Seguinos en las redes

Israel

AMIA/Macri: Familiares de las víctimas negaron haber planeado un escrache para impedir la visita de Macri

AJN.- La agrupación Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado a la AMIA negó haber amenazado con realizar un escrache para impedir que el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, visite la sede de la calle Pasteur 633. En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, Sergio Burstein, miembro de la agrupación, denunció la existencia de un operativo de prensa “para ensuciar a los familiares” y consideró que la mayor violencia que podrían ejercer los familiares era estar presentes en la Plaza Seca durante la visita de Macri. No obstante, el familiar confirmó que hubo una fuerte discusión con el presidente de la AMIA, Guillermo Borger, por la anunciada reunión con el jefe de Gobierno.

Publicada

el

burstein

La agrupación Familiares y Amigos de las Víctimas del Atentado a la AMIA negó haber amenazado con realizar un escrache para impedir que el jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, visite el miércoles pasado la sede de la calle Pasteur 633.
“El que dijo que íbamos a hacer un escrache realmente tiene muy mala entraña. Realmente están haciendo un operativo de prensa para ensuciarnos. A nadie se le puede ocurrir que los Familiares y amigos de las víctimas del atentado a la AMIA pensemos en un escrache, que tiremos huevos y que actuemos con violencia”, afirmó Sergio Burstein, miembro de la agrupación, en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias.
La polémica se inició el martes pasado cuando se confirmó la visita del jefe de Gobierno a la sede de la AMIA, donde tenía previsto entrevistarse con el presidente de la institución, Guillermo Borger, y miembros de la comisión directiva.
Como parte del protocolo de la institución judía, cada visitante debe rendir homenaje a las víctimas de los atentados a la AMIA (1994) y la Embajada de Israel (1992), dijo el presidente de AMIA en una rueda de prensa luego de su encuentro con Macri.
La información generó malestar entre los familiares de las víctimas, dado que Macri fue cuestionado por haber propuesto y designado a Jorge “Fino” Palacios al frente de la Policía Metropolitana, medida que se frustró luego de que el ex comisario de la Federal fue procesado en la causa por encubrimiento del atentado y por el espionaje contra Burstein.
Por eso, el mismo familiar confirmó que tuvo una conversación fuerte con el presidente de la AMIA, aunque aclaró que “no hubo insultos”. En esa charla el familiar le pidió que traslade la reunión con Macri a la Jefatura de Gobierno.
“Le dije a Borger que entienda que hay un cierto límite, son dirigentes pero hay una parte de la AMIA muy sensible, muy valorada y respetada, intocable para los familiares, que sentimos a la AMIA tan nuestra que la cuidamos como al monumento a las víctimas. La Plaza Seca, egoístamente, la creemos como nuestra, y tenemos más derecho que cualquiera”, afirmó.
Además confirmó que desde familiares le manifestaron a la dirigencia de la AMIA su “repudio” a la visita de Macri porque “debajo del nuevo edificio está la sangre de los que no están con nosotros”.
Burstein aclaró que “los dirigentes de la AMIA no son enemigos” de los familiares, pese a la controversia generada por la reunión con Macri.
Asimismo, admitió que con Guillermo Borger tiene “muchas diferencias y muchos acercamientos, algunos hasta inesperado por ambos”. Consultado por si será posible reparar la relación con el presidente de AMIA, Burstein respondió a esta agencia que “sin dudas repararía la relación”.
Para el familiar, “desde 2008, la presencia de Mauricio Macri en la AMIA merece por lo menos levantar el teléfono y decir que mañana viene Macri. Si algo va a suceder en la Plaza Seca, lo menos que pensamos que puede suceder es que los dirigentes nos notifiquen y consulten sobre qué se hará, sobre si alguna visita nos parece inconveniente, a lo mejor pido demasiado”.
“No lo estoy prejuzgando (a Macri), lo estoy juzgando, no soy hipócrita. No creo en su arrepentimiento. Hay momentos para decir las cosas, pero no le puedo creer ahora porque lo único que le importa es su imagen para 2011”, consideró.
Burstein sostuvo que la dirigencia de la AMIA “no entendió” lo que representa “ese lugar sagrado donde están los nombres de los que no están con nosotros”.
