Seguinos en las redes

Israel

A dos décadas de los acuerdos israelo-palestinos. Opinión: El revés de Oslo

 AJN.- Los acuerdos que cambiaron la Ribera Occidental, 20 años después. Ahora los palestinos temen que un segundo acuerdo provisional se convierta en permanente. El acuerdo provisional sólo es posible si los palestinos considerarían que sería uno con un calendario establecido para la aplicación de un acuerdo permanente.

Publicada

el

showimage_(1)

 En los últimos 20 años, los Acuerdos de Oslo pasaron de ser un sueño a una pesadilla para su principal arquitecto, el político izquierdista israelí Yossi Beilin.

“Ya fue suficiente, tiene que morir”, expresó Beilin, en la víspera del aniversario del famoso 13 de septiembre 1993, cuando se realizó el apretón de manos en la Casa Blanca entre el entonces primer ministro Yitzhak Rabin, el presidente de la Organización de Liberación de Palestina Yasser Arafat y el presidente de Estados Unidos Bill Clinton.

Beilin, quien en ese momento era viceministro de Relaciones Exteriores en el gobierno laborista, estuvo de pie con cientos de otros dignatarios, llenos de esperanza y miedo.

Del lado positivo, después de más de un año de trabajo en el proceso, Beilin afirmó: “Fue como un Bar Mitzvá para mí. Todo el mundo me abrazó y me felicitó”.  Imaginó entonces que la vía de negociación de cinco años que Oslo estableció sería desembocar en una resolución de dos estados que ponga fin al conflicto.

Pero temía que la ceremonia que marcó el reconocimiento mutuo entre Israel y la Organización para la Liberación de Palestina (OPL), y las primeras negociaciones jurídicas directas entre las partes fueran prematuras, porque daba la falsa impresión de que la paz había llegado.

“Viendo la televisión, pensé que la gente me decían: ‘Bueno, al menos un problema fue resuelto”, relató Beilin.

En efecto, de los Acuerdos de Oslo a menudo se expresa que fue un proceso de paz que duró siete años, pero se vino abajo en Camp David en el año 2000 sin la celebración de un acuerdo sobre el estatuto definitivo de una solución de dos estados.

Pero en realidad, los Acuerdos de Oslo habían servido como un acuerdo provisional entre Israel y la OLP, que proporcionaba un marco por el cual ambas partes podían operar conjuntamente en la Ribera Occidental y en Gaza. Creó los cambios más sustanciales en la Ribera Occidental y Gaza desde que Israel ganó el control del territorio durante el 1967 en la Guerra de los Seis Días.

Durante los primeros 26 años después de la guerra, Israel tenía el control exclusivo militar y civil de la zona y maneja todos los aspectos de la vida palestina. Con el inicio de Oslo, a la dirección de la OLP bajo Arafat, que se había exiliado en Túnez, se le permitió regresar a la zona. A través de Oslo, bajo un gobierno recién creado llamado a la Autoridad Palestina, a los palestinos se les concedió la autonomía civil del 40 por ciento de Cisjordania. Esto incluyó todas las ciudades palestinas y muchos de los pueblos de los alrededores, ahora conocidos como las zonas A y B.

A los palestinos también se les concedió el derecho a una fuerza de policía con el fin de mantener la ley y el orden internos. Una gran cantidad de comisiones mixtas se crearon para los israelíes y palestinos para cooperar en asuntos de interés mutuo, tales como la seguridad, la economía, el agua, la electricidad, el medio ambiente, el transporte, el trabajo y el comercio.

Cuando la parte de la negociación de Oslo se rompió en el año 2000, sus cambios operativos continuaron durante los próximos 13 años a través de otras iniciativas de paz tales como la Hoja de Ruta y Annapolis, y siguen siendo jurídicamente vinculantes, según el ex embajador de Israel en Canadá Alan Baker, quien fue asesor legal de Israel en los Acuerdos de Oslo. “Legalmente, sigue siendo válido”, afirmó Baker.

Inicialmente, los cambios fueron positivos para los palestinos, ya que a la OLP le dio el plan para avanzar hacia la condición de Estado. Pero a medida que pasaba el tiempo y no había acuerdo a la vista, los palestinos se sentían limitados por un acuerdo que une sus aspiraciones estadistas a las negociaciones, mientras que al mismo tiempo le permitía a Israel a consolidar su control sobre la zona C de Cisjordania.

