Seguinos en las redes

Opinión

Dudas de los aliados de Estados Unidos en la antesala de la reanudación de las conversaciones con Irán

Una vez más, los aliados de Estados Unidos en Medio Oriente miran con recelo la intención de Washington de llegar a un acuerdo con Teherán, mientras Israel habla con dureza.

Publicada

el

Irán nuclear

Agencia AJN.- Editorial publicada en The Washington Post. Los comentarios realizados sobre Irán esta semana en los escenarios de Herzliya y Manama podrían dar a una persona una sensación de déjà vu desde 2015. Una vez más, los aliados de Estados Unidos en Medio Oriente miran con recelo la intención de Washington de llegar a un acuerdo con Teherán, mientras Israel hablaba con dureza.

Las escenas se producen la semana previa a que Estados Unidos inicie negociaciones indirectas con Irán para volver al acuerdo nuclear del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) de 2015.

En el diálogo de Manama del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, que tuvo lugar en la capital de Bahréin el pasado fin de semana, el secretario de Defensa estadounidense, Lloyd Austin, declaró que «Estados Unidos sigue comprometido a impedir que Irán obtenga un arma nuclear. Y seguimos comprometidos con una solución diplomática de la cuestión nuclear. Pero si Irán no está dispuesto a comprometerse seriamente, entonces estudiaremos todas las opciones necesarias para mantener la seguridad de Estados Unidos».

Sin embargo, cuando llegó el momento de las preguntas, quedó claro que muchos de los expertos y funcionarios asistentes de todo el Golfo dudaban del compromiso de Washington con ese objetivo o incluso de su interés en Medio Oriente en este momento. La falta de una respuesta militar estadounidense al reciente ataque con drones a una base estadounidense en Siria fue uno de los factores que contribuyeron a esa sensación.

El coordinador de la Casa Blanca para Medio Oriente y el Norte de África, Brett McGurk, dijo que «si se nos pone a prueba, protegeremos a nuestro pueblo, incluso mediante el uso de la fuerza militar cuando sea necesario, y si tenemos que usar la fuerza, estamos preparados para hacerlo, con decisión».

Pero McGurk subrayó que la diplomacia será lo primero, y que el aumento de la presión sobre Irán no va a hacer que «cambie [su] orientación o que el régimen se derrumbe bajo las sanciones».

El asesor de Seguridad Nacional de Israel, Eyal Hulata, hablando en el mismo panel, no estuvo de acuerdo: «Irán no hará concesiones sólo porque se lo pidamos amablemente… Quien diga que la presión no funciona tiene que ver cómo la presión de las administraciones republicanas y demócratas hizo que Irán cambiara su política».

Dos días más tarde, el primer ministro Naftali Bennett pronunció un importante discurso político sobre la respuesta de Israel a la amenaza iraní, en el que subrayó que «incluso si se vuelve a un acuerdo [con Irán], Israel no es parte de él – no está obligado por él».

Se trata de una situación difícil, añadió Bennett, porque hay desacuerdos entre Israel y sus mayores aliados, pero Israel mantendrá su derecho a actuar de forma independiente en su defensa.

Fue un marcado cambio respecto a las declaraciones anteriores de Bennett de que Israel iba a trabajar con EE.UU. y mantener los desacuerdos a puerta cerrada.

Sonaba un poco como una repetición de 2015, sólo que con un presidente estadounidense y un primer ministro israelí diferentes. Israel, los EAU y Arabia Saudita comparten la preocupación por un acuerdo con Irán que no limita las acciones malignas de la República Islámica en toda la región, incluido su programa de misiles y -en una actualización de 2021- sus vehículos aéreos no tripulados armados, y cuyas restricciones nucleares no son lo suficientemente sólidas ni duraderas. Pero Israel es el que más está haciendo ruido al respecto.

Sin embargo, hay muchas diferencias entre 2015 y 2021.

Irán, por ejemplo, es más audaz que entonces. Comenzó a avanzar en su enriquecimiento de uranio mucho más allá del punto que tiene cualquier justificación civil a principios de este año, alcanzando un 60% de enriquecimiento y uranio metálico desarrollado.