No obstante, negó la posibilidad de haber llevado adelante una protesta violenta contra Macri.
“Lo más violento que podían ejercer los familiares era con su presencia”, dijo Burstein, quien precisó así que los miembros de la agrupación solo tenían pensado pararse frente al monumento que recuerda a las víctimas del atentado durante la visita del jefe de Gobierno.
La reunión entre el presidente de la AMIA y Macri finalmente se trasladó al despacho del jefe de Gobierno, en principio “por un problema de agenda”, aunque al termino del encuentro, Borger admitió que el cambio se dispuso para “no herir susceptibilidades”.
Consultado sobre si aceptaría una disculpa del jefe de Gobierno, Burstein respondió: “En lo personal no le creo porque todo lo que hace es para obtener algo”.
Sin embargo, el familiar aclaró que “se tiene que evaluar” la posibilidad de que el líder del PRO en algún momento visite la AMIA y en consecuencia rinda homenaje a las víctimas del atentado.
“Aceptaría lo que digan (los familiares), pero me costaría mucho pararme frente a este personaje”, aclaró.
Respecto de a quién pertenece el edificio de la AMIA, el monumento a las víctimas, Burstein sostuvo que “no es de los dirigentes, no es de los familiares, es de quienes pagaron con su vida”.
Burstein lamentó que en una oportunidad, Macri dijo que “cuando tenga el poder, los familiares van a dejar de existir”. “Eso lo dijo Mauricio Macri y más allá de no haberlo escuchado de boca de él, lo creo. Pero él no entiende lo que es la ausencia, el dolor de 16 años luchando y que alguien venga y se burle de los muertos”, expresó.
El familiar también cuestionó al director general de Relaciones Institucionales, Claudio Avruj, porque nunca atendió el pedido de la agrupación para reunirse con Macri cuando se analizaba la posibilidad de que Palacios asumiera como jefe de la Policía Metropolitana.
Burstein consideró que esa reunión, que llegó a estar en la agenda del jefe de Gobierno porteño, no se realizó porque “le incomodaba a Macri ya que no podía decir que por más que procesen a Palacios lo confirmaba como jefe de Policía”.
También negó que haya sido el único que se opuso al nombramiento de Palacios y acusó al jefe de Gobierno de “esconder las pruebas”, cuando la investigación sobre Palacios por el caso de encubrimiento ya estaba avanzada.
Consultado sobre el origen de las diferencias que lo separan del jefe de Gobierno, el familiar consideró que “nació de una cuestión personal” de Macri contra él.
“Me mandó a escuchar para saber la estrategia de los familiares, que podíamos hablar con el fiscal de la causa (Alberto Nisman). Por ahí encontraba en mí alguna cosa que haciéndola pública me disminuía o me desacreditaba”, consideró en referencia al escándalo de espionaje del que fue víctima.
Además se quejó porque desde el macrismo lo acusaron de utilizar “el atentado a la AMIA para beneficio propio y para hacer negocios con el Gobierno”.
En cuanto al próximo acto por el 16º aniversario del atentado, que se realizará el 16 de julio, el familiar dijo que el homenaje “es sagrado” y confirmó que como cada 18 “se dejarán todas las energías”.
“Hay una reunión pendiente de familiares para ver cómo se va a llevar a adelante el acto. Mi posición es que este acto no tiene que ser el acto de la discordia, hay que dejar ciertas cosas de lado y lo importante es la memoria, la recordación y decirles que no los olvidamos, todo aquello que pueda dañar su memoria debe ser dejado de lado. Las víctimas son lo primero.”, expresó.
Finalmente cuando se lo consultó sobre la posible presencia de Macri en el acto por el 16º aniversario dijo: “Si viene al acto, viene al acto, es el jefe de Gobierno. Mentiría si dijera que no vamos hablar de Macri o de Irán”.

DB

Dejá tu comentario

Israel

La disolución de la Knesset fue aprobada en primera instancia

Agencia AJN.- El proyecto de ley para disolver el parlamento israelí y llamar a elecciones pasó la primera lectura.

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- La legislación para disolver la Knesset (parlamento israelí) y convocar a elecciones anticipadas para el 2 de marzo fue aprobada en primera instancia.

Durante el transcurso de la noche, se realizará la votación en segunda y tercera instancia.

Según las leyes electorales israelíes, la Knesset tenía hasta el miércoles a la medianoche para votar a uno de sus miembros como primer ministro o convocar nuevas elecciones, la tercera en tan solo 11 meses.

