gobierno alemán emitió un falso comunicado de prensa en el que se decía que la liberación de los rehenes había concluido de forma pacífica», explicó Becker, que aquel día se vio obligado a trabajar en el área de noticias, aunque normalmente se dedicaba a los deportes. «Yo estaba escribiendo esa historia.

«Pero tenía un reportero [Erb] en el aeropuerto que dijo que había escuchado disparos y explosiones. Así que deseché esa historia y escribí un boletín basado en lo que me dijo».

Su editor en Nueva York llamó cerca de la medianoche. «Dijeron: ‘Lo que estás escribiendo no puede ser cierto, porque vimos que Howard Cosell y Jim McKay habían salido en la televisión’. Así que me hicieron escribir un boletín en el que se decía que el gobierno alemán había anunciado que el secuestro se había resuelto pacíficamente», agregó Becker. «De hecho, la historia oficial de los Juegos Olímpicos del New York Times contiene la afirmación de que todos los que estábamos en Múnich nos fuimos a dormir esa noche creyendo que el intercambio de rehenes había concluido pacíficamente».

Cuando se supo la verdad a la mañana siguiente, terminar las Olimpiadas fue lo último en lo que pensaron muchos de los atletas.

«La reacción inicial de todos fue: ‘Salgamos de aquí y volvamos a casa'», recuerda Bantom, que después de su carrera como jugador trabajaría para la NBA durante 30 años. «Era la primera vez que ocurría algo así, en la que se tomaba a personas como rehenes por razones políticas y se las mataba. En aquel momento estábamos conmocionados y disgustados por lo sucedido y temerosos de lo que pudiera pasar».

Jones sintió lo mismo.

«Cuando nos enteramos de lo sucedido esa noche, todos pensamos que seguramente nos íbamos a ir a casa después de esto. Pero dijeron que iban a seguir adelante», añadió Jones.

Tras celebrar una ceremonia conmemorativa en honor de las víctimas, el Presidente del Comité Olímpico Internacional, Avery Brundage, decidió continuar con el resto de los Juegos.

«Brundage estaba enojado porque ésta iba a ser su última Olimpiada y la habían arruinado», señaló Becker. Brundage ocupaba su puesto desde 1952 y pensaba retirarse. «Brundage se levantó y dijo que no debíamos dejar que la política se involucre. Once atletas muertos, cinco terroristas y un policía, y lo comparó con la política».

Fuente: Jewish Telegraphic Agency.

Dejá tu comentario

Internacionales

El activismo contra las vacunas se fusionó con el antisemitismo, según un estudio estadounidense

Agencia AJN.- Este fenómeno ocurre a través de un “ecosistema anticientífico empoderado, con antisemitismo y con el blanco puesto en los científicos biomédicos judíos”.

Publicado

el

Por

vacunas

Agencia AJN.- Debido al aumento del activismo contra las vacunas, más de 70 años de logros en salud global están en peligro, según un médico que escribió en el Rambam Maimonides Medical Journal.

Este fenómeno, escribió el autor, está ocurriendo a través de un “ecosistema anticientífico empoderado, con antisemitismo y con el blanco puesto en los científicos biomédicos judíos”.

El artículo titulado “Vacunas globales: nueva urgencia para superar una triple amenaza de enfermedad, anticiencia y antisemitismo”, fue escrito por el Dr. Peter Hotez del Centro para el Desarrollo de Vacunas del Texas Children’s Hospital.

“Para comprender cómo evolucionó esta situación, es útil apreciar primero las propiedades transformadoras de las vacunas”, escribió Hotez en un artículo de siete páginas. “Como intervenciones de salud pública, ninguna otra tecnología ha sido más efectiva. A partir del uso generalizado y global de una vacuna, a fines de la década de 1970 se vio la erradicación de la viruela y la poliomielitis estuvo a punto de eliminarse como un problema de salud pública”.

En la década de 1980, cuando era un joven oficial interno en el departamento de pediatría del Hospital General de Massachusetts en Boston, admitía rutinariamente a bebés y niños con meningitis bacteriana, que incluso después del tratamiento con antibióticos a menudo quedaban con deficiencias neurológicas permanentes. “En unos pocos años esa enfermedad también desapareció en gran medida”, destacó.

El poder de las vacunas se extendió más allá de sus beneficios directos para la salud y en la esfera de las relaciones internacionales, continuó. El Dr. Albert Sabin nació en Bialystok, Polonia antes de emigrar a Nueva York con su familia y graduarse de la facultad de medicina de la Universidad de Nueva York (NYU) en 1931. En ese momento, la NYU se encontraba entre las pocas facultades de medicina estadounidenses que promulgaban políticas liberales para admitir judíos. Como pediatra y científico al frente de un laboratorio de investigación de vacunas en el Cincinnati Children’s Hospital en la década de 1950, el Dr. Sabin desarrolló tres cepas del poliovirus que podían administrarse por vía oral de manera segura para inducir inmunidad protectora.