Aunque el ayatolá Alí Khamenei es quien manda en última instancia, el hecho de que el nuevo presidente de Irán, Ebrahim Raisi, sea más descarado que su predecesor en su postura antiestadounidense y antioccidental, y tenga un pasado más sombrío como alguien que supervisó la ejecución de miles de disidentes, sigue siendo una mala señal para cualquiera que espere frenar las ambiciones nucleares de Teherán.

Los negociadores de Raisi han dicho que las conversaciones con EE.UU. no se refieren a la cuestión nuclear, sino sólo al levantamiento de las sanciones. Estados Unidos impone fuertes sanciones a Irán, colocadas por la administración anterior en la que el ex presidente Donald Trump dijo que era un intento de presionar a Irán para que volviera a la mesa de negociaciones para un acuerdo mucho más duro, pero la administración Biden ha dicho abiertamente que cree que estaban destinadas a provocar un cambio de régimen. Independientemente de la intención, ninguno de los dos resultados ha llegado a buen puerto. Se supone que Irán volverá a la mesa el lunes, pero sólo están dispuestos a hablar de menos que el JCPOA, no de más, y el régimen sigue intacto.

Los funcionarios de Washington son muy escépticos en cuanto a la posibilidad de que las conversaciones de Viena den resultados, ya que Irán adoptó una línea muy dura. Pero también se mostraron dispuestos a suavizar significativamente la postura de Estados Unidos, con un acuerdo de «menos por menos» que haría que Irán detuviera el enriquecimiento -sin renunciar a nada de su uranio ya enriquecido- a cambio de levantar algunas sanciones. Israel considera que esto es incluso peor que el JCPOA; sería que Estados Unidos dejara de presionar a Irán y obtuviera algo esencialmente inútil a cambio, porque Irán podría continuar su programa nuclear donde lo dejó.

A diferencia de 2015, cuando el JCPOA puso un régimen de inspecciones -por imperfecto que fuera-, Irán ha puesto un obstáculo tras otro frente al Organismo Internacional de Energía Atómica, como admitió esencialmente su director general Rafael Grossi el miércoles tras una visita a Irán, diciendo: «No pudimos llegar a un acuerdo… Estamos cerca del punto en el que no podría garantizar la continuidad del conocimiento».

En el lado positivo, Israel tiene ahora más aliados en la región que nunca.

Volviendo al Diálogo de Manama, Hulata pidió un frente unido y decidido contra Irán, que incluya a EE.UU., EAU, Bahréin, Israel y -en particular- Arabia Saudita e Irak. Esto ocurrió en el mismo escenario desde el que, un año antes, un funcionario saudí reprendió al director del Centro de Jerusalem para Asuntos Públicos, Dore Gold, confidente del entonces primer ministro Benjamín Netanyahu; este año no se produjeron incidentes de este tipo, y no se informó de que se hubieran planteado objeciones públicas a que los saudíes fueran llamados «amigos» por Hulata.

Además, el miércoles, el ministro de Defensa de Israel, Benny Gantz, estuvo en Rabat para firmar un memorando de entendimiento en materia de defensa entre Israel y Marruecos.

Estos aliados están trabajando con Israel y Estados Unidos en ejercicios militares conjuntos destinados a enviar un mensaje a Teherán.
Sin embargo, como dijo el ex jefe del Mossad, Tamir Pardo, en la misma conferencia en la Universidad de Reichman después del discurso de Bennett, la preparación independiente de Israel contra Irán no es suficiente, porque «sólo EE.UU. sabe cómo» detener realmente a Irán.

Y los aliados estadounidenses en la región, desde Israel hasta el Golfo, mostraron esta semana que no están seguros de que Estados Unidos esté realmente comprometido con lo que prometió.

Autor: Lahav Harkov – The Jerusalem Post

Dejá tu comentario

Opinión

Israel. Opinión. Netanyahu y la oposición son petulantes e infantiles en la batalla del Parlamento

El trabajo de los diputados de la oposición, como el de los de la coalición, es hacer lo que es bueno para el país, servir al público. Están mostrando un abandono de ese deber cuando votan en contra de algo en lo que creen simplemente para obtener beneficios políticos y quizás acelerar la caída del gobierno.

