Seguinos en las redes

Europa News

A una milla de Auschwitz, una sinagoga restaurada recuerda la próspera vida judía en Oswiecim

Durante siglos, antes del Holocausto, los judíos florecieron en una ciudad conocida por sus conexiones ferroviarias. Ahora, la casa de oración es el último testimonio del apogeo de la comunidad

Publicada

el

por aus

Agencia AJN.- En un año típico, antes de la pandemia, unos 2,3 millones de personas visitan Auschwitz, el infame campo de exterminio nazi donde fueron asesinados casi un millón de judíos.

Alrededor de 30.000 -o aproximadamente el uno por ciento- visitan también un museo cercano que representa el último vestigio de cómo vivían los judíos en la zona.

El Centro Judío de Auschwitz abrió sus puertas en el año 2000 en Oswiecim, la tranquila ciudad situada a menos de una milla del famoso campo de concentración. Incluye un museo con miles de objetos, una pequeña cafetería que también funciona como centro comunitario y una sinagoga que es la única que queda del apogeo judío de Oswiecim.

Durante siglos, antes del Holocausto, esta ciudad de unos 40.000 habitantes, situada a unos 50 kilómetros al este de Cracovia, tenía una comunidad judía grande y vibrante, con no menos de 20 sinagogas. De los 14.000 habitantes de la ciudad antes del Holocausto, unos 8.500 eran judíos.

Ahora, ni un solo judío vive en Oswiecim. Pero la sinagoga Chevra Lomdei Mishnayot, construida en 1913 y lugar de reunión de las pocas docenas de judíos locales que sobrevivieron al Holocausto, acoge servicios de oración para los visitantes que se apartan del típico itinerario de Auschwitz y se aventuran en la ciudad. Aunque no hay un rabino residente, la sinagoga guarda un rollo de la Torá kosher en su arca.

inse aus
El Centro Judío de Auschwitz en Oswiecim, Polonia, recibe alrededor del uno por ciento de los 2,3 millones de visitantes que acuden al antiguo campo de exterminio cada año.

«El tipo de oración que se ve aquí, por parte de personas judías que acaban de visitar Auschwitz, es a menudo intenso», añade Tomasz Kuncewicz, director del centro, que no es judío.

El museo se fundó apenas unos meses después de la muerte del último judío que quedaba en Oswiecim, Szymon Klüger.

Klüger, un superviviente del Holocausto que no tenía hijos, sufría problemas emocionales y fobias, vivía en una casa adyacente a Lomdei Mishnayot. Poco después de su muerte, el difunto empresario y filántropo neoyorquino Fred Schwartz abrió un museo en la sinagoga. La antigua casa de Klüger fue renovada y reabierta como Café Bergson, una cafetería y centro educativo que ahora forma parte de la misma institución que el museo.

«Queremos representar la vida judía aquí antes de la Shoá, no el anonimato de la muerte en masa», dijo Schwartz, que murió en 2016, a la Agencia Telegráfica Judía en la ceremonia de apertura.

inse 2 aush
La exposición permanente del Centro Judío de Auschwitz en Oswiecim, Polonia, presenta costosas lámparas de araña que los judíos locales podrían haber escondido bajo las tablas del suelo. (Cnaan Liphshiz/ JTA)

Con el tiempo, el museo se ha cruzado con una comunidad comprometida con el recuerdo de la vida judía en Oswiecim. Un grupo de Facebook recién creado, llamado «Mis raíces judías son de Oswiecim», está ayudando a conectar a los descendientes de los judíos de Oswiecim de todo el mundo, y a producir artefactos y material de archivo para el museo.

«Si no fuera por el museo, muy poca gente sabría que una comunidad judía ha existido aquí durante 400 años, su memoria habría desaparecido al igual que lo que ocurrió con miles de comunidades en toda Polonia», dijo Shlomi Shaked, el fundador israelí del grupo de Facebook, cuya madre nació en Oswiecim.

El grupo de Facebook generó conexiones improbables. En septiembre, Miri Doron y Dana Rab-Eyal, dos mujeres de Israel, descubrieron que probablemente estaban emparentadas al comentar una foto del grupo de Facebook que mostraba a dos mujeres judías en Oswiecim en 1940.

Y en julio, Nava Meir Kopel, una pensionista de la ciudad de Nes Tziona, cerca de Tel Aviv, reconoció a su primo, Kuba Zajdband, en una foto tomada en Oswiecim en 1957 y subida al grupo de Facebook.