Dore Gold, ex embajador israelí ante la ONU de 1997 a 1999, esta semana recordó el escepticismo que sentía al ver la ceremonia en la Casa Blanca en la televisión de su casa de Jerusalén. “Me pareció que bien podría producir un gran avance en la paz o un desastre total. Yo tendía a pensar que podría llevar a un desastre”, opinó Gold.

Los problemas de seguridad, tanto a la luz de las cuestiones territoriales y las preocupaciones del terror, “fueron una de las cuestiones problemáticas centrales”, afirmó Gold.

“El proceso estuvo plagado de problemas. En lugar de empezar con los requisitos de seguridad de Israel y luego construir una solución política que proteja la seguridad de Israel, se trabajó en el camino exactamente opuesto, el de llegar primero a un acuerdo político”, aseguró Gold.

Como asesor político de Netanyahu cuando por primera vez se convirtió en primer ministro en 1996, Gold relató que estaba al tanto de “los informes de inteligencia que indicaban que en 1997 Arafat dio luz verde a los ataques terroristas contra Israel”.

Esto fue seguido, por los más de mil muertos israelíes en ataques terroristas palestinos, que comenzó en octubre de 2000, después de las conversaciones de Oslo.

Con el tiempo, afirmó que se llegó a comprender su valor, como un acuerdo provisional, tanto es así, que hasta que se encuentre una solución permanente, que cree que los Acuerdos de Oslo se deben mantener. “El acuerdo de Oslo evita el caos total en la relación", opinó Gold.

“Se suponía que el acuerdo sobre el estatuto definitivo en última instancia sería el acuerdo que daría lugar a la creación del Estado palestino", afirmó Baker. "Dice aquí específicamente, en las cláusulas finales: ‘Ninguna de las partes iniciará o tomará cualquier paso que cambiaría el status de la Margen Occidental y de la Franja de Gaza mientras esté pendiente el resultado de las  negaciones del estatuto permanente”.

Esto quería decir que “los palestinos no declararan el Estado fuera del proceso de negociación”.

Tras la firma de los acuerdos, el Comité Internacional de la Cruz Roja, un organismo encargado de supervisar la aplicación de la Cuarta Convención de Ginebra, celebró un seminario en Gaza para reflexionar si todavía tenía un papel que desempeñar en la luz de la nuevos cambios.

“Oslo es el documento utilizado por Israel para oponerse a los esfuerzos unilaterales de la estadidad palestina en las Naciones Unidas y la Corte Penal Internacional”, afirmó Gold.

Pero Beilin sostuvo que el impacto positivo de Oslo ha sido reemplazado por los resultados negativos, como un proceso diseñado para los últimos cinco años. Los Acuerdos de Oslo funcionan como un documento que permite el status quo para continuar.

“Ahora tiene que terminar. Están siendo usados o abusados por los que se opusieron al principio, por lo que se convirtió en una especie de paraguas para la continuación de los asentamientos”, afirmó Beilin. “Se convirtió en el refugio para aquellos que no quieren resolver el problema”.

Él es de los que esperan que los resultados de la última ronda de negociaciones de paz que se iniciaron a finales de julio el subsecretario de Estado John Kerry EE.UU. dará lugar a un documento que sustituya Oslo.

Él no cree que sea posible llegar a un acuerdo sobre el estatuto definitivo dentro de plazos de nueve meses. Pero, sería posible llegar a un acuerdo provisional que forme parte de un proceso gradual hacia uno de carácter permanente.

Ahora los palestinos temen que un segundo acuerdo provisional se convierta en permanente. El acuerdo provisional sólo es posible si los palestinos considerarían que sería uno con un calendario establecido para la aplicación de un acuerdo permanente.

“Los israelíes utilizaron el período de Oslo para la construcción intensiva en los asentamientos y en todas las partes de la Ribera Occidental. Así que ahora, los palestinos piensan que los Acuerdos de Oslo no trajeron lo que querían: un Estado.”

 “Muchos de ellos consideran que los Acuerdos han terminado.”*

*Opinión de Amotz Asa-El, ex editor ejecutivo del diario israelí The Jerusalem Post

Dejá tu comentario

Israel

Netanyahu perdió unos 300.000 votos en las últimas elecciones

Agencia AJN.- La estrategia para que el Likud absorbiera los votos de otros dos partidos no tuvo el éxito que esperaba el primer ministro.