Publicado

el

Por

neta

Agencia AJN.-  La siempre contundente diputada del Likud, Miri Regev, causó malestar en muchos círculos el mes pasado cuando salió a la luz una grabación de los comentarios que hizo en una reunión de su partido en en la que discutía por qué el Likud debía votar en contra de un proyecto de ley de la coalición para proporcionar becas a los soldados licenciados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

«Decidimos ser una oposición combativa y hacer caer al gobierno», dijo. «Así que no debería haber dolores de estómago por los soldados, las mujeres maltratadas o las víctimas de violaciones, porque todo el mundo entiende la razón de ser».

El razonamiento, en el mundo según Regev, es que los fines políticos -derribar el gobierno- justifican los medios. Este razonamiento justifica la voluntad de votar en contra de proyectos de ley para proporcionar becas a los soldados, o de medidas para ayudar a las esposas maltratadas o a las víctimas de violaciones, si eso perjudica al gobierno.

Es este razonamiento el que llevó a la oposición el año pasado a votar en contra de la prórroga automática de la Ley de Reunificación Familiar, que impide que los palestinos que se casan con israelíes árabes adquieran la ciudadanía israelí, algo que tardó meses en rectificarse.

Y supuso votar el lunes por la noche en contra de la aprobación de una directiva, renovada cada cinco años automáticamente desde 1967, para dar a Israel jurisdicción legal sobre casi 500.000 ciudadanos israelíes que viven en Judea y Samaria.

¿Cómo pudieron los partidarios de los asentamientos, como el Likud y el partido Sionista Religioso, votar en contra de esta medida, que fue derrotada, uniéndose así a la Lista Conjunta árabe y a dos legisladores de la coalición árabe, para quienes todo asentamiento es un anatema? ¿Cómo es posible que no prorroguen una directiva que, si no se aprueba antes de finales de junio, creará estragos para todos los judíos que viven más allá de la Línea Verde?

Sencillo, porque votar en contra de la ampliación deja en evidencia a la coalición y demuestra que ni siquiera puede aprobar medidas básicas de las que hasta ahora la mayoría de la gente ni siquiera había oído hablar, y que se consideraban automáticas.

En otras palabras, Regev, el ex primer ministro Benjamín Netanyahu y el resto de los diputados del Likud votaron el martes por la noche en contra de lo que creen, y de algo que va en contra de los intereses de una buena parte de su electorado para obtener beneficios  políticos. En otras palabras, si la coalición propusiera al mediodía una legislación declarando que es de día, la oposición votaría en contra y diría que es de noche.

Eso no es servir al público, es simplemente ser petulante e infatil.

Durante demasiado tiempo se aceptó como un axioma que el objetivo de la oposición es hacer caer al gobierno. Derribar al gobierno puede ser uno de los trabajos de la oposición, pero no es su única tarea.

El trabajo de los diputados de la oposición, como el de los de la coalición, es hacer lo que es bueno para el país, servir al público. Están mostrando un abandono de ese deber cuando votan en contra de algo en lo que creen simplemente para obtener beneficios políticos y quizás acelerar la caída del gobierno.

Esta política de votar en contra del gobierno pase lo que pase, independientemente de la cuestión o de lo valiosa que sea la causa, es también cortoplacista.

Es muy probable que en un futuro no muy lejano, el Likud y la derecha vuelvan al poder, pero si la historia sirve de indicador, probablemente no con una gran mayoría. En ese caso, también necesitarán la cooperación de los diputados de la oposición para que se aprueben varias leyes. ¿Cuáles son las posibilidades de que esto ocurra, ya que en este país se está arraigando una cultura política de cero compromisos, voto tras voto?

Esto no es en absoluto un hecho exclusivamente israelí. Es un hecho cada vez más frecuente en la política europea, y es la causa del actual estancamiento en Washington, donde muchas votaciones clave siguen estrictamente las líneas de los partidos.

Pero esto no fue siempre la norma en Israel. Si en un pasado bastante reciente la coalición necesitaba los votos de la oposición para conseguir la aprobación de una medida, se llegaba a compromisos para hacerla posible.

Esto rara vez ocurre en el tóxico entorno político actual, en el que transigir con el otro bando se asemeja a vender el alma al diablo, y se considera una falta de compromiso con el objetivo final: hacer caer al gobierno.

Pero ese no es el objetivo final. El objetivo final es promulgar medidas que sirvan a los ciudadanos. La oposición, obsesionada con querer derribar al primer ministro Naftali Bennett, está perdiendo de vista eso.

