Seguinos en las redes

Innovación

El Jardín Botánico de Jerusalem lanza una exposición de arte de realidad aumentada a gran escala

Las instalaciones a gran escala son invisibles a simple vista. Para verlas, los visitantes deben utilizar una aplicación de realidad aumentada (RA) que superpone imágenes, textos y sonidos sobre los espacios verdes abiertos del jardín.

Publicada

el

nocam
Una visitante sostiene su tablet para ver las obras de arte de realidad aumentada de Mohammed Kazem en el Jardín Botánico de Jerusalem.

Agencia AJN.- Una exposición de arte de realidad aumentada iniciada por el Jardín Botánico de Jerusalem está despertando un gran interés en todo el mundo.

La exposición, «Ver lo invisible», presenta 13 obras virtuales inmersivas de artistas consagrados y emergentes como Ai Weiwei, Refik Anadol, El Anatsui, Mohammed Kazem, Sarah Meyohas, Pamela Rosenkranz, Timur Si-Qin y los israelíes Sigalit Landau y Ori Gersht.
Las obras de realidad aumentada se han presentado en 12 jardines de seis países desde septiembre, incluido Israel.

Las instalaciones a gran escala son invisibles a simple vista. Para verlas, los visitantes deben utilizar una aplicación de realidad aumentada (RA) que superpone imágenes, textos y sonidos sobre los espacios verdes abiertos del jardín.

La RA es una versión mejorada del mundo físico real que se consigue cuando un entorno físico del mundo real se mejora con elementos visuales digitales generados por ordenador, sonido u otros estímulos sensoriales suministrados a través de la tecnología.

La idea de esta exposición partió del Jardín Botánico de Jerusalem en colaboración con el Outset Contemporary Art Fund, con el apoyo de la Jerusalem Foundation. El desarrollo de esta exposición de arte contemporáneo con realidad aumentada (RA) ha sido una colaboración internacional en todo momento. Se trata de la primera exposición de este tipo que se desarrolla en colaboración con jardines botánicos e instituciones artísticas de todo el mundo.

1
Obra de arte de realidad aumentada superpuesta de El Anatsui.

«El Jardín Botánico de Jerusalem colabora con muchos jardines botánicos de todo el mundo. Compartimos información científica sobre nuestras colecciones. En cuanto al arte y las exposiciones de arte, no habíamos tenido la oportunidad de liderar nada. Ha sido realmente emocionante liderar este proyecto», explica a NoCamels Hannah Rendell, directora ejecutiva del Jardín Botánico de Jerusalem.

La exposición se presentó en Australia, Israel, Sudáfrica, Reino Unido, Canadá y Estados Unidos, y estaba previsto que durara un año, desde septiembre de 2021 hasta agosto de 2022. Pero las solicitudes de esta muestra de arte al aire libre están creciendo y la exposición se está traduciendo a nuevos idiomas para satisfacer la demanda.

«Tenemos muchos jardines que se ponen en contacto con nosotros para hacerla el año que viene. Nos gustaría que [la guía de la exposición] se tradujera al español. Ya la tenemos en hebreo, árabe e inglés», dice Rendell. «Nuestro objetivo es llegar a 30-50 jardines el año que viene. Es muy, muy emocionante».

«Ver lo invisible» nació de la pandemia de COVID-19, durante la cual los museos y las galerías cerraron sus puertas y las visitas virtuales a las galerías eran la única forma de obtener una dosis de arte y cultura. Cuando el mundo empezó a aprender a convivir con el virus, empezaron a surgir exposiciones de arte al aire libre en los patios de los museos, en las plazas de las ciudades y en los jardines.

En Jerusalem, una exposición de arte al aire libre de 2020 del Jardín Botánico de Jerusalem, denominada «Retorno a la naturaleza», acogió 16 esculturas de artistas israelíes repartidas por los jardines. Tuvo una buena acogida y deleitó a muchos amantes del arte y la naturaleza, que por fin pudieron salir a disfrutar de un día de cultura. La junta directiva del Jardín Botánico de Jerusalem se contagió del gusanillo del arte para desarrollar una nueva exposición.

