Seguinos en las redes

Israel

El gobierno de coalición de Israel recibió un duro golpe con la deserción de una diputada

Agencia AJN.- La coalición y la oposición están empatadas en la Knesset (Parlamento).

Publicada

el

.

Agencia AJN.- La coalición de gobierno del primer ministro israelí, Naftali Bennett, perdió hoy su estrecha mayoría con la renuncia anunciada de la diputada Idit Silman, quien se unirá a la oposición.

La coalición ahora está empatada con la oposición con 60 escaños en la Knesset (Parlamento) cada uno, lo que hace imposible la legislación sin la cooperación entre las divisiones políticas.

Silman anunció que se iba porque le preocupaba que Israel estuviera perdiendo “su carácter judío”, pero algunos especulan que se aseguró un puesto en el partido Likud.

Según medios hebreos, a Silman se le prometió el cargo de ministra de Salud en un gobierno liderado por el Likud y un lugar garantizado en su lista de la Knesset para las próximas elecciones.

El ex primer ministro Benjamín Netanyahu elogió a Silman y le dio la bienvenida a su ‘regreso a casa’ a la derecha.

“Me emocionó escuchar el anuncio de la miembro de la Knesset Idit Silman y felicitarla en nombre de millones de israelíes que anhelaban este momento”, dijo Netanyahu en una publicación de video.

“Ha demostrado que está guiada por la preocupación por la identidad judía de Israel… será recibida con los brazos abiertos”, dijo refiriéndose al lado político nacionalista de derecha.

El líder del partido Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, también dijo que dará la bienvenida a Silman nuevamente y calificó su anuncio como un nuevo amanecer para Israel.

Silman se pronunció enérgicamente contra el ministro de Salud, Nitzan Horowitz, del partido de izquierda Meretz, a principios de esta semana, después de que dio instrucciones a los hospitales para que se abstuvieran de imponer restricciones dietéticas judías durante la festividad de la Pesaj (Pascua).
Bennett y el ministro de Relaciones Exteriores y primer ministro alternativo, Yair Lapid, no estaban al tanto de su decisión y se enteraron por los medios.

La dramática deserción de Silman aumenta las posibilidades de que Netanyahu regrese al poder, pero por sí sola no es el fin definitivo de la coalición Bennett.
Para que Silman derroque al gobierno, debe unirse a otros dos miembros de la coalición para formar una nueva facción. Hasta el momento, solo se le une uno, otro miembro del propio partido Yamina de Bennett, Amichai Shikli, que se había negado a respaldar la coalición desde que se estableció.

Bennett puede etiquetar a ambos rebeldes como renegados y así evitar que se unan a cualquier otro partido en la Knesset en las próximas elecciones.
El primer ministro no hizo comentarios sobre la renuncia de Silman en las primeras horas después de su anuncio.

Dejá tu comentario

Israel

Israel. Al presidir su última reunión de gabinete, Bennett elogia el espíritu de unidad del gobierno

Publicado

el

Por

.

Agencia AJN.- El primer ministro Naftali Bennett presidió el domingo su última reunión de gabinete, ya que se espera que la Knesset se disuelva esta semana y provoque nuevas elecciones en otoño.

El primer ministro elogió a la diversa coalición por sus logros, que, según declaró, eran fruto de su capacidad para trabajar unidos en nombre del pueblo.

La decisión de Bennett de desencadenar las elecciones pone fin a un ambicioso proyecto político que unió a ocho partidos ideológicamente dispares que dejaron de lado sus diferencias para desbancar al anterior líder, Benjamin Netanyahu, actual líder de la oposición, que ahora tiene una oportunidad de volver a dirigir el país. Las próximas elecciones, las quintas que celebra el país en cuatro años, profundizan una crisis política sin precedentes en Israel.

En la reunión semanal del gabinete, Bennett enumeró una serie de logros pertenecientes a su gobierno de un año de duración y dio las gracias a sus socios de coalición, entre los que se encuentran partidos dovish que apoyan la creación del Estado palestino, otros nacionalistas que no lo hacen y, por primera vez en la historia de Israel, una facción política árabe.

«Fue un gobierno excelente que se apoyó, sí, en una coalición complicada. Y aquí, en esta sala, hay un grupo de personas que supieron dejar de lado los desacuerdos ideológicos, para elevarse y trabajar por el Estado de Israel», dijo.

Bennett resumió el tiempo que el gobierno ha estado en el poder como el de proporcionar seguridad en el sur y la recuperación económica de los estragos de la pandemia del COVID-19.

