Seguinos en las redes

Irán

Irán: El Organismo Internacional de Energía Atómica se encuentra en una «coyuntura muy difícil»

Publicada

el

iran nuclear

Agencia AJN.- Las conversaciones con Irán encaminadas a poner fin a un largo estancamiento para explicar el origen de las partículas de uranio encontradas en sitios aparentemente antiguos pero no declarados se encuentran en «una coyuntura muy difícil», dijo el miércoles el jefe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) de la ONU, Rafael Grossi.

Grossi e Irán acordaron en marzo un plan de tres meses para llegar al fondo de la cuestión, una fuente de tensión entre Irán y las potencias occidentales, incluso durante las negociaciones más amplias destinadas a hacer que Teherán y Washington vuelvan a cumplir plenamente el acuerdo nuclear iraní de 2015.

Esas conversaciones más amplias están ahora estancadas, pero Grossi manifestó que es difícil imaginar que se aplique cualquier acuerdo para reactivar el acuerdo de 2015 mientras el OIEA no reciba respuestas satisfactorias sobre esta cuestión.

«Supongo que debo abstenerme de tener una conclusión final en este momento, ya que aún no hemos terminado el proceso, pero permítanme decir que estamos en una coyuntura muy difícil en este momento», dijo Grossi en un panel de discusión en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

Grossi debe informar a la Junta de Gobernadores del OIEA, compuesta por 35 países, sobre el progreso de las conversaciones sobre las cuestiones abiertas cuando la Junta inicie su reunión trimestral el 6 de junio.

«Espero que el tiempo (…) entre ahora y la emisión de mi informe (sea) aprovechado para llegar (a) por lo menos a un comienzo de respuesta creíble a estas cosas».

Aunque el esfuerzo de Grossi por obtener respuestas de Irán no forma parte de las conversaciones más amplias para reactivar el acuerdo de 2015, la falta de avances podría provocar un nuevo enfrentamiento entre Irán y Occidente en la Junta, que podría complicar las conversaciones indirectas entre Irán y Estados Unidos que se celebraron por última vez en marzo.

Dejá tu comentario

Internacionales

Expertos advierten que acuerdo nuclear emergente pone al mundo a ‘cinco minutos del desastre’

Publicado

el

Por

WhatsApp Image 2022-08-17 at 8.23.53 AM

Agencia AJN.- Mientras Occidente sigue examinando la última respuesta de Irán al nuevo proyecto de acuerdo nuclear, parece que, a pesar de que el texto se considera definitivo, las conversaciones siguen esencialmente en curso sobre las distintas disposiciones y que Irán se ha asegurado casi todas las concesiones importantes.

Israel Hayom ha tenido conocimiento de las diversas concesiones que Estados Unidos ya está dispuesto a aceptar como parte de un acuerdo nuclear renovado. Las concesiones, algunas de las cuales han sido reportadas previamente, fueron elaboradas en un artículo reciente llamado «Five Minutes from Disaster» (A cinco minutos del desastre) por Richard Goldberg en The Dispatch, que también incluye lo que aparentemente son nuevas demandas de Irán.

«En virtud de un nuevo acuerdo, Irán recibiría 275.000 millones de dólares de alivio de las sanciones en el primer año y un billón de dólares para 2030, incluido el levantamiento de las sanciones por terrorismo impuestas por Estados Unidos a los principales financiadores de un grupo que el presidente Joe Biden reafirmó recientemente como organización terrorista: el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI)», escribe Goldberg sobre los beneficios económicos que Irán aparentemente ha conseguido a través de las conversaciones.

Las concesiones también eliminan uno de los elementos clave del acuerdo original: mantener a Irán al menos a un año de distancia de la bomba en caso de que decida buscarla. El acuerdo original se hizo cuando Irán aún estaba lejos de tener suficiente material enriquecido, pero ahora, si el texto del acuerdo se mantiene intacto, su punto de partida estaría mucho más adelantado y no vería prácticamente ninguna restricción en su programa nuclear para 2031, cuando expiran las principales restricciones.

«Teherán no se enfrentaría a ningún cambio en las cláusulas de caducidad del antiguo acuerdo -es decir, las fechas de expiración de las restricciones clave- y se le permitiría mantener almacenado su recién desplegado arsenal de centrifugadoras de uranio avanzadas, lo que garantizaría al régimen la capacidad de cruzar el umbral nuclear en cualquier momento de su elección. Al igual que con el acuerdo de 2015, Irán no se enfrentaría a ninguna restricción en su desarrollo de misiles con capacidad nuclear…»

El acuerdo, si las concesiones se concretan en el texto, también permitiría a Rusia ganar importantes licitaciones de construcción por valor de miles de millones de dólares en Irán para construir nuevos reactores nucleares, sin enfrentarse a las sanciones occidentales por la guerra de Ucrania.

