Seguinos en las redes

Israel

Atentado/AMIA. Comunidad judía se reúne y podría presentarse como querellante por denuncia de Nisman

 

AJN.- El secretario general de la DAIA, Jorge Knoblovits, reveló hoy, jueves, a la Agencia Judía de Noticias que en una frustrada reunión con la Presidenta le iban a “deslizar” su “apoyo al fiscal” porque sospechaban que “era cuestionado al punto de ser removido”. “Estamos incómodos con el gobierno, sobre todo desde que apareció el Memorándum”, agregó.

 

Publicada

el

knoblovits_despacho

 

AJN.- La comunidad judeoargentina debería estar “tranquila porque la DAIA, la AMIA y un grupo de familiares (de víctimas del atentado contra ambas entidades) que nos acompaña buscamos, por lo menos, monitorear la causa y, eventualmente, presentarnos como querellantes”, anticipó hoy, jueves, el secretario general de la primera institución, Jorge Knoblovits (foto), a la Agencia Judía de Noticias (AJN), en referencia a la denuncia por encubrimiento presentada ayer por el titular de la Unidad Fiscal Especial de Investigación del Atentado a la AMIA, Alberto Nisman, contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner; su canciller, Héctor Timerman; y el diputado nacional y líder de La Cámpora, Andrés Larroque, entre otros.
 
“La dirigencia no es torpe; está atenta a todo lo que sucede y consulta”, y por ello “llamamos a un Plenario de Presidentes para hoy a las 18 hs., dado que nada lo hacemos solos, sino en función de lo que digan nuestros representados, lo cual muestra claramente que es una comunidad organizada y que funciona”, agregó.
 
Asimismo, “la comunidad judía debe tener una preocupación por la situación institucional en los mismos términos de sus dirigentes porque es una denuncia muy grave, que como el mismo fiscal nos dijo (ayer, miércoles) en la reunión con la AMIA y la DAIA, ojalá no sea cierta y no se pruebe, pero en caso de serlo, es una situación inédita en la república, que asusta porque tiene una dimensión de consecuencias descontroladas”, admitió Knoblovits.
 
“La AMIA, la DAIA y la Argentina no podemos hacer un análisis político, sino judicial, y para eso es prematuro; por ahora, lo que tenemos es una denuncia sumamente grave, que debe de estar acreditada y debe ser probada”, matizó.
 
De todos modos, el secretario general de la DAIA aclaró que “si es cierto, delegar diplomacias de negocios paralelas entre Teherán y Buenos Aires en el (según Nisman, ‘referente comunitario y nexo local del régimen’) iraní (Jorge ‘Yussuf’) Khalil y sentar al canciller a firmar un acuerdo no puede desligar la responsabilidad de éste porque en derecho nadie puede negar su propia torpeza”.
 
En ese sentido, “es llamativo que dos confesos antisemitas, (el líder de Quebracho, Fernando) Esteche y (el dirigente ultrakirchnerista Luis) D’Elia, ajenos al mundo democrático, hayan negociado a 85 muertos”, puntualizó.
 
Ello “provoca asco porque no se lo delegó en juristas, que pueden tener una u otra opinión, ni en otros miembros de la Cancillería, que pueden tener una posición jurídica, ni en otra persona del gobierno, como (el entonces jefe de Gabinete del Ministerio de Justicia y actual subsecretario de Inteligencia, Juan Martín) Mena, quien tiene una posición de defensa a ultranza del Memorándum”, criticó Knoblovits.
 
Por otra parte, el dirigente reveló a AJN que en la reunión “protocolar” con la Presidenta que finalmente se canceló el mes pasado porque la mandataria se fracturó el tobillo, la DAIA y la AMIA iban a “deslizar” su “apoyo a la ardua tarea del fiscal Nisman, especialmente en el tema de las ‘alertas rojas’” de captura internacional de Interpol contra cinco imputados iraníes porque sospechaban que “era severamente cuestionado al punto de ser removido”.
 
“Las instituciones advertimos nuestra preocupación de que se levantaran las ‘alertas rojas’ y la denuncia dice que como eso no pasó, se cayó todo el acuerdo, más allá de la torpeza de firmar con un Presidente que tenía 30 días de vida política, como (Mahmoud) Ahmadinejad”, subrayó.
 
“Hace 20 años que estamos incómodos con los diferentes gobiernos, pero sobre todo en los últimos tres, desde que apareció este Memorándum (de Entendimiento con Irán, en paralelo a la causa judicial), y lo que más me incomoda es que siga habiendo ausencia de justicia”, destacó el secretario general de la DAIA.
 