El Comité de Arreglos de la Knesset aprobó el miércoles por la mañana un proceso legislativo acelerado especial para el proyecto de ley de disolución, permitiendo a los legisladores celebrar las cuatro votaciones requeridas en el pleno y el proceso de enmiendas del comité en un solo día.

Salvo un anuncio inesperado de un gran avance de la coalición, se espera que el proyecto se convierta en ley, marcando un final ignominioso a la efímera 22a Knesset y lo que puede ser recordado como el año más disfuncional en la historia política israelí.

El proyecto de ley también cambia la fecha de las próximas elecciones. La ley electoral requiere que las elecciones se celebren 90 días después de la fecha límite del 11 de diciembre para formar un gobierno, es decir el 10 de marzo. Pero ese día es la festividad judía de Purim, por lo que el nuevo proyecto de ley pone el voto para la 23 Knesset un poco más de una semana antes, el 2 de marzo.

Seguir leyendo

Israel

Avanza un proyecto de ley para disolver la Knesset a medianoche y convocar a nuevas elecciones para marzo

Agencia AJN.- Israel se encamina hacia una tercera votación en solo 11 meses, un hecho sin precedentes en la historia del Estado hebreo. Tal como se anticipó el proyecto de ley establece las próximas elecciones para el 2 de marzo y se aprobará hoy antes de la medianoche y luego de un largo debate.

Publicado

el

Por

kn

Agencia AJN.- Los legisladores aceleraron hoy un proyecto de ley para disolver la Knesset (parlamento) y convocar a nuevas elecciones para el 2 de marzo en medio de un estancamiento político sin precedentes.

Según las leyes electorales israelíes, la Knesset tenía hasta el miércoles a la medianoche para votar a uno de sus miembros como primer ministro o convocar nuevas elecciones, la tercera convocatoria en tan solo 11 meses.

El Comité de Arreglos de la Knesset aprobó el miércoles por la mañana un proceso legislativo acelerado especial para el proyecto de ley de disolución, permitiendo a los legisladores celebrar las cuatro votaciones requeridas en el pleno y el proceso de enmiendas del comité en un solo día.

Poco después, el proyecto de ley fue aprobado en su lectura preliminar en el pleno.

Salvo un anuncio inesperado de un gran avance de la coalición, se espera que el proyecto se convierta en ley hacia la medianoche del miércoles, marcando un final ignominioso a la efímera 22a Knesset y lo que puede ser recordado como el año más disfuncional en la historia política israelí.

El proyecto de ley también cambia la fecha de las próximas elecciones. La ley electoral requiere que las elecciones se celebren 90 días después de la fecha límite del 11 de diciembre para formar un gobierno, es decir el 10 de marzo. Pero ese día es la festividad judía de Purim, por lo que el nuevo proyecto de ley pone el voto para el 23 de la Knéset un poco más de una semana antes, el 2 de marzo.

La legislación será sometida a consideración del pleno del parlamento, donde se espera un intenso y largo debate. Los legisladores votarán cuatro veces para aprobar el proyecto de ley, con debates permitidos entre cada votación. Se espera que el proyecto de ley apruebe su voto final antes de la fecha límite de medianoche.

El proyecto de ley fue redactado y presentado en la Knesset el martes por los legisladores de Azul y Blanco Avi Nissenkorn, Meir Cohen y Tzvi Hauser, junto con con los representantes del Likud Miki Zohar y Shlomo Karai.

«Estas no son las leyes que esperaba presentar como representante público, y todavía espero que podamos retirarlas mañana antes de la medianoche y anunciar el establecimiento de un gobierno de unidad amplia», dijo Nissenkorn, quien también copatrocinó la legislación para disolver el 21 de Knesset en junio, apenas dos meses después de su primer mandato.

Tras la presentación del proyecto de ley, el jefe de Azul y Blanco, Benny Gantz, dijo el martes que aún había tiempo para evitar elecciones «costosas e innecesarias». Dijo que su partido estaba «haciendo todo lo posible» para formar un gobierno sin renunciar a sus principios».

También pidió al primer ministro Benjamin Netanyahu de Likud que anunciara que no buscaría inmunidad parlamentaria de enjuiciamiento en los casos de corrupción en su contra, una demanda clave de la oposición para ingresar a un gobierno liderado por Netanyahu.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!