Sin embargo, sus descubrimientos se convirtieron en una vacuna real solo a través de la diplomacia secundaria entre el Departamento de Estado de EEUU y su contraparte soviética. El acuerdo permitió a Sabin traer sus cepas de poliovirus a la URSS, donde se produjeron por primera vez a escala industrial y se administraron a millones de escolares soviéticos. La vacuna oral que ahora logra la eliminación mundial de la poliomielitis se desarrolló finalmente a través de la diplomacia de vacunas entre dos enemigos de la Guerra Fría”.

Impulsada por tales éxitos del siglo XX, a partir de la década de 2000, la Fundación Gates y las agencias internacionales de la ONU, incluidos el Banco Mundial, UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS), construyeron una nueva alianza mundial para vacunas e inmunización, conocida como Gavi. A través de las actividades patrocinadas por Gavi, el número de vidas pediátricas perdidas por enfermedades prevenibles por vacunación se redujo drásticamente.

“Justo cuando las actividades de Gavi comenzaron a acelerarse, se formó un movimiento contrario a las vacunas. Afirmó que las vacunas causaron autismo, a pesar de que la comunidad científica biomédica realizó estudio tras estudio refutando tales afirmaciones. A través del alcance descomunal de las redes sociales, los activistas antivacunas pronto obtuvieron un alcance sustancial online. Obtuvieron fuerza y fondos aprendiendo a monetizar la web a través de la venta de curas falsas para el autismo, suplementos nutricionales e incluso libros completos, que llegaron a lo más alto de la lista de libros de Amazon.com en la categoría de vacunas”.

“La reacción violenta de los grupos antivacunas fue rápida y severa”, continuó Hotez. “Lanzaron una campaña mediática en mi contra en Internet, fomentando amenazas a través de correo electrónico y redes sociales. Dado que no oculto que soy judío, eventualmente experimenté de primera mano múltiples declaraciones antisemitas y amenazas online. Primero hubo amenazas abiertas o expresiones de odio porque era judío. Sin embargo, con mayor frecuencia hubo intentos hirientes de acusarme a mí y a mis colegas que vacunan de perpetrar crímenes equivalentes a los cometidos durante el Holocausto. A los antivacunas les encantan sus analogías nazis, y finalmente me compararon con el infame Dr. Mengele porque soy un científico que realiza investigaciones sobre vacunas”.

“No estaba solo: surgió un patrón en el que los médicos y científicos judíos que realizaron investigaciones sobre vacunas o abogaron por las vacunas fueron señalados y atacados con imágenes nazis”, dijo Hotez.

“Aunque los esfuerzos de nuestra comunidad científica para desacreditar las afirmaciones sobre las vacunas y el autismo pueden haber tenido un impacto beneficioso, para continuar, los grupos antivacunas necesitaban un nuevo ángulo, y lo encontraron a través de políticas extremistas o libertarias. Al invocar la libertad de la salud, encontraron un hogar político y el apoyo de los donantes”, explicó.

Seguir leyendo

Internacionales

Según el New York Times el Mossad está detrás del primer ataque israelí dentro de Irán

Aunque la finalidad del objetivo no está clara, la ciudad de Isfahan es un importante centro de producción, investigación y desarrollo de misiles iraní.

Publicado

el

Por

is

Por Ronen Bergman, David Sanger y Farnaz Fassihi (New York Time).

Agencia AJN.- Un ataque con drones contra una instalación militar iraní que provocó una gran explosión en el centro de la ciudad de Isfahan el sábado fue obra del Mossad, la principal agencia de inteligencia israelí, según altos funcionarios de inteligencia familiarizados con el diálogo entre Israel y Estados Unidos sobre el incidente.

La finalidad de la instalación no estaba clara, como tampoco lo estaban los daños causados por el ataque. Pero Isfahan es un importante centro de producción, investigación y desarrollo de misiles para Irán, incluido el ensamblaje de muchos de sus misiles de alcance medio Shahab, que pueden alcanzar Israel y otros países.

Hace semanas, funcionarios estadounidenses identificaron públicamente a Irán como el principal proveedor de aviones no tripulados a Rusia para su uso en la guerra de Ucrania, y dijeron que creían que Rusia también estaba tratando de obtener misiles iraníes para utilizarlos en el conflicto. Pero los funcionarios estadounidenses expresaron que creían que este ataque fue provocado por la preocupación de Israel por su propia seguridad, no por la posible exportación de misiles a Rusia.

El ataque se produjo justo cuando el Secretario de Estado de EE.UU. Antony J. Blinken iniciaba una visita a Israel, la primera desde que Benjamín Netanyahu volvió a ocupar el cargo de primer ministro. El director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), William J. Burns, visitó Israel la semana pasada, aunque no está claro que se hablara de la operación de Ispahán.

Funcionarios estadounidenses comunicaron rápidamente el domingo por la mañana que Estados Unidos no era responsable del atentado. Un funcionario confirmó que había sido realizado por Israel, pero no tenía detalles sobre el objetivo. A veces Israel avisa a Estados Unidos con antelación de un ataque o informa a los funcionarios estadounidenses cuando se está lanzando una operación. No está claro qué ocurrió en este caso.