Editorial publicada por The Jerusalem Post.

Seguir leyendo

Opinión

Israel. A través del barrio musulmán de Jerusalem, una marcha triunfalista de hombres ortodoxos-nacionalistas

Otros, sin embargo, vestían camisetas que mostraban una ametralladora saliendo de una estrella de David, una respuesta a las camisetas populares entre los palestinos que mostraban un M-16 y un mapa de una Palestina libre de Israel. Algunos blandieron la bandera de Lehava, un grupo supremacista judío, y pegaron calcomanías racistas en las persianas metálicas de los puestos del Barrio Musulmán, cerrado por la tarde y la noche para minimizar la fricción árabe-judía. Otros corearon eslóganes instando a la muerte de los árabes y a la quema de sus aldeas .

Publicado

el

Por

ISRAEL-PALESTINIAN-CONFLICT-JERUSALEM DAY

Artículo publicado por David Horovitz en Times of Israel

Agencia AJN.- En la víspera del Día de Jerusalem del domingo, la ministra del Interior de Israel, Ayelet Shaked, número dos del primer ministro Naftali Bennett en el partido derechista Yamina, publicó una fotografía en su página de Facebook en la que se ve el Muro Occidental poco después de la Guerra de los Seis Días de 1967.

La unificación de Israel en su capital histórica, su victoria en el lugar al que los judíos en el exilio habían dirigido sus oraciones durante miles de años, escribió Shaked, era y sigue siendo un motivo de celebración nacional. Pero en los últimos años, lamentó, se ha intentado oscurecer el significado nacional del Día de Jerusalem y presentarlo como una especie de aniversario sectorial o religioso, tachando de «extremistas» a los que enarbolan la bandera nacional y de «provocadores» a los que marchan con ella por las calles de la capital.

Muchas de las decenas de miles de judíos israelíes y simpatizantes de Israel que marcharon en Jerusalem el domingo estaban celebrando, en efecto, la extraordinaria victoria militar de 1967, y muy especialmente el logro anunciado resonantemente por el comandante de paracaidistas Motta Gur el 7 de junio de 1967, de que «el Monte del Templo está en nuestras manos.»

Pero muchos de los que desfilaron por la colina hasta la Puerta de Damasco, y a través del Barrio Musulmán hacia el Muro Occidental, en la «Marcha de las Banderas» del domingo, estaban participando abiertamente en un acto no sólo de celebración sino de triunfalismo.

Algunos portaban banderas israelíes y llevaban camisetas con mensajes festivos como «55 años: Honra la unificación de Jerusalem» o la sola palabra «sionista».

Otros, sin embargo, vestían camisetas que mostraban una ametralladora saliendo de una estrella de David, una respuesta a las camisetas populares entre los palestinos que mostraban un M-16 y un mapa de una Palestina libre de Israel. Algunos blandieron la bandera de Lehava, un grupo supremacista judío, y pegaron calcomanías racistas en las persianas metálicas de los puestos del Barrio Musulmán, cerrado por la tarde y la noche para minimizar la fricción árabe-judía. Otros corearon eslóganes instando a la muerte de los árabes y a la quema de sus aldeas .

Vi a un grupo de jóvenes gritar «puta» a un grupo de palestinos, algunos de ellos mujeres mayores, que miraban desde lo alto. Vi a un chico con gafas, que probablemente no era ni siquiera un adolescente, dar repetidas patadas a la persiana metálica de un puesto de mercado palestino, deleitándose con el alboroto, y luego escupirle. Todo ello en cuestión de minutos.

.

Una minoría de los que desfilaron por la calle Hagai desde la Puerta de Damasco hacia el Muro Occidental eran ultraortodoxos o laicos. La abrumadora mayoría eran jóvenes y hombres ortodoxos modernos. (Las mujeres habían sido dirigidas al Muro Occidental por una ruta menos conflictiva a través de la Puerta de Jaffa – la separación de géneros favorecida por los organizadores y una idea seriamente mala, sospecho, en términos del estado de ánimo y el comportamiento de los manifestantes totalmente masculinos).

