Seguinos en las redes

Cultura

Copias en ídish de la Biblia cristiana distribuidas en New York

El condado de Rockland tiene una población judía ultraortodoxa muy densa, especialmente en lugares como Monsey y Spring Valley. Los ejemplares en ídish del Nuevo Testamento están vinculados a organizaciones misioneras.

Publicada

el

492948

Agencia AJN.- Artículo publicado en The Jerusalém Post por Aaron Reich. Se han distribuido traducciones del Nuevo Testamento en Ídish en las comunidades judías del condado de Rockland, Nueva York, en lo que podría ser un intento de evangelizar a los judíos ultraortodoxos.

Las Biblias se enviaron por correo a varias comunidades del condado de Rockland, como en Monsey y Spring Valley, que son conocidas por tener una población ultraortodoxa extremadamente grande.

El vídeo de la entrega de una de estas traducciones del Nuevo Testamento en una sinagoga fue compartido en Internet por la organización de vigilancia misionera cristiana Beyneynu, que denunció que el paquete estaba marcado deliberadamente como «devolución al remitente» con la dirección de la sinagoga, para asegurarse de que fuera abierto.

Tres números de teléfono incluidos en el interior del Nuevo Testamento dirigen las llamadas a los misioneros de Judíos para Jesús.

La obra se originó en 1941 cuando fue traducida y publicada por el judío convertido en cristiano luterano Henry Einspruch, nacido como Chaim Yechiel Einspruch. Todavía hoy circula gracias a la organización que él fundó, la Fundación Lederer, ahora conocida como Messianic Jewish Publishers and Resources (MJP&R), que tiene su sede en Maryland y se describe a sí misma como una institución judía mesiánica.

Esto se corrobora en la página inicial de la traducción, que da crédito a Einspruch y escribe que fue distribuida con el permiso de MJP&R.

¿Por qué lo hacen?

Según el rabino Tovia Singer, director de Outreach Judaism y experto en misioneros cristianos en el mundo judío, el objetivo es evangelizar a las comunidades jasídicas y difundir el evangelio con el objetivo final de convertirlas al cristianismo.

«Si fueras un misionero y quisieras convertir a los judíos al cristianismo, especialmente si quisieras evangelizar al que es probablemente el segundo grupo más concentrado de hablantes de ídish fuera de Israel, harías exactamente lo que ellos están haciendo», explicó Singer.

«Las personas que participan en este proceso están decididas a llegar a los judíos con el evangelio. Creen que para la segunda venida de Jesús, los judíos tienen que convertirse».

Según Singer, la distribución del Nuevo Testamento en ídish es especialmente siniestra, ya que es una forma minuciosa de infiltrar el evangelio en las estrechas comunidades judías jaredí (judíos ultraortodoxos).

«El ídish se utiliza como barrera contra la asimilación», explicó Singer. «La gente se muda a Monsey porque quiere aislarse del mundo exterior. Pero ahora, su preciosa lengua, que solía aislar a su comunidad, que es 100% ortodoxa, ha sido violada».

Esto no está ocurriendo sólo en el condado de Rockland. Este tipo de esfuerzos misioneros también se dan en Brooklyn, Chicago e incluso en Israel, país en el que ya circulan copias del Nuevo Testamento traducidas tanto al Ídish como al hebreo.

Cientos de grupos diferentes están involucrados en este esfuerzo, todos con la misma ideología, explicó Singer, aunque dos de los más grandes son Global Gates y New Hope Ministries, que distribuye copias gratuitas de las traducciones del Nuevo Testamento en ídish y hebreo.

Estos esfuerzos misioneros encubiertos van mucho más allá de la simple distribución de versiones en ídish del Nuevo Testamento. Los misioneros cristianos a menudo se hacen pasar por judíos observantes en la comunidad jaredí para infiltrarse y difundir su evangelio. Esto se ha visto en muchas comunidades de todo el mundo, desde Estados Unidos hasta Israel y más allá.

Incluso se han publicado guías e instrucciones para algunos de estos misioneros sobre la mejor manera de evangelizar estas comunidades.

Estas guías, compartidas con The Jerusalem Post, incluyen instrucciones tales como no decir «Jesucristo» sino «el Mesías» o «Yeshua»; y referirse al Nuevo Testamento como la segunda parte de la Biblia y a la cruz como un árbol. Existen manuales de formación aún más detallados que explican cómo responder a las preguntas de los judíos y cómo explicar aspectos espirituales mayores del cristianismo.
«Tenemos pruebas de que las organizaciones misioneras que apoyan económicamente las operaciones encubiertas en las comunidades religiosas financian realmente cursos de ídish para los misioneros antes de colocarlos en los barrios objetivo», dijo Beyneynu.

«Es como un cáncer», comentó Singer.

En los últimos años se ha prestado mayor atención a estos esfuerzos gracias a los esfuerzos de Beyneynu y Outreach Judaism. Sin embargo, los esfuerzos misioneros no han cesado, y siguen siendo un problema que intentan abordar.

«Estas campañas agresivas dirigidas al pueblo judío son ofensivas y muestran una clara falta de respeto y un atropello de las libertades religiosas, es decir, de nuestro derecho a ser judíos y a no ser presa de ellos», dijo Beyneynu.

«En cualquier otra situación, no se toleraría que se tomara como objetivo a un determinado grupo étnico», dijo el organismo de control. «El ataque intencionado a los judíos por parte de los cristianos es ofensivo y lleva siglos produciéndose. La Iglesia lleva mucho tiempo haciendo afirmaciones fantásticas y lanzando graves acusaciones contra la fe judía. Pero nosotros vamos a responder. La libertad de expresión del pueblo judío no será sofocada por más tiempo».

