Seguinos en las redes

Israel

Con un importante auditorio, Marcos Aguinis y Gustavo Perednik presentaron «Sabra. Solo contra un imperio»

 AJN.- En un evento organizado por los Amigos de la Universidad de Tel Aviv en la Argentina, el cual se llevó a cabo ayer en Salguero Plaza, los autores se refirieron a aspectos específicos de la novela y de cómo coordinaron y consensuaron la escritura de sus textos. Además opinaron sobre la actualidad israelí actual y la postura de la prensa argentina con respecto a Israel.

Publicada

el

lgk_6014

 AJN.- En un evento organizado por los Amigos de la Universidad de Tel Aviv en la Argentina, el cual se llevó a cabo ayer en Salguero Plaza, los autores se refirieron a aspectos específicos de la novela y de cómo coordinaron y consensuaron la escritura de sus textos. Además opinaron sobre la actualidad israelí actual y la postura de la prensa argentina con respecto a Israel.

 

Marcos Aguinis y Gustavo Perednik presentaron ayer el libro "Sabra. Solo contra un imperio", que escribieron de manera conjunta, en un importante acto en Salguero Plaza con una gran asistencia comunitaria. Durante el evento, que fue organizado por Amigos de la Universidad de Tel Aviv en la Argentina, los autores se refirieron a aspectos específicos de la novela y de cómo coordinaron y consensuaron la escritura de sus textos.

 

El libro es una novela histórica que destaca el idealismo y exalta la condición humana centrada en la actuación de Abasalon Feinberg, un joven apasionado de las letras y la naturaleza, quien a principios del siglo XX fundó una agrupación para intentar desalojar al Imperio Otomano de la tierra de Israel. Además vivió aventuras tanto en el desierto como en la París de la Belle Époque y con su accionar allanó el avance del ejército británico en su campaña por derrocar a las fuerzas otomanas durante la Primera Guerra Mundial.

 

Durante la presentación, ambos intelectuales judeoargentinos se refirieron a temas actuales que afectan al Estado de Israel, el judaísmo y el sionismo. Perednik se refirió al contraste entre Israel de principios del siglo XX y el Estado actual y dijo: “

En estos meses tenemos un privilegio que mucha gente no sabe: la mayoría del pueblo judío está en la Tierra de Israel. El año pasado pasamos a ser la primera minoría de los judíos del mundo y esto es un cambio psicológico, no sólo demográfico. Es un cambio sideral en la conciencia del pueblo judío. Por primera vez en dos mil años no solamente hay un pueblo renacido en su tierra ancestral sino que la mayor parte del pueblo judío está ahí”.

 

Por su parte, Aguinis  hizo una especial descripción de lo que era Israel a fines del 1800 y a principios del 1900: “Marc Twain , que publicó un libro en 1860, narra que viajaba por Eretz Israel y no había nadie, no había gente, solo algunas cabras, camellos, arena y piedra. A ese lugar fueron los pioneros judíos y a ellos los llama ahora colonos. Los judíos no fueron a colonizar a la gente, no fueron a pelear con nadie, fueron a poner árboles entre las piedras y a construir ciudades sobre la arena. La gran Tel Aviv fue construida sobre arena y los pantanos producían una epidemia palúdica, que fue erradicada en dos o tres generaciones".

 

"Tampoco había agua potable y hacía falta sacar agua de pozos profundos. Y se trataba de judíos que huían de los progroms de Europa, que no eran agricultores. Ellos trabajaron y fundaron ciudades en un territorio pequeño de lo que hoy es Israel. Todo era precario. Había un apoyo parcial y se desarrolló entonces una epopeya, porque en pocos años ese territorio estéril, improductivo, comenzó a ser productivo. Tanto fue así que no solamente iban cada vez más judíos a Eretz Israel, sino que empezaban a emigrar árabes de Egipto y de Siria", dijo.

 

Consultado sobre el proyecto de ley israelí que busca declarar al Estado de Israel como un Estado Judío, Gustavo Perednik afirmó: “Yo estoy sumamente a favor. Me parece muy importante. Una ley de Estado Judío no va a cambiar que el Estado de Israel sea un Estado judío, pero va a permitir que, cuando en distintas cortes israelíes se airee la necesidad de leyes fundamentales como la de Derechos Humanos y la que protege a minoría u otras que se cumplen en Israel, el juez también tenga que atenerse a la idea de que Israel es un Estado Judío y que eso no es menos legitimo que defender otros valores de Israel como la democracia y los derechos humanos".