Publicado

el

Por

neta hoy

Agencia AJN.- En su última campaña, el primer ministro Benjamín Netanyahu realizó un gran esfuerzo para sacar a dos partidos de la competencia y poder absorber sus votos. Sin embargo, a pesar de que el Likud incorporó al partido Kulanu y prometió al líder de Zehut un puesto ministerial por abandonar la carrera electoral, obtuvo 300.000 votos menos en relación a los resultados que las tres facciones tuvieron por separado en la votación de abril.

En el período previo a las elecciones del martes, el Likud absorbió a Kulanu en su lista. El partido del ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, había ganado 10 escaños en 2015 y cuatro en abril.

Netanyahu también llegó a un acuerdo con Moshe Feiglin, el jefe de Zehut, que obtuvo 118.000 votos en abril, para nombrarlo como ministro en su próximo gobierno.

Según publicó The Times of Israel, Netanyahu tomó ambas medidas para intentar apuntalar el apoyo al Likud y evitar la pérdida de votos de la derecha.

Pero mientras el Likud y Kulanu ganaron un total de 39 escaños en las elecciones de abril, la alianza de los tres partidos resultó ser mucho menor que la suma de sus partes, con Likud reuniendo solo 31 escaños en la votación del martes.

En términos de votos, los 1.411.157 que fueron a los tres partidos en abril cayeron a 1.111.535 para el Likud en septiembre. Incluso en abril, Likud había obtenido alrededor de 14.000 votos más. (El recuento oficial de votos actual era de aproximadamente el 99,8 por ciento el viernes por la noche, por lo que los números aún podrían cambiar un poco, pero no mucho).

Algunos analistas israelíes especularon que los votantes de Kulanu y Zehut terminaron votando por Yisrael Beytenu (que aumentó de cinco escaños en abril a ocho el martes) en lugar de Likud, mientras que otros pueden haber cambiado al partido Azul y Blanco

Por primera vez en 10 años, Netanyahu tampoco logró ganar el llamado «voto de los soldados». Este contingente está compuesto principalmente por miembros de las fuerzas de seguridad, pero también incluye diplomáticos, ciudadanos discapacitados, pacientes y personal de hospitales, y prisioneros. Representan alrededor del 5-6% de los votos y tradicionalmente se han inclinado hacia la derecha, pero el partido de centro-izquierda Azul y Blanco ganó en esa votación el martes, al igual que ganó más votos que el Likud a nivel nacional.

Seguir leyendo

Innovación

La industria tecnológica de Israel cambiará las inspecciones de autos en todo el mundo

Agencia AJN.- El prestigioso Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt, Alemania, es conocido por llevar a sus eventos a los nombres más importantes en movilidad.

Publicado

el

Por

auto

Agencia AJN.- En el evento anual de este mes, un nuevo sistema de inspección de neumáticos llamado Artemis de la compañía israelí UVeye, fue una de las soluciones tecnológicas que generó gran interés en la industria.

Fundada en 2016, UVeye desarrolla sistemas de inspección de vehículos «inteligentes», prometiendo «cambiar drásticamente» cómo los fabricantes de automóviles, los principales operadores y concesionarias inspeccionan los autos.

La startup se basó en una arquitectura patentada con fusión de sensores, aprendizaje automático y algoritmos inteligentes para verificar automáticamente los componentes, la carrocería y los neumáticos.

El Artemis verifica el desgaste y la calidad de los neumáticos, su presión, su desgaste y los defectos de las paredes laterales.

UVeye recaudó 31 millones de dólares en una ronda de financiación dirigida por Toyota Tsusho, el brazo comercial del Grupo Toyota, Volvo Cars y Berkley Corporation, una compañía de seguros estadounidense. Skoda y Daimler también son socios estratégicos.

El CEO de UVeye, Amir Hever, aseguró en un comunicado de prensa a fines del mes pasado que estas asociaciones, «así como las conversaciones en curso con más de 20 otros fabricantes y proveedores estratégicos, muestran que el mercado está muy interesado en nuestra tecnología».

«Con Artemis dimos un paso más hacia la estandarización de la inspección externa automática de vehículos basada en inteligencia artificial y aprendizaje profundo», confirmó.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!