2
Obra de arte de realidad aumentada de El Anatsui.

«Los jardines de todo el mundo se han comprometido con proyectos artísticos a lo largo de los años», explica a NoCamels Hadas Maor, comisaria de la exposición de 2020 y co-comisaria de la exposición «Ver lo invisible» con Tal Michael Haring.

Los costes de la importación de arte y la posibilidad de destruir la flora son los aspectos entre bastidores que llevaron a pensar en un tipo diferente de escaparate artístico para los jardines botánicos.

«La mayoría de los jardines botánicos utilizan el arte como forma de captar nuevos públicos y hacer que la gente venga a su jardín. Pero tiene un coste… el transporte de las esculturas o de las obras, puede destruir la flora, ocupa espacio dentro del jardín, los seguros masivos y la huella de carbono. Así que, de entrada, el aspecto digital [de esta exposición] eliminó todas estas cosas», dice Rendell.
Obra de AR del artista Isaac Julien en el Jardín Botánico de San Diego. Cortesía: Jardín Botánico de Jerusalem.

Mientras que los museos de arte de todo el mundo añadieron a sus colecciones experiencias digitales que podían verse desde casa durante los primeros días de la pandemia de Covid-19, para ver esta exposición, los visitantes deben estar presentes en uno de los jardines botánicos participantes y utilizar la aplicación móvil «Seeing the Invisible» (desarrollada para este proyecto) in situ. Cada jardín cuenta con un mapa de recorrido que hay que seguir, y en cada lugar, un poste indicador físico marca la zona que hay que escanear para que las obras de arte cobren vida.

3
Una foto de una obra de arte de la artista Sarah Meyohas en los jardines de Cranbourne, Australia.

«Esta plataforma es hermosa porque realmente abre un gran campo de acción», dice Maor. «Es inmersiva. Hay que entrar en la obra para descubrirla».

Se trata de una exposición que se exhibe en diferentes jardines. Pero incluso así, cada ruta de senderismo fue comisariada para su entorno específico.

«Hemos comisariado la exposición con un corpus de 13 obras. Las obras son las mismas. Cada jardín es diferente, y lo comisariamos de forma ligeramente distinta para cada jardín. Así que son como 12 variaciones diferentes de la misma exposición», dice Maor.

«Ver lo invisible» tiene que ver tanto con las obras de arte como con la vegetación que las rodea. La exposición aborda temas como la naturaleza, el medio ambiente y la sostenibilidad, y explora las conexiones entre el arte, la tecnología y la naturaleza.

«Los visitantes descubren el jardín a la vez que descubren las obras, se combina», dice Maor. «Hay que recorrer el jardín, se ve la diferente vegetación, se pasa de una zona seca a otra húmeda. Por ejemplo, la obra de Jakob Kudsk Steensen de un órgano de cactus escaneado en 3D está colocada en todos los jardines en una zona que tiene un tipo de vegetación similar. Hay un pensamiento específico sobre la posición de cada obra en cada jardín, que el visitante acumula sin siquiera pensarlo».

4
Obra del artista Isaac Julien en el Jardín Botánico de San Diego.

Maor reitera que, a pesar de ser una exposición digital, «Ver lo invisible» no puede experimentarse en línea, sino que requiere que la gente visite físicamente los jardines. Ella lo denomina experiencia «fitogital», que combina la ubicación física y la manifestación digital.

«No creo que vaya a sustituir a los museos, y no creo que las tecnologías de RA o RV vayan a disminuir una pintura, una escultura, una fotografía o un videoarte. Es otro medio que ha penetrado en el campo del arte», dice Maor, sobre la necesidad de considerar los ámbitos físico y digital en el mundo del arte.

