Seguinos en las redes

Israel

Egipto. Análisis. Advierten que no será la misma la relación entre Egipto e Israel y alertan sobre la amenaza iraní

AJN.- El profesor e historiador argentino Aharon Erlich describió como “bastante complicada” la crítica situación que se vive en Egipto y confirmó que la principal preocupación que se vive en Israel es que el país árabe caiga en manos de los grupos islámicos. “Lo que resulta evidente es que cualquier cambio que haya en Egipto va a afectar la relación con Israel, que aunque no sea la ideal de todas maneras es una frontera donde no hay problemas”, indicó  Erlich en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias. Además no descartó la posibilidad de que detrás de esta crisis esté Irán. También hizo un repaso sobre los momentos históricos que marcaron la paz entre Israel y Egipto.

Publicada

el

egipto4


La crisis institucional en Egipto generó una importante preocupación en Israel que sigue con atención los sucesos que se producen en El Cairo mientras trata de espantar el fantasma de un posible gobierno fundamentalista islámico como el que controla la República de Irán.
Al menos así lo explicó el profesor e historiador argentino Aharon Erlich, quien en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN) describió como “bastante complicada” la situación que se vive en Egipto, y señaló que “lo más importante es que todos están de acuerdo que fue una sorpresa para todos, nadie se lo esperaba”.
Erlich indicó que “es evidente que lo que empezó en Túnez se está dando como en un efecto dominó” en todos los países de la región.
“También resulta evidente que cualquier cambio que haya en Egipto va a afectar la relación con Israel, que aunque no sea la ideal de todas maneras es una frontera donde no hay problemas”, indicó Erlich.
Para el historiador, “le va a resultar muy difícil a (Hosni) Mubarak (presidente egipcio) salir adelante” e incluso estimó que es “muy difícil que siga en el cargo”.
“Mubarak está enfermo y hacía todos los preparativos para dejar su puesto a su hijo y como él pensó con el nombramiento de un vicepresidente (el jefe de la inteligencia Omar Suleiman),  estaba dando lo que los manifestantes exigían, pero la situación no es tan fácil”, argumentó.
Erlich señaló que los manifestantes quieren la renuncia de Mubarak y todos aquellos que están a su lado.
“Por eso, la situación es muy delicada para Israel porque con Egipto y Jordania tenemos una paz estratégica”, señaló.
Para este historiador argentino que está radicado en Israel, “la situación no va a ser la misma entre Israel y Egipto que se daba antes”, pero aclaró que es “muy difícil saber cuáles serán las consecuencias como tampoco pudo preverse el conflicto”.
“La mayor preocupación es que los grupos islámicos extremista tomen el poder y sabemos que eso no va a ser nada positivo ni para Egipto, ni para Israel”, señaló.
Asimismo, Erlich apuntó que “detrás de todos los grupos extremistas está Irán y seguramente el gobierno iraní ve con satisfacción lo que está pasando en Túnez y en Egipto”.
“Ver información con críticas de Irán a la reacción de la policía egipcia y la violencia contra los manifestantes es una burla cuando todos sabemos lo que pasó en Teherán no hace mucho tiempo cuando hubo manifestaciones mucho más limitadas”, afirmó.
Consultado sobre la posibilidad de que se avance en un proceso democrático en Egipto, Erlich admitió que “sería lo mejor”, pero aclaró que “hay muchos signos de dudas”.
“Pienso que a toda la opinión publica le gustaría ver un cambio democrático, pero no sabemos  en que medida la sociedad egipcia puede pasar a una situación de democracia. Si se diera algo intermedio para llegar sería más positivo”, consideró.
Al analizar el pasado de la relación entre Egipto e Israel, Erlich comentó que “se vivieron momento de euforia” cuando  se firmó el tratado de paz en 1979.
“Una corriente que cambiaba todo el panorama porque la paz con Egipto no se dio de un día para otro. Lo que fue inesperado fue el viaje del presidente egipcio Anwar el-Sadat a Jerusalén en 1977, que justamente dieron el impulso para al firma del acuerdo”, relató.
El Tratado de Paz entre Israel y Egipto firmado en Washington. el 26 de marzo de 1979, marcó el término de treinta años de hostilidades y cinco guerras.
Este tratado fue firmado tras intensas negociaciones, dieciséis meses después de la visita de Anwar el-Sadat a Jerusalem, invitado por el entonces primer ministro israelí, Menájem Beguin, y de la firma de los Acuerdos de paz de Camp David en 1978, bajo el auspicio del ex presidente estadounidense Jimmy Carter en carácter de testigo.
De esta manera culminaba el estado de guerra existente desde la Guerra árabe-israelí de 1948, así como el fin de los actos o amenazas de beligerancia, hostilidad o violencia; el establecimiento de relaciones diplomáticas, económicas y culturales; y la eliminación de los obstáculos para el comercio y la libertad de movimiento.
También se anunciaba la retirada israelí de las fuerzas militares y asentamientos civiles de la península del Sinaí, capturada durante la Guerra de los Seis Días en 1967, la cual fue concluida en 1982.
Egipto se convirtió así en el primer país árabe en sellar una paz duradera con Israel, lo que fue interpretado dentro de círculos radicales como una “traición”. Egipto fue boicoteado por otros estados árabes y la sede central de la Liga Árabe fue transferida de El Cairo a Túnez. En 1989 fue reinstalada en El Cairo y los países árabes normalizaron las relaciones con Egipto.
GB

Dejá tu comentario

Israel

Netanyahu perdió unos 300.000 votos en las últimas elecciones

Agencia AJN.- La estrategia para que el Likud absorbiera los votos de otros dos partidos no tuvo el éxito que esperaba el primer ministro.