En Ispahán hay cuatro pequeñas instalaciones de investigación nuclear, todas ellas suministradas por China hace muchos años. Pero la instalación que fue atacada el sábado se encontraba en el centro de la ciudad y no parecía estar relacionada con la energía nuclear.

Irán, por su parte, no hizo ningún esfuerzo por ocultar que se había producido un ataque, pero dijo que había causado pocos daños. En declaraciones, altos cargos iraníes afirmaron que todos los drones -al parecer cuadricópteros, un tipo de aeronave con cuatro hélices separadas- habían sido derribados.

La agencia de noticias oficial iraní, IRNA, informó el domingo que los drones tenían como objetivo una planta de fabricación de municiones y que habían sido derribados por un sistema de defensa tierra-aire. No está claro por qué Irán construiría una planta de producción de municiones en medio de una ciudad de unos dos millones de habitantes.

El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amir Abdollahian, declaró en una conferencia de prensa en Teherán el domingo que «un cobarde ataque con drones contra un emplazamiento militar en el centro de Irán no impedirá el progreso de Irán en su programa nuclear pacífico».

Este es el primer ataque conocido de Israel dentro de Irán desde que Netanyahu reasumió el cargo, y puede indicar que el premier israelí adoptó la estrategia formada bajo sus dos predecesores y rivales políticos, Naftali Bennett y Yair Lapid, que ampliaron los ataques israelíes dentro de Irán.

Los quadcopters se convirtieron en una firma de tales operaciones.

En agosto de 2019, Israel envió un quadcopter explosivo al corazón de un barrio dominado por Hezbollah en Beirut,  para destruir lo que los funcionarios israelíes describieron como maquinaria vital para la producción de misiles de precisión.

En junio de 2021, los cuadricópteros explotaron en uno de los principales centros de fabricación de centrifugadoras de Irán, que purifican uranio en las dos principales instalaciones de enriquecimiento de uranio del país, Fordow y Natanz. El ataque se produjo en Karaj, en las afueras de Teherán. Irán afirmó que no se habían producido daños en el lugar, pero las imágenes por satélite mostraban indicios de daños importantes.

Hace un año, seis cuadricópteros explotaron en Kermanshah, la principal planta iraní de fabricación y almacenamiento de drones militares.

Y en mayo de 2022, un ataque con drones tuvo como objetivo un centro militar muy sensible a las afueras de Teherán donde Irán desarrolla tecnología de misiles, nuclear y de drones.

Los objetivos -que presumiblemente incluyen la instalación militar de Isfahan- fueron elegidos en parte para alterar a los dirigentes iraníes, porque demuestran inteligencia sobre la ubicación de sitios clave, incluso los que están ocultos en medio de las ciudades.

Pero los ataques también reflejan un cambio en la estrategia israelí después de que Bennett, que duró un año en el cargo, se convirtiera en primer ministro en junio de 2021.

El Sr. Bennett dice que decidió «crear un precio» y atacar dentro de Irán en respuesta a cualquier ataque contra israelíes o judíos en todo el mundo. «Los iraníes nos golpean, y los soldados mueren en la frontera», señala el Sr. Bennett, mientras que los líderes iraníes «se sientan tranquilamente en Teherán y no les hacemos nada».

No se trataba sólo de los ataques con cuadricópteros.

Después de que «Irán intentara asesinar a israelíes en Chipre, en Turquía», agrega el Sr. Bennett, el comandante del Cuerpo de Guardias Revolucionarias que estaba detrás de ello «fue eliminado en Teherán». Se refiere al asesinato de Sayad Khodayee, que según Israel era el líder de una unidad encubierta responsable del secuestro y asesinato de israelíes y otros extranjeros en todo el mundo.

Después de que Israel adoptara la nueva estrategia, añade el Sr. Bennett, el Presidente Biden, durante una reunión, hizo una «petición tajante» de que Israel informara a Estados Unidos por adelantado «de cualquier acción que emprendiéramos en Irán».

El Sr. Bennett se negó, dice.

«Hay cosas que usted no quiere saber de antemano», recuerda que le dijo al presidente estadounidense.

Las comunidades de inteligencia de Israel y Estados Unidos se enfrentaron sobre esta cuestión en abril de 2021, después de que una operación del Mossad para volar búnkeres en el centro de enriquecimiento de Natanz sorprendiera a Estados Unidos.

El Sr. Burns llamó a su homólogo en el Mossad en aquel momento, Yossi Cohen, para expresar su preocupación por el desaire. El Sr. Cohen respondió que la notificación tardía se debió a limitaciones operativas y a la incertidumbre sobre cuándo se llevaría a cabo la operación de Natanz.

 

 

Artículo publicado en el New York Times (Julián E. Barnes y Eric Schmitt contribuyeron con sus informes).

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!