 

Por su parte Marcos Aguinis sostuvo: “Sobre este tema yo tengo mis dudas, como las tiene el presidente de Israel, pero no voy a dejar de señalar que [en el año 1958] el presidente Nasser decidió unir a los países árabes y hacer una República Árabe Unida, uniendo a Egipto con Siria. En su entonces, el primer ministro Ben Gurión, muy hábil, le escribió a Nasser, carta que no leyó o no se la entregaron, diciéndole que Israel también quería integrar esto ya que era parte de Medio Oriente".

 

Acá en la Argentina tenemos una calle muy importante que se llama República Árabe Siria. ¿Hubo escándalo porque este nombre? Ahora, si Israel se llama Estado Judío, entonces dicen que no se puede porque no es democrático. Están diciendo que esta ley no va a cambiar las leyes fundamentales de Israel ni su carácter democrático. No se van a producir hechos que desmientan la democracia”, agregó.

 

Otros de los temas a los que se refirió fue el de la postura antiisraelí de la prensa argentina habíendo una comunidad judía tan fuerte en el país. "No hay acontecimiento que ocurra en Medio Oriente, sobre el conflicto, en el que Israel no sea acusado de culpable, y abajo, en letra muy chiquita, se aclare que fue en respuesta a un ataque. Siempre se encuentra algo grave contra Israel. Es muy difícil encontrar periodistas que se atrevan a hablar a favor de Israel. Lo hizo Pepe Eliaschev, por ejemplo, cuya muerte lamentamos todos. Hacen falta líderes y que los dirigentes comunitarios se pongan a estudiar de qué forma enfrentar a los medios de comunicación argentinos", dijo.

 

"De la misma forma en la que algunos estudiantes de universidades europeas y también americanas tienen el boicot contra Israel, los judíos no podemos enfrentarnos a la prensa y decirles que si siguen manifestando este antisemitismo, porque lo es, van a encontrar una colectividad judía que va a reaccionar. Por otro lado nos encontramos con que el 80% de los judíos que está actuando en los medios de comunicación masivos no se manifiesta como judíos, ni defienden a Israel. No se animan, somos contados con los dedos. Esto es producto de la falta de una dirigencia y de una pasión que hace falta inculcar, resaltó.

 

EACh.

Dejá tu comentario

Israel

Un incendio en el Muro de los Lamentos fue apagado: No hubo heridos

Agencia AJN.- El hecho ocurrió en los túneles adyacentes y según se informó no hubo heridos ni el lugar se vio afectado. Las velas encendidas comenzaron con el fuego que fue apagado por los presentes.

Publicado

el

Por

Muro de los lamentos sucot

Agencia AJN.- Este miércoles por la noche se produjo un incendio en el Muro de los Lamentos como resultado del encendido de velas en los túneles ubicados en la ciudad vieja de Jerusalem.

Las personas presentes apagaron el fuego rápidamente, sin que nadie sufriera heridas, los túneles y el muro tampoco se vieron afectados.

Este miércoles es un día particular para la religión judía mientras se realiza un importante rezo frente al Muro de los Lamentos en Jerusalem.

Una gran multitud se congregó en el muro de la ciudad vieja para rezar y celebrar la festividad de Sucot.

Se calcula que más de 40.000 personas asistieron a la ceremonia del Birkat Cohanim durante este miércoles en el Muro.

Seguir leyendo

Israel

Efemérides. Un día como hoy nacía David Ben Gurión

Agencia AJN.- David Ben Gurión -líder sionista y primer jefe de gobierno del Estado de Israel, el que más tiempo ocupó el cargo: 13 años- nació como David Green en Plonsk, Polonia, el 16 de octubre de 1886, y se educó en una escuela hebrea fundada por su padre, un ardiente sionista.

Publicado

el

Por

ben

Agencia AJN.- David Ben Gurión -líder sionista y primer jefe de gobierno del Estado de Israel, el que más tiempo ocupó el cargo: 13 años- nació como David Green en Plonsk, Polonia, el 16 de octubre de 1886, y se educó en una escuela hebrea fundada por su padre, un ardiente sionista.

A los 17 años, Ben Gurión se convirtió en sionista y se unió al grupo socialista Poaléi Tzión.

En 1906 inmigró a la Tierra de Israel, trabajó como obrero en asentamientos agrícolas, se interiorizó en la política y la polémica sionista y ayudó al establecimiento del grupo judío de autodefensa Hashomer.

En 1912 empezó a estudiar Derecho en Estambul, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial condujo a su deportación por parte de las autoridades otomanas, junto con otros prominentes sionistas.

Ben Gurión pasó los años de la guerra en los Estados Unidos, donde se casó con Paula Monbesz, una compañera sionista, y fue activo en la formación del ala local del sionismo laborista.

Regresó a la Tierra de Israel como soldado de la Legión Judía, una unidad del ejército británico creada por Zeev Jabotinsky.
En la década del ’20, Ben Gurión fue electo secretario general de la Histadrut (Confederación General del Trabajo), función que consideraba como una potencial base de poder para la realización de los objetivos sionistas.