Publicado

el

Por

neta hoy

Agencia AJN.- En su última campaña, el primer ministro Benjamín Netanyahu realizó un gran esfuerzo para sacar a dos partidos de la competencia y poder absorber sus votos. Sin embargo, a pesar de que el Likud incorporó al partido Kulanu y prometió al líder de Zehut un puesto ministerial por abandonar la carrera electoral, obtuvo 300.000 votos menos en relación a los resultados que las tres facciones tuvieron por separado en la votación de abril.

En el período previo a las elecciones del martes, el Likud absorbió a Kulanu en su lista. El partido del ministro de Finanzas, Moshe Kahlon, había ganado 10 escaños en 2015 y cuatro en abril.

Netanyahu también llegó a un acuerdo con Moshe Feiglin, el jefe de Zehut, que obtuvo 118.000 votos en abril, para nombrarlo como ministro en su próximo gobierno.

Según publicó The Times of Israel, Netanyahu tomó ambas medidas para intentar apuntalar el apoyo al Likud y evitar la pérdida de votos de la derecha.

Pero mientras el Likud y Kulanu ganaron un total de 39 escaños en las elecciones de abril, la alianza de los tres partidos resultó ser mucho menor que la suma de sus partes, con Likud reuniendo solo 31 escaños en la votación del martes.

En términos de votos, los 1.411.157 que fueron a los tres partidos en abril cayeron a 1.111.535 para el Likud en septiembre. Incluso en abril, Likud había obtenido alrededor de 14.000 votos más. (El recuento oficial de votos actual era de aproximadamente el 99,8 por ciento el viernes por la noche, por lo que los números aún podrían cambiar un poco, pero no mucho).

Algunos analistas israelíes especularon que los votantes de Kulanu y Zehut terminaron votando por Yisrael Beytenu (que aumentó de cinco escaños en abril a ocho el martes) en lugar de Likud, mientras que otros pueden haber cambiado al partido Azul y Blanco

Por primera vez en 10 años, Netanyahu tampoco logró ganar el llamado «voto de los soldados». Este contingente está compuesto principalmente por miembros de las fuerzas de seguridad, pero también incluye diplomáticos, ciudadanos discapacitados, pacientes y personal de hospitales, y prisioneros. Representan alrededor del 5-6% de los votos y tradicionalmente se han inclinado hacia la derecha, pero el partido de centro-izquierda Azul y Blanco ganó en esa votación el martes, al igual que ganó más votos que el Likud a nivel nacional.

Seguir leyendo

Innovación

La industria tecnológica de Israel cambiará las inspecciones de autos en todo el mundo

Agencia AJN.- El prestigioso Salón Internacional del Automóvil (IAA) en Frankfurt, Alemania, es conocido por llevar a sus eventos a los nombres más importantes en movilidad.

Publicado

el

Por

auto

Agencia AJN.- En el evento anual de este mes, un nuevo sistema de inspección de neumáticos llamado Artemis de la compañía israelí UVeye, fue una de las soluciones tecnológicas que generó gran interés en la industria.

Fundada en 2016, UVeye desarrolla sistemas de inspección de vehículos «inteligentes», prometiendo «cambiar drásticamente» cómo los fabricantes de automóviles, los principales operadores y concesionarias inspeccionan los autos.

La startup se basó en una arquitectura patentada con fusión de sensores, aprendizaje automático y algoritmos inteligentes para verificar automáticamente los componentes, la carrocería y los neumáticos.

El Artemis verifica el desgaste y la calidad de los neumáticos, su presión, su desgaste y los defectos de las paredes laterales.

UVeye recaudó 31 millones de dólares en una ronda de financiación dirigida por Toyota Tsusho, el brazo comercial del Grupo Toyota, Volvo Cars y Berkley Corporation, una compañía de seguros estadounidense. Skoda y Daimler también son socios estratégicos.

El CEO de UVeye, Amir Hever, aseguró en un comunicado de prensa a fines del mes pasado que estas asociaciones, «así como las conversaciones en curso con más de 20 otros fabricantes y proveedores estratégicos, muestran que el mercado está muy interesado en nuestra tecnología».

«Con Artemis dimos un paso más hacia la estandarización de la inspección externa automática de vehículos basada en inteligencia artificial y aprendizaje profundo», confirmó.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!