Seguinos en las redes

Cultura

Boxeo: Israelíes buscan su clasificación olímpica pese a la pandemia del coronavirus

Agencia AJN.- Seis deportistas, todos hombres, pelean en el microestadio Copper del Parque Olímpico Reina Elizabeth, de Londres (Gran Bretaña), en el Evento Europeo, que llevará a la cita máxima a entre cuatro y ocho atletas, según la categoría.

Publicada

el

Pinchuk Konstyantin

Agencia AJN.- Pese a la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19, que postergó o canceló numerosos torneos en todo el mundo y echa sombras -por ahora descartadas- sobre los propios Juegos de Tokio, se realiza en el microestadio Copper del Parque Olímpico Reina Elizabeth, de Londres (Gran Bretaña), el Evento Clasificatorio Europeo, que llevará a la cita máxima a entre cuatro y ocho atletas, según la categoría.

Israel participa en el mismo con seis deportistas, todos hombres: David Alaverdian (peso mosca), Bishara Sabbar (pluma), Ahmad Shtiwi (liviano), Miroslav Kapuler (welter), Mikhael Ostroumov (mediano) y Konstyantin Pinchuk (pesado).

Este último (de rojo en la foto) fue el único -por ahora- que ganó en su debut, en fallo dividido, 4-1, al lituano Tadas Tamasauskas, y el martes enfrentará al alemán Ammar Abduljabbar por los octavos de final.

En tanto, a Sabbar le tocó un durísimo rival en la 1ª ronda, el azerí Tayfur Aliyev (4° preclasificado), quien lo derrotó cómodamente por 5-0 en una pelea arbitrada por el argentino Roberto Servide.

Y Shtiwi perdió ampliamente por 5-0 frente al experimentado neerlandés Enrico Lacruz.

Hoy, lunes, compiten Ostroumov, contra el turco Serhat Guler, por la 2ª ronda; Kapuler, ante el italiano Vincenzo Mangiacapre, por la inicial; y Alaverdian, frente al armenio Koryun Soghomonian, por los octavos de final, y quien gane, ya se clasificará a Japón.

Los boxeadores que no consigan su pasaje en este certamen tendrán otra chance en el Evento de Clasificación Mundial de París, a mediados de mayo.

CGG

Cultura

Efemérides. Un día como hoy eran ejecutados en Rusia trece intelectuales judíos

Publicado

el

Por

hoy

Agencia AJN- En la noche del 12 al 13 de agosto de 1952 fueron ejecutados en los sótanos de la prisión de Lubyanka, en Moscú, trece intelectuales judíos, los máximos exponentes de la literatura idish de la URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) que seis años antes habían sido detenidos por orden de José Stalin, entre los más destacados se encontraban: Peretz Markish, David Bergelson, Itzik Fefer, Leib Kwitko, David Hofstein, Benjamin Zuskin, Solomon Lozovsky y Boris Shimeliovich.
Una vez que se conoció lo ocurrido, ese acto fue denominado la “Noche de los Poetas Asesinados”.

Diez años antes, en plena Segunda Guerra Mundial, esos intelectuales judíos habían fundado el Comité Judío Antifascista – CJA, con la anuencia del dictador soviético, con la finalidad de conseguir el apoyo económico de los judíos que vivían en los países occidentales, en especial en Estados Unidos, destinada a ayudar a los casi dos millones de judíos que huyendo del nazismo habían encontrado refugio en la URSS.

Los miembros del CJA eran comunistas convencidos de que la URSS era el lugar ideal para vivir, y su secretario, Solomón Mijáilovich Mijoels, un destacado actor y director teatral, quien durante la contienda bélica viajó a los Estados Unidos a fin de lograr el apoyo de la judeidad estadounidense.

La tarea desarrollada por el CJA lo convirtió en una especie de representante de los judíos que vivían en la URSS, lo que molestó y desagradó a Stalin, quien era un convencido antisemita.

