Seguinos en las redes

Israel

AMIA. Para Clarín, la única certeza es que el Gobierno tiene una política definida que no va a modificar

AJN.- En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, el jefe periodístico de Clarín, Ricardo Kirschbaum, desestimó que en la Argentina exista “incertidumbre” política tras la muerte del ex presidente Néstor Kirchner y consideró que el Gobierno tiene “un política bien definida que no se va a modificar”. Kirschbaum realizó estas declaraciones al participar en la sede de la AMIA de la inauguración de la muestra "Retratos de la Memoria” de la fotógrafa Alejandra López, que la institución judía realiza junto al Grupo Clarín. El periodista consideró que tras el fallecimiento de Kirchner comienza “una nueva etapa” en la Argentina. Entre los invitados se destacó la presencia del CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, y el gerente Martín Echevers. “Que haya venido uno de los mayores accionistas de Clarín a nosotros nos pone muy contentos”, dijo el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, en diálogo con AJN.

Publicada

el

amiaclarin0


El jefe periodístico del diario Clarín, Ricardo Kirschbaum, desestimó hoy que en la Argentina exista “incertidumbre” política tras la muerte del ex presidente Néstor Kirchner y consideró que el Gobierno nacional tiene “una política bien definida que no se va a modificar”.
En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN), Kirschbaum realizó estas declaraciones al participar en la sede de la AMIA de la inauguración de la muestra "Retratos de la Memoria” de la fotógrafa Alejandra López, que la institución judía realiza junto al Grupo Clarín.
“Incertidumbre no hay, no creo que haya incertidumbre en el país, hay certezas y entre las certezas que hay es que el Gobierno tiene una política muy definida, muy convencida y me parece que esta es una cuestión que no se va a modificar”, estimó Kirschbaum.
Para el jefe periodístico de Clarín, “los rasgos de la etapa que se viene son rasgos que hemos conocido y otros que vamos a conocer porque ha fallecido uno de los principales actores de la política y seguramente ese espacio se va a llenar con otra forma de conducción”.
Por eso, Kirschbaum apuntó que tras la muerte del ex presidente “sin duda comienza otra época”, que según su especulación “va a estar influenciada por el periodo pasado donde Kirchner tuvo una influencia notoria y este nuevo período”.
Respecto de cómo imagina la futura relación entre el Gobierno y Clarín, el jefe periodístico aclaró que “nunca” se quejó de los tratos que recibe del poder político, aunque aclaró que no coincide con la forma de hacer política del kirchnerismo.
“Nunca me quejo del trato, no coincido con la metodología de construir políticas siempre definiendo al adversario. Yo soy periodista y trato de enfrentar la realidad como es”, aseveró.
Kirschbaum instó a los argentinos “abrirse a una verdadera convivencia y ayudar a fortalecer desde distintos lugares la institucionalidad democrática”.
“La institucionalidad democrática se construye con mucha más tolerancia y más convivencia, y en este momento la AMIA significa eso”, apuntó el periodista.
En cuanto a la presentación de la muestra junto a la AMIA, Kirschbaum resaltó que para Clarín “es doblemente emocionante por el valor de la exposición, por el significado, por el contenido tan humano, tan profundo y en segundo lugar porque la autora que viene de la filas del diario, y trabajó en Viva durante muchos años”.
“Clarín con la comunidad judía siempre tuvo una profunda vinculación y  siempre estamos dispuestos a sostener este tipo de proyectos. Además me parece que este proyecto se haga en el nuevo edificio de la AMIA le da un contenido superlativo”, subrayó.
Por su parte, Martín Echevers, gerente del Grupo Clarín, dijo en su discurso que “estar en la AMIA es siempre volver a un lugar del que nos sentimos partes”.
“De alguna manera la AMIA y Clarín siempre caminaron juntos, antes y después de ese momento que nos cambió la vida a todos”, resaltó el directivo.
Entre los protagonistas del acto se destacó la presencia del CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, quien fue recibido por el presidente de la AMIA, Guillermo Borger.
“Que haya venido uno de los mayores accionistas de Clarín a nosotros nos pone muy contentos”, destacó Borger en diálogo con AJN.
El dirigente comunitario aseguró que desde la AMIA se esperaba “esta visita” de Magnetto, ya que es “una muestra que estaba programada desde hace ocho meses entre la AMIA y Clarín”.
“Esperábamos que los principales accionistas de Clarín estén presentes, es una muestra importante y compartida y por lo tanto bienvenida sea la presencia de los directivos. Además se trata de una periodista de Clarín y por eso (Magnetto) vino a acompañar la muestra”, agregó el titular de la AMIA.
La muestra "Retratos de la Memoria” de la fotógrafa Alejandra López que podrá visitarse hasta el 18 de noviembre en el Espacio de Arte de AMIA incluye retratos de sobrevivientes del Holocausto que llegaron a la Argentina.
Los retratos están acompañados de un comentario que da cuenta del lugar de origen, la situación que atravesaron durante la Segunda Guerra Mundial, su llegada la Argentina y la construcción de sus respectivas familias en nuestro país.
Lo destacado de esta muestra, cuyas fotografías fueron realizadas en 2007, es que se exhiben por primera vez en Buenos Aires, al mismo tiempo que en el Museo Judío de Frankfurt, donde son parte de la muestra “Judíos Argentinos. Retratos para el Bicentenario”.
“En la muestra hay rostros positivos frente al horror y el terror, y como hijo de sobreviviente presentar esta muestra no hace más que marcar un camino que la AMIA viene recorriendo por la memoria”, resaltó Borger.
En tanto, el director del Espacio de Arte de AMIA, Elio Kapszuk, destacó que desde su área se viene “trabajando en la relación del arte y la memoria desde hace más de diez años y en la generación de archivos que son los nuevos testimonios para poder seguir trabajando el arte y la memoria y esta muestra es el mejor testimonio”.
DB-GB