Por ello “seguimos reclamando en las causas judiciales: el Memorándum, la principal (que investiga el atentado propiamente dicho), el encubrimiento y ahora esto”, añadió.
 
“Si no estamos detrás de los (imputados) iraníes, la causa nunca va a prosperar”; en virtud de lo cual “insto a las fuerzas políticas a que lleven a cabo (la implementación de) el juzgamiento en ausencia, aunque después se diga que son inocentes”, reclamó Knoblovits en diálogo con AJN.
 
El fiscal Nisman presentó ayer, miércoles, una dura denuncia de casi 300 páginas, en la cual le pidió al juez Ariel Lijo, a cargo de investigar eventuales encubrimientos del atentado, la declaración indagatoria y el embargo preventivo de bienes por 200 millones de pesos de los nombrados y, además, del ex fiscal y juez Héctor Yrimia y de personal de la Secretaría de Inteligencia de la Presidencia de la Nación, como autores o cómplices del encubrimiento agravado de los imputados iraníes, estorbo del acto funcional e incumplimiento de los deberes de funcionario público, según el caso, y que se les prohíba salir del país a quienes no son funcionarios.
 
DB-CGG

 

Dejá tu comentario

Israel

Encuesta. La mitad de los israelíes apoya la anexión y el 25% incluso sin el respaldo de EEUU.

Agencia AJN.- La mayoría de los encuestados temen que los palestinos respondan violentamente a la anexión unilateral israelí.

Publicado

el

Por

bibi

Agencia AJN.- Poco más de la mitad de los israelíes apoyan la aplicación de la soberanía sobre los asentamientos judíos en Judea y Samaria, y una cuarta parte cree que Israel debería dar ese paso incluso si Estados Unidos no lo respalda, según una nueva encuesta realizada por el Instituto de Democracia de Israel.

La anexión cuenta con el apoyo del 50,1% de los israelíes, se opone el 30,9% y el 19% no sabe o se negó a responder. Entre la mitad a favor de la medida, el 25.3% dijo que solo la respaldaría con el apoyo de la administración estadounidense y el 24.8% dijo que incluso sin ella.

Cuando se les preguntó sobre las posibilidades de que los palestinos reaccionaran a una aplicación israelí de la soberanía sobre el Valle del Jordán y partes de Cisjordania con una intifada a gran escala, el 58,3% consideró que las posibilidades eran altas, el 28,1% sostuvo que son bajas las chances y el 13,6% no respondió o admitió que no saben.

Cuando los encuestados judíos se dividieron en afiliación política, el 77% de los autoproclamados izquierdistas dijeron que esperaban una intifada, el 64% de los centristas y el 55% de los derechistas.

Más de la mitad del público (52%) dijo que el primer ministro Benjamin Netanyahu podrá funcionar correctamente como primer ministro a pesar de su juicio penal en curso, el 41% cree que no puede y el 6,6% no respondió o no sabía.

Cuando se le preguntó sobre la afirmación de Netanyahu de que el juicio es un intento de eludir las elecciones y deponerlo, el 38,9% estuvo de acuerdo, el 51,1% no estuvo de acuerdo y el 10% no sabía o se negó a responder.

La rotación entre Netanyahu y el líder azul y blanco Benny Gantz se honrará de acuerdo con el 41,5% de los encuestados, mientras que el 47,9% no estuvo de acuerdo y el 10,6% dijo que no sabía o no respondió.

Cuando se le preguntó en qué tema debería centrarse el nuevo gobierno, 33,9% dijo en la economía y el desempleo, 12,6% salud y COVID-19, 11,5% seguridad y asuntos exteriores, 11,4% bienestar, 10,5% igualdad y justicia social, 9,3% reformas políticas, 1,3% religión y estado, 1,2% algo diferente y 3.4% no respondieron o no sabían.

La encuesta se realizó entre 622 israelíes de habla hebrea y 149 de habla árabe, que representa una muestra estadística de la población adulta israelí, tuvo un margen de error de un 3,7% a un nivel de confianza del 95%.

Seguir leyendo

Israel

Efemérides. Se cumplen 46 años de la primera designación de Rabin como primer ministro

Publicado

el

Por

hoy

Itongadol.- Hoy se cumplen 46 años de la primera designación de Itzjak Rabin como primer ministro del Estado de Israel, el primero nacido en el país en ocupar ese cargo, tras la renuncia de Golda Meir y todo su gabinete, que integraba como ministro de Trabajo, a consecuencia de la dolorosa victoria en la Guerra de Iom Kipur.