«Verlo allí me emociona más allá de las palabras», escribió Meir Kopel.

guaardar
Una foto de la Gran Sinagoga, a la izquierda, que dominaba la «calle judía» en Oswiecim, Polonia, antes de su destrucción por los nazis en 1939 (Centro Judío de Auschwitz)

Algunos de los judíos con raíces en Oswiecim están donando fotos familiares al Centro Judío de Auschwitz. El museo utiliza los artefactos que recoge -desde fotos familiares y recuerdos hasta elaboradas lámparas de araña encontradas bajo las tablas del suelo de la sinagoga, potencialmente escondidas allí por judíos locales que nunca regresarían- para educar a los visitantes.

Las autoridades comunistas nacionalizaron el edificio después de la guerra, lo destruyeron y lo convirtieron en un almacén de alfombras. En 1998, la sinagoga se convirtió en la primera propiedad comunal devuelta por el gobierno a una comunidad judía polaca. La comunidad receptora, Bielsko-Biala, donó posteriormente el espacio al Centro Judío de Auschwitz, que restauró el mobiliario original y lo revivió como casa de oración.

«Rezamos allí juntos, con grupos de todo el mundo, y tuve una experiencia poderosa y fuerte», dijo Ayalah Gura, de 20 años, que visitó la sinagoga de Oswiecim con su escuela de Israel en 2019. «Me di cuenta de que las mitzvot (mandamientos), la cultura judía, la fe, todo es por un objetivo mayor, un denominador común. La unión que experimenté allí fue abrumadora, pero también positiva. Sentí que había redescubierto el judaísmo y la oración».

Muchos visitantes del extranjero se sorprenden al saber que incluso existió una comunidad judía cerca del infame campo, dijo Artur Szyndler, historiador residente del centro. «La razón por la que muchos judíos se asentaron aquí fueron las excelentes conexiones ferroviarias y de transporte, que eran ideales para los propietarios de fábricas», aseguró Szyndler.

Historian Artur Szyndler tells a reporter about the Auschwitz Jewish Center in Oswiecim, Poland on November 9, 2021.
El historiador Artur Szyndler habla con un periodista sobre el Centro Judío de Auschwitz en Oswiecim, Polonia, el 9 de noviembre de 2021.

Añadió que consideraciones similares llevaron a las autoridades alemanas a construir aquí el mayor campo de concentración y exterminio de Europa, cuyas alambradas, torres de vigilancia y cámaras de gas son quizá los símbolos más reconocibles del horror del Holocausto.

Algunos judíos locales fueron utilizados como mano de obra esclava para construir Auschwitz, que comenzó como un campo de internamiento para no judíos polacos antes de convertirse en el epicentro del genocidio de judíos. Pero la mayoría fueron deportados a guetos y luego enviados de vuelta para ser asesinados en su ciudad natal.

«No es que los judíos de Oswiecim tuvieran más conocimiento de la Solución Final que otros», dijo Kuncewicz, refiriéndose al plan nazi de asesinar a todos los judíos.

Los alemanes volaron la Gran Sinagoga de Oswiecim, que se alzaba en lo alto de una colina no muy lejos del museo. En 2019, los antiguos cimientos de la sinagoga se convirtieron en un monumento a su pasado, con una caja metálica con una imagen del edificio en medio de docenas de losas de piedra horizontales, que significan lápidas judías derribadas.

Muchos judíos de Oswiecim tenían sentimientos positivos hacia la ciudad antes del Holocausto, según Chaim Fischgrund, un profesor israelí de 74 años cuyo padre, Avraham Baruch, creció allí.

«Mi padre siempre hablaba con cariño de Oswiecim», dijo Fischgrund a JTA. «Solía hablarme de nadar en el río, y cuando visito el lugar lo veo a través de sus ojos, no como un lugar de asesinato de judíos».

buscar
Ilustrativo: En Oswiecim, Polonia, un pozo de agua frente a la llamada «Sinagoga de Auschwitz», cerca del centro de la ciudad, durante el periodo de entreguerras (Centro Judío de Auschwitz).

El periodista de la CNN Wolf Blitzer, cuyo padre nació en Oswiecim, dijo que en su primera visita a Auschwitz en 2015, también visitó Oswiecim. «No podía creer lo cerca que estaba», dijo Blitzer, cuyos padres judíos abandonaron Polonia después de la Segunda Guerra Mundial.