Foto: Leonardo G. Kremenchuzky

Dejá tu comentario

Israel

Efemérides. Un día como hoy nacía David Ben Gurión

Agencia AJN.- David Ben Gurión -líder sionista y primer jefe de gobierno del Estado de Israel, el que más tiempo ocupó el cargo: 13 años- nació como David Green en Plonsk, Polonia, el 16 de octubre de 1886, y se educó en una escuela hebrea fundada por su padre, un ardiente sionista.

Publicado

el

Por

ben

Agencia AJN.- David Ben Gurión -líder sionista y primer jefe de gobierno del Estado de Israel, el que más tiempo ocupó el cargo: 13 años- nació como David Green en Plonsk, Polonia, el 16 de octubre de 1886, y se educó en una escuela hebrea fundada por su padre, un ardiente sionista.

A los 17 años, Ben Gurión se convirtió en sionista y se unió al grupo socialista Poaléi Tzión.

En 1906 inmigró a la Tierra de Israel, trabajó como obrero en asentamientos agrícolas, se interiorizó en la política y la polémica sionista y ayudó al establecimiento del grupo judío de autodefensa Hashomer.

En 1912 empezó a estudiar Derecho en Estambul, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial condujo a su deportación por parte de las autoridades otomanas, junto con otros prominentes sionistas.

Ben Gurión pasó los años de la guerra en los Estados Unidos, donde se casó con Paula Monbesz, una compañera sionista, y fue activo en la formación del ala local del sionismo laborista.

Regresó a la Tierra de Israel como soldado de la Legión Judía, una unidad del ejército británico creada por Zeev Jabotinsky.
En la década del ’20, Ben Gurión fue electo secretario general de la Histadrut (Confederación General del Trabajo), función que consideraba como una potencial base de poder para la realización de los objetivos sionistas.

Ejerció hasta 1935 y la convirtió en mucho más que una organización gremial: una institución global política, social y económica con su propia red de fábricas, corporaciones de desarrollo, marcos culturales y servicios de salud.
La Histadrut brindó la infraestructura económica, social y política del Estado en formación.

Ben Gurión jugó luego un papel preponderante en la fusión de Ajdut Haavodá y Hapoel Hatzair en Mapai, que se convirtió en el partido de gobierno durante las primeras décadas del Estado, con él a la cabeza.

Su actitud hacia el socialismo era pragmática, buscando el logro simultáneo de las metas nacionales y socialistas.

Hacia 1935, el sionismo laborista se había convertido en la facción más importante del movimiento sionista y Ben Gurión ocupó el puesto clave de presidente del Ejecutivo de la Agencia Judía -el «cuasi gobierno» de los judíos en la Tierra de Israel- hasta 1948, cuando se estableció el Estado.

Durante estos años guió el curso de la historia sionista y moldeó el carácter del Estado judío.

Basándose en una plataforma política que combinaba visión con pragmatismo, Ben Gurión abandonó la política sionista oficial de cautela y gradualidad para adoptar una firme línea activista.

Su estrategia durante la Segunda Guerra Mundial, entre las restricciones británicas a la inmigración judía y el asentamiento y el hecho que Gran Bretaña combatiera contra la Alemania nazi, fue resumida en su afirmación de que los sionistas «combatirían en la guerra como si no existiera el Libro Blanco y combatirían el Libro Blanco como si no hubiera guerra».

Después de la contienda, Ben Gurión desafió la autoridad británica: organizó una masiva inmigración y estableció fronteras para el Estado judío, creó asentamientos en todas partes del país, impulsó el desarrollo de una capacidad de defensa judía y presionó por la adquisición de armamento pesado -artillería y aviones-, mientras otros hablaban de una infantería liviana.

En 1948, como jefe del Gobierno Provisional, proclamó el establecimiento del Estado de Israel y el comienzo del «crisol de los exilios», movimientos de osadía y visión que llevaron a la realidad eventos de magnitud histórica.

En los primeros años del Estado, el fuerte y carismático liderazgo de Ben Gurión condujo a olas de inmigración masiva que duplicaron la población del país e invirtió la mayor parte de los limitados recursos de la nación en su integración; aseguró zonas distantes, construyendo asentamientos en la periferia; e instituyó una educación universal sobre la base de un sistema escolar público apartidario.