«Moscú, por su parte, recibiría miles de millones de dólares para construir más centrales nucleares en Irán, y potencialmente más para el almacenamiento de material nuclear. El destino de las sanciones estadounidenses que bloquean la transferencia de armas rusas a Irán sigue siendo una incógnita, a pesar de los informes del Departamento de Defensa de Estados Unidos que atestiguan el interés de Teherán por comprar a Moscú aviones de combate, carros de combate principales, sistemas de defensa aérea y sistemas de defensa costera», dice el artículo.

Recientemente, Irán ha pedido añadir más concesiones, aunque no está claro cuál ha sido la respuesta. Una de estas concesiones propuestas estaba destinada a superar la objeción de EE.UU. a retirar al CGRI de la lista de Organizaciones Terroristas Extranjeras (FTO) del Departamento de Estado.

«El mes pasado, antes de las conversaciones nucleares en Doha, Teherán propuso una solución de compromiso [para la cuestión de las FTO]: eliminar las sanciones por terrorismo impuestas por Estados Unidos al mayor conglomerado empresarial del IRGC, Khatam al-Anbiya. A diferencia de la designación del CGRI, la parte estadounidense no rechazó públicamente esta solicitud de alivio directo de las sanciones para el CGRI», señaló el autor. Irán insistió además en que se cerraran las diversas investigaciones sobre actividades nucleares sospechosas, llevadas a cabo de forma independiente por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), independientemente de la situación del acuerdo nuclear. Si se aceptara esta exigencia (y, según se informa, tal concesión se incluyó en el último borrador presentado por la UE), esto socavaría aún más al OIEA y será una aceptación de facto de las actividades nucleares ilícitas de Irán.

«Posiblemente embolsándose otra victoria, Irán llegó a Austria con un nuevo ultimátum: no aceptará ningún acuerdo a menos que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) cierre su investigación de casi cuatro años sobre los emplazamientos y materiales nucleares secretos nunca revelados por Irán al organismo. Por supuesto, se suponía que Teherán debía confesar su trabajo pasado en materia de armas nucleares como condición previa al JCPOA en 2015, pero el acuerdo estableció un plazo artificial para que un informe superficial del OIEA despejara el camino del JCPOA, haciendo la vista gorda al engaño iraní. En 2018, sin embargo, Israel descubrió que Irán escondía un archivo de armas nucleares -una biblioteca del trabajo del régimen para construir armas nucleares con memos que indicaban que Irán planeaba volver a fabricar armas en el futuro», escribe Goldberg, y añade: «Cerrar esta investigación -haciendo la vista gorda a la violación del TNP por parte de Teherán- garantizaría que la búsqueda de armas nucleares por parte de Irán no cambiara. También haría que cualquier acuerdo nuclear fuera una completa locura. Un acuerdo de este tipo puede pretender proporcionar una sólida verificación del programa nuclear iraní, pero carecería de la capacidad de verificar los aspectos clandestinos de las actividades del régimen», escribe el autor, calificando esto de «aceptación de las actividades nucleares clandestinas dentro de Irán».

Irán ha insistido además en que el nuevo acuerdo vinculará a las futuras administraciones estadounidenses y evitará que los sucesores del presidente Joe Biden se retiren del acuerdo, como hizo Donald Trump. Esto se hará, según Irán, asegurando varias garantías económicas. Esta ha sido una exigencia de larga data que EE. UU. se ha negado a aceptar, pero parece haber un progreso hacia un compromiso.

Otra demanda que Irán ha hecho implícitamente, según el artículo y varios informes, es que EEUU renuncie a cualquier acción contra Irán para castigarlo por los complots para asesinar a miembros de la administración Trump, a los que Irán culpa del asesinato de Qassem Soleimani en 2020, que entonces era el jefe de la Fuerza Qods del IRGC.

Según Golberg, un nuevo acuerdo nuclear cimentaría esto en la realidad, aunque no oficialmente. «Irán ganaría todas estas concesiones mientras conspira activamente para asesinar a exfuncionarios estadounidenses como John Bolton, Mike Pompeo y el asesor de Pompeo, Brian Hook, y trata de secuestrar y matar al periodista iraní-estadounidense Masih Alinejad en suelo estadounidense», escribe

El profesor Jacob Nagel, que fue jefe en funciones del Consejo de Seguridad Nacional de Israel y miembro senior de la Fundación para la Defensa de las Democracias, reaccionó a las aparentes concesiones, diciendo a Israel Hayom que «sin entrar en detalles, puedo decir con certeza, al igual que lo que mi colega Richard Goldberg ha escrito, que estamos a cinco minutos del desastre en lo que respecta a las conversaciones en curso entre Occidente e Irán.»