«Por primera vez en años, la cosecha en las comunidades adyacentes a la Franja de Gaza ha finalizado de forma tranquila y satisfactoria, sin globos incendiarios, incendios ni cohetes de Hamás», dijo Bennett, en referencia a los ataques del enclave palestino gobernado por Hamás que perturbaron la vida cotidiana en las comunidades fronterizas en años anteriores.

Enumerando otros logros, dijo que cientos de miles de personas habían vuelto a trabajar después de que, en su punto álgido, la pandemia dejara sin empleo a más de un millón de israelíes.

«Juntos hemos llevado a Israel del colapso económico al crecimiento; juntos hemos reducido el astronómico déficit a cero», dijo.

La semana pasada, Bennett y el ministro de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, anunciaron que intentarían disolver la Knesset porque su coalición ya no podía funcionar. Un proyecto de ley preliminar para disolver el parlamento fue aprobado en primera lectura la semana pasada y está previsto que se apruebe en las votaciones finales del lunes.

Como parte del acuerdo de reparto de poder que llevó a Bennett al poder, está previsto que ceda el cargo de primer ministro a Lapid una vez que se disuelva el parlamento. Las elecciones están previstas para finales de octubre y los sondeos indican que el partido Likud de Netanyahu es el que más escaños obtendrá.

Pero como en la mayoría de las rondas de votación durante la actual agitación política, las encuestas consideran que Netanyahu, que está siendo juzgado por corrupción, no puede reunir una mayoría para formar un gobierno de coalición, y algunos de sus aliados tradicionales se niegan a unirse a él. Esto podría prolongar aún más la crisis después de la próxima votación.

Si bien el gobierno de Bennett ayudó a estabilizar la economía y sorteó el último año de la pandemia de coronavirus, se vio acosado por desacuerdos sobre los mismos temas que pretendía evitar, en particular la ocupación israelí de Cisjordania durante 55 años. Bennett dijo que había decidido poner fin a su experimento político porque el gobierno era incapaz de renovar las normas que consagran sistemas jurídicos separados para los colonos judíos y los palestinos.

La propia facción nacionalista de Bennett, Yamina, fue perseguida por los desertores, legisladores que dijeron que el primer ministro, un antiguo líder de los colonos, se había desviado demasiado hacia el centro en su intento de mantener la coalición intacta.

Después de que Nir Orbach, MK de Yamina, dijera a principios de este mes que él también se uniría a la oposición, Bennett y Lapid decidieron abandonar la coalición.

Bennett, que entró en política hace una década, no ha dicho si se presentará a las próximas elecciones.

Seguir leyendo

Israel

Elecciones en Israel: Bennett desciende en las encuestas

Agencia AJN.- El partido Yamina del primer ministro Naftali Bennett ganaría solo cuatro escaños si se celebraran elecciones hoy.

Publicado

el

Por

bennett

Agencia AJN.- El partido Yamina del primer ministro israelí, Naftali Bennett, ganaría cuatro escaños si se celebraran elecciones hoy, perdiendo tres escaños en un lapso de tres días, según una nueva encuesta realizada el jueves.

Yesh Atid y Judaísmo Unidos de la Torá (UTJ) ganaron cada uno un escaño en la encuesta, mientras que el Likud, el partido de Benjamín Netanyahu, perdió dos escaños y el Partido Sionista Religioso perdió uno. Los resultados completos fueron Likud 34; Yesh Atid 21; sionista religioso 9; azul y blanco 8; UTJ, Shas y Laborismo 7; Lista Conjunta 6; Israel Beitenu 5; y Yamina, Meretz, Nueva Esperanza y Ra’am recibieron 4.

A pesar de la fuerte caída de Yamina, los partidos de la coalición ganaron dos mandatos. Los bloques actuales de coalición y oposición empataron 57-57, y la Lista Conjunta ganó los otros seis escaños de la Knesset de 120 miembros. La encuesta del 20 de junio, que se realizó poco después de que Bennett y el primer ministro suplente Yair Lapid anunciaran que la Knesset se dispersaría, tenía a la oposición liderando 59-55.

Sin embargo, la encuesta no indicó nuevas tendencias significativas de votantes. La principal diferencia fue que, a diferencia de la primera encuesta, Meretz logró pasar el umbral electoral y sus votos no se desperdiciaron.

No obstante, la encuesta mostró movimiento a la derecha, ya que los votantes de Yamina cambiaron al Likud y al sionista religioso, los votantes del Likud cambiaron al sionista religioso y el sionista religioso a la UTJ.

La encuesta también encontró una diferencia significativa en la confianza de los votantes, con el 73% de los del bloque de oposición diciendo que estaban absolutamente seguros de su voto, en comparación con solo el 38% de los votantes de la coalición.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!