Algunas de las 13 instalaciones de esta exposición «existían antes en una dimensión física y se trasladaron a la RA, y algunas obras se crearon especialmente para la exposición», dice Maor.

5
Obra de del artista Timur Si-Qin.

La exposición incluye la instalación Salt Stalagmite #1 de Landau, que explora la noción de puente como medio para conectar personas, culturas y lenguas, y activar la paz.

La jaula dorada a gran escala de Weiwei, que aborda las estructuras de poder, el confinamiento y la restricción, así como la preservación y el cuidado; y la figura digital de Daito Manabe, que baila sin cesar y se transforma en nuevas formas en contra de las leyes de la física.
Traiga auriculares para escuchar y ver Anamazon (Limb), de Pamela Rosenkranz, mientras pulsa y rezuma, o para ver y escuchar la hipnotizante obra de inteligencia artificial de Refik Anadol, que nos empuja a experimentar una naturaleza alternativa, o para ver y escuchar cómo el sensual y un ramo de flores de Gersht estallan en la naturaleza, o para sumergirse en las cuevas glaciares de Islandia con la experiencia de cinco pantallas de Isaac Julien.

Acérquese a cualquiera de los 12 jardines botánicos de todo el mundo que acogen ahora la exposición de arte contemporáneo de realidad aumentada «Seeing the Invisible», y llévese una tableta o un smartphone.

6
Obra de arte de Jakob Kudsk Steensen.

«Es una especie de juego mental», dice Maor. «Todo está en la pantalla, pero sientes que estás en el arte. Ésa es la experiencia fílmica».

Dejá tu comentario

Innovación

El Instituto Tecnológico de Israel desarrolló un método para eliminar las sustancias químicas del agua potable

Estas sustancias llegan a las aguas subterráneas de diversas formas, como el riego agrícola con aguas residuales tratadas y las sustancias ignífugas que se filtran en el suelo. Debido a su estabilidad química, permanecen intactos en el suelo durante mucho tiempo, lo que provoca una amplia contaminación de las fuentes de agua potable, lo que, a su vez, aumenta considerablemente la exposición humana.

Publicado

el

Por

isea

Agencia AJN.- El Instituto Tecnológico de Israel (Technion), desarrolló una tecnología para eliminar las sustancias químicas del agua potable. Estas sustancias se encuentran en una gran variedad de productos, como el revestimiento de teflón de las sartenes, la espuma antiincendios, los retardantes de llama y los aditivos hidrófugos.

Investigadores de la Facultad de Ingeniería Civil y Medioambiental del Technion han desarrollado una tecnología innovadora para eliminar los contaminantes peligrosos del agua potable. La tecnología elimina y destruye con gran eficacia los compuestos químicos órgano fluorados sintéticos (PFAS). La investigación fue dirigida por la Dra. Adi Radian y su estudiante de posdoctorado, la Dra. Samapti Kundu, y se publicó en Chemical Engineering Journal.

Los PFAS son una familia de contaminantes problemáticos también conocidos como «sustancias químicas para siempre» por su estabilidad química y su persistencia en el medio ambiente.

Estas sustancias se encuentran en una gran variedad de productos, como el revestimiento de teflón para sartenes, la espuma antiincendios, los retardantes de llama y los aditivos hidrófugos. Llegan a las aguas subterráneas de diversas formas, como el riego agrícola con aguas residuales tratadas y las sustancias ignífugas que se filtran en el suelo. Debido a su estabilidad química, permanecen intactos en el suelo durante mucho tiempo, lo que provoca una amplia contaminación de las fuentes de agua potable, lo que, a su vez, aumenta considerablemente la exposición humana.

Los estudios internacionales han demostrado los numerosos riesgos para la salud que supone la exposición a los PFAS, como el cáncer, las enfermedades cardíacas y hepáticas, los problemas de fertilidad, los defectos de nacimiento y los daños al sistema inmunitario. Por ello, Israel ha comenzado a vigilar estas sustancias. De hecho, el verano pasado se detuvo la extracción de agua potable en la región de Krayiot tras el descubrimiento de una alta concentración de PFAS.