Tuvo un estilo de liderazgo franco y directo, a veces al punto de parecer rudo, con el cual tuvo que hacer frente a la necesidad de rehabilitar a Tzahal (sigla en hebreo de la Fuerza de Defensa de Israel), reconstruir la confianza pública en el liderazgo militar y político, solucionar problemas sociales y mejorar la economía del país, tarea ésta que se vio complicada por escándalos internos, una creciente intranquilidad industrial y rivalidades personales dentro del gabinete.

En 1975, Rabin concluyó el Acuerdo Interino con Egipto, que condujo a la retirada israelí del Canal de Suez a cambio del libre tránsito por él de la navegación israelí.

Resultado de este acuerdo fue la firma del primer Memorándum de Entendimiento entre el gobierno de Israel y los Estados Unidos, que aseguraba el apoyo norteamericano a los intereses del primero en la escena internacional y una renovada ayuda.

En julio del año siguiente, Rabin ordenó el rescate de los pasajeros de un avión de Air France secuestrados por terroristas y conducidos a Entebbe, Uganda.

En esta osada operación, a miles de kilómetros de distancia, casi la totalidad de los rehenes fue liberada y transportada ilesa a Israel, mientras que resultó muerto en combate en el aeropuerto el comandante de la misma, el teniente coronel Yonatán Netanyahu, hermano de Benjamín, el actual primer ministro de Israel.

En 1977 y luego de un período de crisis económica y social, una moción de desconfianza en la Knesset (Parlamento israelí) lo obligó a llamar a elecciones anticipadas para mediados de año, para la cuales fue designado candidato por el Partido Laborista, postulación a la cual se vio obligado a renunciar como consecuencia de la difusión de que su esposa, Lea, había mantenido abierta una caja de ahorro en dólares en los Estados Unidos luego de que concluyera su misión como embajador.

Rabin había nacido en Jerusalem el 1° de marzo de 1922, hijo de inmigrantes que llegaron en la Tercera Aliá: Nehemias -luego miembro de Poalei Zión, uno de los partidos políticos antecesores de MAPÁI y, más adelante, Avodá-, en 1917, como voluntario de la Legión Judía, y Rosa, hija de un rabino antisionista, en 1919.

Finalizó sus estudios secundarios en 1941, en la Escuela Agrícola Kaduri, distinguido como uno de los mejores alumnos, y se unió al Palmaj, la fuerza de elite de la la Haganá, organización militar de defensa de la población judía de Éretz (Tierra de) Israel, donde se destacó y desempeñó como oficial.

Luego del establecimiento del Estado de Israel y la constitución de Tzahal, en 1948, Rabin inició la carrera militar, en la cual se destacó permanentemente hasta alcanzar el grado de general de división a los 32 años y, posteriormente, fue promovido a teniente general y designado séptimo jefe del Estado Mayor (1962-1967); en esta posición desarrolló una doctrina de combate basada en el movimiento y la sorpresa que fue empleada con éxito en la Guerra de los Seis Días.

En enero de 1968 pasó a retiro e ingresó en la política: meses después fue nombrado embajador en Washington, cargo que ocupó hasta 1973 y desde el cual tuvo una activa participación en la promoción de la “cooperación estratégica” con los Estados Unidos, que llevó a su masiva ayuda militar a Israel.

Rabin regresó a Israel poco antes de la Guerra de Iom Kipur, se integró al Partido Laborista y fue elegido miembro de la Knesset en diciembre de ese año y ministro de Trabajo en marzo de 1974.

Tras renunciar como primer ministro volvió a ingresar a la Kneset y desde 1984 ocupó el cargo de ministro de Defensa en los gobiernos de unidad nacional liderados por Shimon Peres e Itzjak Shamir, hasta que en marzo de 1990 el Partido Laborista se convirtió en oposición.

Luego, Rabin triunfó en las internas de su partido con vistas a las elecciones generales de junio de 1992, lo cual lo posicionó como líder del laborismo y su candidato a jefe de gobierno.

Tras la victoria electoral también asumió como ministro de Defensa, en un período mucho más cercano y conocido, en el cual se destacó el proceso de negociaciones con los palestinos culminado con los Acuerdos de Oslo y la firma de la Declaración de Principios que le vale el premio Nobel de la Paz, junto con Peres y Yasser Arafat, y el tratado de paz con Jordania.

Las versiones de que se desmantelarían las poblaciones israelíes en Gaza y la Margen Occidental contribuyeron a enrarecer la situación política, con manifestaciones a favor y en contra del gobierno.

En una de ellas, efectuada en la plaza Maljei Israel (Reyes de Israel) de Tel Aviv el 4 de noviembre de 1995, Rabin pronunció un discurso en defensa de las conversaciones de paz con los palestinos y luego fue asesinado por un opositor israelí.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!