Según el MJP&R, la distribución de estos textos no fue en absoluto engañosa ni coercitiva y no fue obra de misioneros encubiertos.

«Cuando Einspruch tradujo el Nuevo Testamento al ídish su único deseo era presentar a los muchos judíos que escapaban de Alemania en las décadas de 1930 y 1940 al que él creía que era el Mesías, Yeshua de Nazaret», dijo el presidente del MJP&R, el rabino Barry Rubin, al Post en un correo electrónico.

«La situación en el condado de Rockland es similar pero diferente. Los que distribuyeron el Nuevo Testamento en ídish son judíos sinceros que, como Einspruch, desean que sus compañeros judíos conozcan al Mesías».

Rubin explicó que quienes lo hicieron no iban de incógnito, algo que, según dijo, no aprueba en absoluto.

«No creo que a nadie se le escape quiénes eran y lo que querían conseguir», dijo, pero añadió que es posible que actuaran de forma inusual en «su celo por comunicar».

Fuente: The Jerusalém Post.

Autor: Aaron Reich.

Dejá tu comentario

Cultura

Fauda: Se espera que la cuarta temporada esté disponible a mediados de 2022

Publicado

el

Por

fauda

Agencia AJN.- Se espera que la cuarta temporada de Fauda, que se empezó a grabar el 15 de noviembre del 2021, esté disponible a mediados del 2022 y tenga diez capítulos de alrededor de 40 minutos, como las temporadas anteriores. Por el éxito de la serie, ya se especula con una quinta temporada.

La tercera temporada, que fue la ganadora del premio de honor «Political Thrill Ride», se centra en los intentos de Doron (Lior Raz) y su grupo de matar al terrorista Bashar Hamdan, tras infiltrarse en la Franja de Gaza.

fauda

El reparto principal mantendrá a sus protagonistas, con Doron Kavillio interpretado por Lior Raz, Taufiq Hammed interpretado por Hisham Sulliman, Walid Al-Abed interpretado por Shadi Mar’i, la Dra. Shirin Al Abed interpretada por Laëtitia Eïdo, el Capitán Ayub interpretado por Itzik Cohen. En noviembre de 2021, se confirmó que se habían añadido tres estrellas más al reparto. Ido Kavillio interpretado por Mel Malka, Jihan Hamed interpretado por Khawlah Hag-Debsy y Sheikh Awadalla interpretado por Salim Dau. También podemos esperar más reparto de estrellas en la próxima temporada.

Fauda

Gran parte de la riqueza de la serie se atribuyó a su sentido de la autenticidad. Tanto Lior Raz como Avi Ischaroff, los creadores de la serie, sirvieron en el ejército de Israel, lo que les otorgó experiencias extraordinarias que utilizaron para grabar la serie.

Seguir leyendo

Cultura

La Corte Suprema de EEUU dictaminará quién es el dueño de un Pissarro saqueado por los nazis

Agencia AJN.- Los propietarios originales luchan contra el museo de arte español Thyssen-Bornemisza, que actualmente lo exhibe, desde hace casi 17 años.

Publicado

el

Por

PISSARRO

Agencia AJN.- La Corte Suprema de los Estados Unidos se pronunciará sobre quién es el propietario del cuadro «Rue Saint-Honoré in the Afternoon, Effect of Rain» (1897) del impresionista danés-francés Camille Pissarro.

Los dueños originales de la pintura, la familia germano-judía Cassirer, han estado luchando contra el museo de arte español que la exhibe durante casi 17 años.

Cuando los nazis llegaron al poder, Lilly Neubacher Cassirer decidió huir del país en 1939. Un oficial nazi dejó en claro que la posibilidad de obtener visas de salida para la familia dependía completamente de si renunciaban a su amada pintura de Pissarro. El oficial «compró» la pintura a la familia por el precio de 360 dólares. La pintura está valuada en 30 millones en la actualidad.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Lilly Neubacher Cassirer pasó años buscando la pintura en vano. Aceptó 13.000 dólares en pagos de reparación del gobierno alemán cuando concluyó que la pintura debía haberse perdido o destruido. Sin embargo, nunca renunció a su derecho a buscar y reclamar la pintura si la encontraban, según The Guardian. La pintura pasó de propietario en propietario antes de ser comprada por el barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza de Lugano, Suiza, en 1976. La pintura fue una de las 775 obras que el barón vendió a España por más de 300 millones de dólares a principios de los noventa.

Claude, el nieto de Lilly, descubrió la pintura en el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid, España, en 2000. Cuando solicitó que el museo se la devolviera en California, se negaron a hacerlo. Después de que el tribunal español denegara su solicitud de devolución de la pintura, presentó una demanda en su Estado natal de California, lo que desencadenó la batalla legal que continúa hasta el día de hoy. El hijo de Claude, David, continuó la lucha después de que Claude falleciera en 2010.

“Han sido tres generaciones de la familia Cassirer tratando de recuperar lo que es suyo”, declaró el abogado de la familia, Stephen Zack, del bufete de abogados estadounidense Boies Schiller Flexner. Aunque nadie niega el hecho de que la pintura llegó al museo como propiedad robada, no ha habido una decisión concluyente sobre si el dueño actual de la pintura puede ser determinado por la ley española o californiana. La ley española identifica la propiedad como seis años de posesión ininterrumpida.

Un tribunal de California dictaminó que la propiedad de la pintura estaba bajo la ley española en 2015, un fallo que fue confirmado por un tribunal de apelaciones en 2020. Insatisfecha con este veredicto, la familia Cassirer continuó demandando y el caso llegó posteriormente a la Corte Suprema de EEUU. Sin embargo, los tribunales inferiores criticaron a España por no estar dispuesta a entregar el cuadro robado.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!