Ejerció hasta 1935 y la convirtió en mucho más que una organización gremial: una institución global política, social y económica con su propia red de fábricas, corporaciones de desarrollo, marcos culturales y servicios de salud.
La Histadrut brindó la infraestructura económica, social y política del Estado en formación.

Ben Gurión jugó luego un papel preponderante en la fusión de Ajdut Haavodá y Hapoel Hatzair en Mapai, que se convirtió en el partido de gobierno durante las primeras décadas del Estado, con él a la cabeza.

Su actitud hacia el socialismo era pragmática, buscando el logro simultáneo de las metas nacionales y socialistas.

Hacia 1935, el sionismo laborista se había convertido en la facción más importante del movimiento sionista y Ben Gurión ocupó el puesto clave de presidente del Ejecutivo de la Agencia Judía -el «cuasi gobierno» de los judíos en la Tierra de Israel- hasta 1948, cuando se estableció el Estado.

Durante estos años guió el curso de la historia sionista y moldeó el carácter del Estado judío.

Basándose en una plataforma política que combinaba visión con pragmatismo, Ben Gurión abandonó la política sionista oficial de cautela y gradualidad para adoptar una firme línea activista.

Su estrategia durante la Segunda Guerra Mundial, entre las restricciones británicas a la inmigración judía y el asentamiento y el hecho que Gran Bretaña combatiera contra la Alemania nazi, fue resumida en su afirmación de que los sionistas «combatirían en la guerra como si no existiera el Libro Blanco y combatirían el Libro Blanco como si no hubiera guerra».

Después de la contienda, Ben Gurión desafió la autoridad británica: organizó una masiva inmigración y estableció fronteras para el Estado judío, creó asentamientos en todas partes del país, impulsó el desarrollo de una capacidad de defensa judía y presionó por la adquisición de armamento pesado -artillería y aviones-, mientras otros hablaban de una infantería liviana.

En 1948, como jefe del Gobierno Provisional, proclamó el establecimiento del Estado de Israel y el comienzo del «crisol de los exilios», movimientos de osadía y visión que llevaron a la realidad eventos de magnitud histórica.

En los primeros años del Estado, el fuerte y carismático liderazgo de Ben Gurión condujo a olas de inmigración masiva que duplicaron la población del país e invirtió la mayor parte de los limitados recursos de la nación en su integración; aseguró zonas distantes, construyendo asentamientos en la periferia; e instituyó una educación universal sobre la base de un sistema escolar público apartidario.

Como ministro de Defensa, planificó y llevó a cabo la tensa transición de las organizaciones clandestinas a un ejército regular, la Fuerza de Defensa de Israel.
Posteriormente encabezó proyectos nacionales como la «Operación Alfombra Mágica» (transporte aéreo de los judíos del Yemen), la construcción del Acueducto Nacional e innovadores proyectos de desarrollo regional.

En la arena internacional, Ben Gurión puso su carrera política en juego para lograr la aprobación del muy controvertido acuerdo de reparaciones con Alemania Occidental y sacó a Israel del bloque de las naciones no alineadas para adoptar una orientación pro occidental, lo cual sentó las bases para una alianza estratégica con Francia y Gran Bretaña, que fortaleció a Israel en las esferas diplomática, económica y militar en los años ’50.

En 1953, agotado por años de intenso servicio público, Ben Gurión renunció al gobierno por dos años y se estableció en el kibutz Sde Boker, en el sureño desierto del Néguev que soñaba poblar.

Luego de las elecciones de 1955 volvió a ser primer ministro y reafirmó la política de defensa: abogó por una respuesta más resuelta al terrorismo y adoptó una estrategia basada en una estrecha cooperación con Francia, que duró más de una década.

La Campaña del Sinaí, en 1956, logró suspender los actos de sabotaje y terrorismo contra los poblados en el Sur y levantó el bloqueo a la navegación israelí en el mar Rojo, a pesar de que Israel finalmente se retiró de ese territorio, bajo presión internacional.
En 1963, Ben Gurión renunció una vez más al gobierno, en protesta por los aspectos morales de un fiasco de inteligencia ocurrido en 1954, y puso fin a casi tres décadas de liderazgo.

Hizo un intento de regreso a la vida pública en 1965, con su apoyo una reforma electoral y la formación de un nuevo partido, Rafi, que obtuvo sólo 10 escaños en las elecciones.
Permaneció cinco años como miembro de la Knéset (Parlamento israelí) y se retiró definitivamente de la vida pública a los 84 años.
Ben Gurión -una de las figuras más influyentes del sionismo moderno- falleció en 1973 y fue sepultado en Sde Boker.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!