Al concluir la Segunda Guerra Mundial, la inmensa mayoría de los judíos que se habían refugiado en la URSS decidió no permanecer en territorio soviético, mientras unos intentaban radicarse en los países occidentales donde tenían parientes, decenas de miles optaban por dirigirse a Eretz Israel, desoyendo a los miembros del CJA que consideraban que la URSS era el lugar en donde podrían vivir sin sufrir persecuciones.

El inicio de la denominada “Guerra Fría” en la que se enfrentaban por motivos ideológicos la URSS y los Estados Unidos, como el advenimiento del Estado de Israel, le brindó a Stalin la oportunidad de desmantelar el CJA y detener a sus miembros, en 1948, acusándolos de traición por mantener lazos con las potencias occidentales, basándose en un proyecto de Mijhoels de establecer un Estado judío en Crimea en el que se asentaran los sobrevivientes de la Shoá.

Según Stalin, ese Estado contaría con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos, quien desde allí, en un futuro no lejano, invadiría la URSS para derrocar al régimen soviético.

Mientras que la mayoría de los integrantes del CJA eran torturados y obligados a firmar confesiones en los que aceptaban los cargos de traición, Mijhoels murió a consecuencias de un accidente de tránsito en la ciudad de Minsk, que luego se supo que fue planificado y ejecutado por los servicios de seguridad soviéticos.

El resto de los miembros del CJA fueron llevados a juicio, en los que no contaron con abogados defensores, y cuya sentencia ya estaba decidida de antemano: la pena de muerte. De acuerdo a las declaraciones de un oficial que los presenció, efectuadas luego de la muerte de Stalin, los juicios fueron una parodia en los que realmente se los juzgaba por ser judíos.

Si bien Stalin había ordenado que no se difundiera el ajusticiamiento de los intelectuales judíos, la noticia trascendió, pero muchos judíos del mundo entero se negaban a aceptarla. Cuando luego del deseo del dictador fueron confirmadas, algunos intentaron justificarlas hasta que Nikita Krushchev, años después, publicó un perdón póstumo para miembros ejecutados del Comité Judío Antifascista afirmando que los juicios fueron «flagrantes violaciones de la Ley».

Seguir leyendo

Cultura

Israel. Tel Aviv abrió un cine sobre el agua manteniendo la distancia social

Agencia AJN.- La pantalla en el Parque Hayarkon se verá desde asientos instalados en botes que flotan sobre el lago. Las entradas sólo están disponibles para los residentes locales.

Publicado

el

Por

Floating-cinema-illustration-Credit-Tel-Aviv-Yafo-Municipality-640×400

Agencia AJN.- La ciudad de Tel Aviv está inaugurando un cine flotante en el lago del emblemático Parque Hayarkon, continuando con las propuestas para reanudar las actividades culturales en espacios abiertos en medio de las restricciones impuestas para frenar la propagación del coronavirus. Semanas atrás, la municipalidad ya había reabierto su histórico autocine para permitir proyecciones al aire libre.

Los residentes de Tel Aviv podrán ver películas en una pantalla del tamaño de un cine desde la comodidad de 70 botes de remos y a pedal, aplicando la distancia social entre los botes que usualmente se utilizan para dar paseos por el río artificial que atraviesa el parque principal de la ciudad.

Las ocho proyecciones diferentes incluirán cuatro opciones para la familia y cuatro películas para adultos, y estarán disponibles sólo para los residentes de Tel Aviv con tarjetas DigitTel. Las fechas aún no han sido anunciadas.

La actividad aprobada por el Ministerio de Salud es un esfuerzo conjunto del municipio de Tel Aviv y la Cinemateca de Tel Aviv, que forma parte de los esfuerzos de la ciudad para ofrecer actividades culturales este verano.

La ciudad ha ofrecido visitas guiadas al aire libre por toda la ciudad, clases de gimnasia en la azotea del edificio municipal y actuaciones musicales.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!