Nagel añadió: «Los Estados Unidos, los europeos y posiblemente el OIEA siguen siendo humillados, e incluso mientras Irán sigue escupiendo en su cara lo llaman lluvia. Los europeos ya han dicho dos veces que el borrador es el texto final, diciendo que es «tómalo o déjalo». Incluso el último plazo del 15 de agosto ha llegado y se ha ido».

Según Nagel, «parece que lo que realmente se está desarrollando es que Irán sigue extorsionando a Occidente mientras los rusos y los chinos observan desde la barrera y disfrutan de cada momento. Las líneas rojas establecidas por los europeos y los estadounidenses han sido violadas hace mucho tiempo, pero aun así, siguen comprometiendo a Irán en futuras rondas de conversaciones para discutir las nuevas y absurdas demandas de Teherán.»

Nagel concluyó diciendo: «La conclusión es que Estados Unidos y los europeos siguen otorgando a Irán más concesiones, mientras que los iraníes se han quedado prácticamente en la misma posición. El JCPOA de 2015 era peligroso y terrible, pero el acuerdo emergente es mucho peor, incluso si se ignora el tiempo que ha pasado desde entonces y el poco tiempo que queda hasta que expiren las cláusulas de extinción.»

Seguir leyendo

Irán

Irán mantiene sus exigencias tras el plazo para aceptar el borrador final del acuerdo nuclear

La República Islámica «busca un acuerdo bueno, estable y fuerte, pero si la otra parte habla de un plan B, nosotros también tenemos un plan B», aseguró el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amirabdollahian.

Publicado

el

Por

iran nuclear

Agencia AJN.-  Irán hizo una contraoferta al borrador «final» de la Unión Europea para renovar el acuerdo nuclear de 2015 en la medianoche del lunes, el plazo fijado por Bruselas.

Mohammad Marandi, portavoz del equipo negociador nuclear iraní, tuiteó el martes que Teherán «quiere asegurarse de que si el actual o el futuro presidente estadounidense se retira del acuerdo, Estados Unidos ‘tendrá que pagar un precio»’.

«Esta es la mejor manera de proteger un posible acuerdo. Si Estados Unidos no tiene que pagar un precio por violar o abandonar un futuro acuerdo, la historia se repetirá», agregó Marandi.

Anteriormente, Marandi había dicho a Al Jazeera Arabic: «No puedo decir que habrá un acuerdo, pero estamos más cerca de lo que estuvimos antes».

La respuesta de Irán al borrador de la UE, según una fuente diplomática, fue un «sí, pero…», en lugar de seguir la formulación de la UE de «aceptarlo o rechazarlo». Teherán respondió esencialmente al plazo de la UE intentando ampliarlo y continuar las negociaciones, expresó la fuente.

Además de las garantías de Estados Unidos, la República Islámica no mencionó su exigencia de que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) cancele sus investigaciones sobre los rastros de material nuclear encontrados en sitios no declarados en Irán. El borrador de la UE establece que si Irán da respuestas creíbles sobre el origen de esos rastros para cuando el acuerdo nuclear deba ser implementado, entonces no se opondrá al cierre de la sonda.

Teherán no rechazó ni aceptó esa oferta en su respuesta, según fuentes diplomáticas.

El enviado especial de EE.UU. a Irán, Rob Malley, pareció permitir el compromiso en el proyecto de la UE, diciendo en una entrevista el viernes que las sondas «se cerrarán cuando Irán proporcione las respuestas técnicamente creíbles que el OIEA les pidió… pero no antes».

El Departamento de Estado de EE.UU. dijo que recibió los comentarios de Irán a través de la UE y que compartirá sus opiniones con Bruselas.

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Hossein Amirabdollahian, advirtió el lunes que Irán «busca un acuerdo bueno, estable y fuerte, pero si la otra parte habla de un plan B, nosotros también tenemos un plan B».

Irán está «esperando la flexibilidad de la parte estadounidense [en]… las garantías», explicó Amirabdollahian.

El acuerdo nuclear «tiene defectos como cualquier otro documento, pero el principal defecto es que en el campo de la verificación, nuestros compromisos son plenamente investigados, pero en lo que respecta a la cancelación de las sanciones, la verificación de los compromisos de la otra parte no es muy común», señaló el ministro de Asuntos Exteriores iraní.

El Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) de 2015 levantó las sanciones a Irán a cambio de limitaciones a su programa nuclear. Estas limitaciones expirarían con el tiempo, terminando en 2030, con restricciones a la fabricación de centrifugadoras avanzadas que expiran el próximo año, pero la administración Trump abandonó el acuerdo en 2018, optando por más sanciones en su lugar, y la administración Biden comenzó a negociar un retorno al JCPOA a principios del año pasado.

La UE, que coordina las conversaciones indirectas entre Irán y Estados Unidos, presentó a principios de este mes un borrador para un acuerdo nuclear que dijo que era definitivo, y que las recientes negociaciones en Viena estaban destinadas a tratar sus aspectos técnicos.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!