Algunos de los manifestantes llevaban calcomanías circulares en sus camisetas que proclamaban «El rabino Kahane tenía razón» y distribuían stickers que aclamaban al discípulo del difunto rabino racista, Itamar Ben Gvir, ahora miembro de la Knesset (parlamento israelí) por el partido Sionismo Religioso. Los jóvenes manifestantes susurraban asombrados cuando pasaban miembros de La Familia, un grupo de simpatizantes antiárabe del club d fútbol Beitar Jerusalem.

Una encuesta realizada el fin de semana mostró que el partido Yamina de Bennett, ahora asociado en un gobierno de unidad con partidos de todo el espectro político de Israel, se hundiría a sólo cinco escaños si las elecciones se celebrasen hoy (de siete en abril de 2021), y sus rivales del partido Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich y Ben Gvir, opositores declarados de un gobierno dependiente del partido árabe Ra’am, aumentarían de seis escaños el año pasado a ocho. Al ver pasar a los 70.000 manifestantes del Día de la Bandera -un número mucho mayor de lo que la policía había previsto- esas cifras de la encuesta sugieren la subestimación de una tendencia.

El ex primer ministro del Likud, Benjamín Netanyahu, hizo una aparición temprana en las celebraciones del Muro Occidental. Bennett se mantuvo alejado de la marcha, al igual que el resto de los ministros actuales, con la excepción del ministro de Comunicaciones, Yoaz Hendel, evidentemente preocupado, con razón, por ser denunciado a pesar de haber aprobado su recorrido. Hendel, que creció en el asentamiento ortodoxo de Elkana, fue fustigado como «traidor» por un grupo de jóvenes manifestantes.

Fue una demostración de fuerza por parte de un sector joven y creciente del electorado israelí, para algunos de los cuales Bennett es un vendido, Netanyahu un cobarde que intentó en vano apaciguar a los terroristas de Hamás desviando y luego abandonando esta marcha hace un año, y Ben Gvir (introducido en la Knesset en un acuerdo negociado por Netanyahu) el verdadero.

Para la gran mayoría de los israelíes, como publicó Ayelet Shaked el sábado por la noche, la toma de la Ciudad Vieja a Jordania en 1967 es, en efecto, motivo de celebración nacional. Y el baile en el Muro Occidental al final del día fue festivo.

Pero la marcha por el barrio musulmán tuvo el matiz más oscuro que Shaked quiso negar. Y demostró el desprecio, en el mejor de los casos, y el desdén, en el peor, por las responsabilidades soberanas de Israel hacia todos los que residen en su capital.

.
El ex primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu.

Días después del anuncio de Motta Gur, el ministro de Defensa, Moshe Dayan, visitó a los miembros del Waqf musulmán jordano que administraba las mezquitas en la cima del Monte del Templo y les dijo que, aunque Israel era ahora el poder soberano en la disputada cima de la colina, ellos seguirían gestionando las instalaciones religiosas.

Los judíos los visitarían pero no rezarían allí, dijo, y en su lugar se reunirían para rendir culto en el Muro Occidental.

Dayan pretendía evitar un choque frontal con el mundo musulmán, y utilizó la prohibición halájica de que los judíos ortodoxos pusieran el pie en el Monte (por temor a que profanaran el lugar donde se encontraba el Santo de los Templos antiguos) para ayudar a lograr ese objetivo.

El domingo, 55 años después, una cifra sin precedentes de 2.600 judíos recorrieron el Monte con motivo del Día de Jerusalem, muchos de ellos aparentemente ortodoxos, pero sin dejarse intimidar por la prohibición halájica que ya no existe, y algunos de ellos rezando con determinación.

El gobierno de Bennett, como el de Netanyahu antes, insiste en que sigue manteniendo el «statu quo» nacido de la política de Dayan de 1967, pero las oraciones del Monte del Templo y el fuerte aumento de las visitas judías al Monte del Templo cuentan una historia diferente.

Para algunos de esos visitantes judíos cada vez más numerosos, y para muchos de los que marcharon el domingo por el barrio musulmán, la semidestrucción por parte de Dayan de la recién liberada cuna de la fe judía es incomprensible, indefendible y debe ser revocada. Algunos de los manifestantes manifestaron esta preferencia también en sus banderas, con las palabras impresas «Tercer Templo» y bandas horizontales de oro en lugar de las bandas azules de la bandera israelí.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!