La comunidad judía de Oswiecim «era totalmente típica», dijo Kuncewicz. «Tenía buenas relaciones con los no judíos de la ciudad, una larga historia y una existencia vibrante. Lo único inusual es que los nazis construyeron un campo de exterminio cerca de ella».

Fuente: The Times of Israel.

Dejá tu comentario

Europa News

Lituania analiza el estado de emergencia en la frontera con Polonia para detener a los inmigrantes

Polonia es actualmente la única ruta sin controles desde Lituania y Letonia hasta Alemania, destino de muchos migrantes que han llegado a la región a través de Bielorrusia en los últimos meses.

Publicado

el

Por

lit

Agencia AJN.- El gobierno de Lituania anunció el miércoles que solicitará al Parlamento que declare el estado de emergencia en su frontera con Polonia a partir del 10 de diciembre, como parte de los esfuerzos para evitar el tráfico de inmigrantes.

El estado de emergencia incluirá controles fronterizos centrados en los «vehículos sospechosos», dijo la ministra del Interior, Agne Bilotaite.

Polonia es actualmente la única ruta sin controles desde Lituania y Letonia hasta Alemania, destino de muchos migrantes que han llegado a la región a través de Bielorrusia en los últimos meses.

La fiscalía lituana está persiguiendo 60 casos de tráfico ilegal de personas y se están creando nuevas «redes» de traficantes, según el Ministerio del Interior.

liii

«Vemos intentos de nuestros propios grupos de delincuencia organizada de trabajar con delincuentes bielorrusos para organizar el contrabando», dijo Bilotaitė a los periodistas antes de una reunión del gobierno. «Tenemos que impedir que esta migración secundaria cobre impulso».

El gobierno también pedirá al parlamento el viernes que prorrogue el estado de emergencia existente en la frontera de Lituania con Bielorrusia y en los campamentos que acogen a los inmigrantes llegados desde allí.

La UE acusa a Bielorrusia de transportar en avión a miles de personas procedentes de Medio Oriente y empujarlas a cruzar al bloque a través de Polonia, Lituania y Letonia. Bielorrusia lo niega.

Lituania construyó una valla de alambre de espino a lo largo de 100 km de su frontera con Bielorrusia desde que comenzó la crisis, aunque los inmigrantes ya la han atravesado al menos tres veces, según el Ministerio del Interior.

En la última semana, los guardias fronterizos lituanos han rechazado a unas 50 personas al día que intentaban entrar ilegalmente desde Bielorrusia, según los datos.

«Hay unos 10.000 inmigrantes ilegales en Bielorrusia. Hasta que sean devueltos a sus países de origen en vuelos desde Minsk, existe un riesgo suficientemente alto de que se dirijan hacia Lituania», dijo el ministerio.

Seguir leyendo

Europa News

Lapid dice a Macron que sólo una amenaza militar creíble puede detener el impulso nuclear de Irán

Publicado

el

Por

FFdQ05VXoAkcTV6

Agencia AJN.- Al finalizar un viaje de tres días a Londres y París, el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, recalcó el martes al presidente francés, Emmanuel Macron, la posición de Israel de que no se deben eliminar las sanciones a Irán y que solo una amenaza militar creíble podrá detener el programa nuclear de Teherán.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores, los dos hablaron largamente sobre las conversaciones nucleares con Irán en Viena, que se iniciaron el lunes después de un paréntesis de casi seis meses.

Lapid le dijo a Macron que Israel cree que Irán sólo está ganando tiempo en las conversaciones para seguir avanzando en su programa nuclear, y para obtener un alivio de las sanciones económicas paralizantes. El jefe de la diplomacia israelí también hizo hincapié en la necesidad de desarrollar un plan B eficaz si las conversaciones fracasan.

«Después de muchos años, la posición de Israel está siendo escuchada y la posición de Israel es firme», dijo. «Las sanciones a Irán no deben ser eliminadas. Hay que endurecer las sanciones, hay que aplicar una amenaza militar creíble, porque sólo eso detendrá su carrera nuclear.»

La charla de Lapid con Macron se produjo un día después de que el líder francés hablara con el presidente iraní, Ebrahim Raisi, quien exigió el levantamiento de las sanciones como primer paso para volver a entrar en el acuerdo nuclear.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!