Como ministro de Defensa, planificó y llevó a cabo la tensa transición de las organizaciones clandestinas a un ejército regular, la Fuerza de Defensa de Israel.
Posteriormente encabezó proyectos nacionales como la «Operación Alfombra Mágica» (transporte aéreo de los judíos del Yemen), la construcción del Acueducto Nacional e innovadores proyectos de desarrollo regional.

En la arena internacional, Ben Gurión puso su carrera política en juego para lograr la aprobación del muy controvertido acuerdo de reparaciones con Alemania Occidental y sacó a Israel del bloque de las naciones no alineadas para adoptar una orientación pro occidental, lo cual sentó las bases para una alianza estratégica con Francia y Gran Bretaña, que fortaleció a Israel en las esferas diplomática, económica y militar en los años ’50.

En 1953, agotado por años de intenso servicio público, Ben Gurión renunció al gobierno por dos años y se estableció en el kibutz Sde Boker, en el sureño desierto del Néguev que soñaba poblar.

Luego de las elecciones de 1955 volvió a ser primer ministro y reafirmó la política de defensa: abogó por una respuesta más resuelta al terrorismo y adoptó una estrategia basada en una estrecha cooperación con Francia, que duró más de una década.

La Campaña del Sinaí, en 1956, logró suspender los actos de sabotaje y terrorismo contra los poblados en el Sur y levantó el bloqueo a la navegación israelí en el mar Rojo, a pesar de que Israel finalmente se retiró de ese territorio, bajo presión internacional.
En 1963, Ben Gurión renunció una vez más al gobierno, en protesta por los aspectos morales de un fiasco de inteligencia ocurrido en 1954, y puso fin a casi tres décadas de liderazgo.

Hizo un intento de regreso a la vida pública en 1965, con su apoyo una reforma electoral y la formación de un nuevo partido, Rafi, que obtuvo sólo 10 escaños en las elecciones.
Permaneció cinco años como miembro de la Knéset (Parlamento israelí) y se retiró definitivamente de la vida pública a los 84 años.
Ben Gurión -una de las figuras más influyentes del sionismo moderno- falleció en 1973 y fue sepultado en Sde Boker.

Seguir leyendo

Israel

Violencia en la sociedad árabe: 75 muertos desde principio de año

Desde principio de año se produjeron 75 asesinatos y la policía no parece hacer suficiente para que esto acabe. Ya hace varios días que se producen piquetes, cortes de calles y caminos, produciendo grandes embotellamientos de autos por todo el país. El diputado Ahmed Tibi dijo:» No hay duda que los responsables son la policía, las autoridades, los juzgados».

Publicado

el

d1ccb521-50b9-4a96-a743-7fc640_kdutvb

Agencia AJN.-Hace meses que los diputados de los partidos árabes pidieron a la policía comenzar un tratamiento agresivo para erradicar la violencia, pero esto no parece tener fin.
Desde principio de año se produjeron 75 asesinatos y la policía no parece hacer lo suficiente para que esto acabe, y es por eso que la gente se cansó y empezó a salir a la calle a protestar, a demostrar que están cansados de tantas armas que circulan dentro de la sociedad .

Ya hace varios días que se producen piquetes, cortes de calles y caminos, produciendo grandes embotellamientos de autos por todo el país. Los encuentros sin resultados de los líderes y politicos árabes con las autoridades no trajeron hasta ahora ningún resultado positivo.

Lo que empezó como algo curioso hace años donde al final de cada casamiento se producían disparos al aire para festejar, pasó a ser una tragedia para la sociedad. Miles y miles de armas dan vuelta entre las personas, el mercado negro florece y los números de víctimas aumentan día a día.

El diputado Ahmed Tibi dijo:»No hay duda que los responsables son la policía, las autoridades, los juzgados. Hay algo que falta: disuasión. Si no se castiga a los criminales, a los asesinos, todos lo vuelven a hacer. Llamo a la policía a encargarse de los grupos criminales, es el trabajo de ustedes, no de nosotros.» concluyó.

El jefe interino de la policía, Moti Cohen, visitó ayer la aldea de Jizer a Zarka, donde la última noche fueron heridos 5 personas durante un tiroteo y dijo en una reunión con oficiales locales: «La policía hace todo lo necesario para hacer frente a este grave problema y no escatimaremos esfuerzos para erradicar tal violencia. Nadie está por encima de la ley y nos ocuparemos de eso, lleve el tiempo que lleve.»

Hace pocos días el Ministro de Seguridad, Gilad Erdan, había dicho que la violencia de la sociedad árabe se producía porque era parte de la cultura árabe, lo que produjo un sinfin de protestas y reclamos de racismo. El líder de la lista árabe en la Knesset, Aiman Ode, dijo: «La violencia no es el resultado de nuestra cultura, es el resultado del racismo del gobierno.»

Después de estos ataques recíprocos, y para bajar la tensión, las partes decidieron volver a encontrarse en los próximos días para tratar de encontrar una solución a este trágico problema.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!