La eliminación de estas sustancias del agua potable se consigue mediante técnicas de absorción relativamente sencillas y baratas. Sin embargo, estos métodos no son lo suficientemente eficaces y, lo que es más importante, sólo transfieren los contaminantes del agua al material absorbente, que requiere pasos adicionales de purificación para deshacerse de las sustancias tóxicas absorbidas. Además, estos métodos no son selectivos; también pueden eliminar sustancias esenciales para la salud de las personas.

Dos soluciones nuevas y prometedoras son el uso de procesos de oxidación y polímeros específicos que adsorben eficazmente las sustancias contaminantes. Sin embargo, hasta ahora estas tecnologías no han dado resultados satisfactorios.

La nueva investigación examinó la posibilidad de combinar estos dos métodos: separar los contaminantes con polímeros especiales y utilizar después procesos avanzados de oxidación para eliminarlos. Los resultados indican que una planificación adecuada permite obtener una gran eficacia en una amplia gama de acidez (pH) y salinidad.

El método muestra la eliminación de siete tipos de PFAS, incluso cuando todos ellos se encuentran en la misma unidad de fluido, con un nivel de eficiencia que se aproxima al 90%, y lo hace en pocos minutos.

Los investigadores utilizaron minerales omnipresentes en el suelo -óxidos de hierro y arcillas- junto con polímeros de ciclodextrina. Los compuestos de arcilla-hierro-polímero actúan como aceleradores que confinan los PFAS en la superficie y luego aceleran el proceso de oxidación que destruye los contaminantes en sustancias no tóxicas (iones de flúor, agua y dióxido de carbono). La combinación elimina eficazmente los PFAS y no libera sustancias no deseadas en el agua utilizada para beber.

La investigación, realizada en el Laboratorio de Química del Suelo de la Facultad de Ingeniería Civil y Ambiental, demuestra que este sistema hace innecesaria la realización de procesos complementarios como el calentamiento, la radiación UV y el uso de ondas sonoras, que complican y encarecen la tarea.

Seguir leyendo

Innovación

Una profesora israelí fue reconocida por la revista Forbes

Agencia AJN.- La revista destacó a las mujeres de todo el mundo que están demostrando que los 50 años o más son la nueva edad dorada.

Publicado

el

Por

forbes

Agencia AJN.- La profesora israelí Shulamit Levenberg fue reconocida por la revista Forbes en su selección “ForbesOver50”, que destaca a las mujeres de 50 años o más de todo el mundo.

“Aquí están las fundadoras, las líderes empresariales y políticas, las científicas y las vanguardistas que están marcando el camino en Europa, Medio Oriente y África”, afirmó Forbes al presentar su listado.

“Levenberg ha estudiado biología celular y formación de tejidos durante toda su carrera, y está aplicando activamente su trabajo a los sectores académico y privado: dirige un laboratorio de ingeniería de tejidos y células madre en el Instituto de Tecnología Technion-Israel, y también es cofundadora de Aleph Farms, una startup de carne cultivada en laboratorio con sede en Israel con unos 118 millones de dólares en financiación”, afirmó la revista.

“A principios de 2021, la compañía, que considera a Levenberg la capacidad intelectual detrás de su propiedad intelectual, reveló su versión de un bistec ‘sin sacrificio’, creado, en parte, con tecnología de bioimpresión 3D. El año pasado, Levenberg también recibió una Medalla de Distinción inaugural del Centro Peres para la Paz y la Innovación por su investigación pionera y por servir como modelo a seguir para todas las mujeres y niñas”, agregó la revista.

Levenberg también está liderando un estudio que busca un nuevo enfoque para tratar la diabetes tipo 2, utilizando un autoinjerto de células musculares para absorber azúcar más rápido.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!