Seguinos en las redes

Internacionales

El New York Times analizó la muerte de tres altos comandantes iraníes en el ataque israelí en Siria

“Un ataque aéreo israelí contra el edificio de la embajada iraní en Siria mató al menos a tres generales y cuatro oficiales iraníes de alto rango el lunes, dijeron funcionarios iraníes y sirios. Parece estar entre los ataques más mortíferos en una guerra en las sombras que duró años”, afirmó la nota firmada por Farnaz Fassihi, Ronen Bergman, Aaron Boxerman, Hiba Yazbek y Michael Levenson.

Publicada

el

unnamed (46)
Crédito: Firas Makdesi/Reuters

Al menos tres altos comandantes y cuatro oficiales que supervisaban las operaciones encubiertas de Irán en Medio Oriente murieron el lunes cuando aviones de combate israelíes atacaron un edificio en Damasco que forma parte del complejo de la embajada iraní, según funcionarios iraníes y sirios.

El ataque en Damasco, la capital siria, parecía estar entre los más mortíferos en una guerra en la sombra de años entre Israel e Irán que ha incluido asesinatos de líderes militares y científicos nucleares iraníes.

Esa guerra encubierta ha salido a la luz a medida que las tensiones entre los países se han intensificado por la campaña militar de Israel en la Franja de Gaza contra Hamás, la milicia respaldada por Irán que dirigió el ataque del 7 de octubre contra Israel.

Cuatro funcionarios israelíes, que hablaron bajo condición de anonimato para discutir asuntos delicados de inteligencia, confirmaron que Israel había estado detrás del ataque en Damasco, pero negaron que el edificio tuviera estatus diplomático.

Pero el embajador sirio en Irán, Shafiq Dayoub, dijo que el ataque había tenido como objetivo un edificio diplomático y era una “clara y completa violación de todas las convenciones y normas internacionales”.

Los vídeos que circularon en las redes sociales después del ataque mostraban un edificio destruido junto a la embajada y las fotografías mostraban una puerta de entrada con un cartel que la identificaba como la sección consular. La embajada dijo que el edificio albergaba una sección consular y la residencia del embajador.

Las imágenes difundidas por agencias de noticias iraníes y sirias mostraban un edificio en ruinas, coches quemados, cristales rotos y escombros en el suelo.

Entre los muertos se encontraba el general Mohamad Reza Zahedi, de 65 años, que supervisó las operaciones militares encubiertas de Irán en Siria y el Líbano, otros dos generales y cuatro oficiales de la Fuerza Quds, afirmó el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán en un comunicado.

Ali Vaez, director iraní del International Crisis Group, una organización sin fines de lucro que busca prevenir guerras, dijo que atacar una instalación diplomática sería “similar a atacar a Irán en su propio suelo”.

Los funcionarios israelíes dijeron que el edificio era un puesto avanzado de la Guardia Revolucionaria, lo que lo convertía en un objetivo militar legítimo.

El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir Abdollahian, condenó enérgicamente el ataque y dijo que había hablado con su homólogo sirio sobre el “ataque del régimen sionista a la sección del consulado de la embajada de la República Islámica en Damasco”.

“Netanyahu ha perdido el equilibrio mental porque ha enfrentado derrotas consecutivas en Gaza y no ha logrado los ambiciosos objetivos de los sionistas”, expresó Amir Abdollahian en un comunicado, refiriéndose al primer ministro Benjamín Netanyahu de Israel.

En Washington, los funcionarios expresaron temores de que el ataque pudiera intensificar las hostilidades en la región. Después del ataque, las tropas estadounidenses con base en el sur de Siria derribaron un drone de ataque unidireccional, dijo el lunes por la noche un funcionario del Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Fue el primer ataque dirigido a tropas estadounidenses en Irak o Siria en casi dos meses. No se reportaron heridos ni daños, dijo el funcionario, hablando bajo condición de anonimato.

El ataque a Damasco se produjo cuando los soldados israelíes se retiraron del complejo hospitalario más grande de Gaza, Al-Shifa, dejándolo gravemente golpeado después de una incursión de dos semanas en la que el ejército israelí dijo que había matado a unos 200 militantes palestinos y arrestado a cientos más después de prolongados tiroteos.

El Dr. Taysir al-Tanna, cirujano vascular desde hace mucho tiempo en el hospital de la ciudad de Gaza, dijo que muchos de los edificios principales, incluidas las salas de emergencia, obstetricia y cirugía, habían resultado gravemente dañados en los combates y la puerta principal fue destrozada.

“Ahora parece un terreno baldío”, dijo el Dr. al-Tanna.

Osama al-Ashi, un habitante de Gaza que fue a la zona para comprobar el estado su departamento después de enterarse de que el ejército israelí se había retirado, dijo que inmediatamente lo golpeó el hedor de los cuerpos en descomposición y que había visto montañas de escombros y edificios quemados.

“Todo el tiempo que caminábamos”, dijo, “pisábamos partes de cuerpos”.

Al-Ashi dijo que muchos de los muertos parecían haber recibido disparos. Otros, dijo, parecían haber sido desenterrados cuando las fuerzas israelíes arrasaron cementerios temporales en terrenos hospitalarios. Muchos edificios alrededor del hospital fueron destruidos por bombas, misiles y proyectiles de tanques, afirmó.

“Las escenas allí eran difíciles de tolerar como ser humano”, dijo. “Te sientes como si estuvieras en una película de terror”.

El ejército israelí dijo que los palestinos asesinados eran militantes y que los arrestados eran militantes sospechosos, incluidos algunos que se cree que eran altos comandantes de Hamás y de los islamistas palestinos.

El contralmirante Daniel Hagari, portavoz militar israelí, culpó a los militantes por la destrucción en el hospital, diciendo que se habían fortificado en las salas del hospital, disparado contra los soldados y rechazado los llamados a rendirse.

“Tuvimos que disparar contra los edificios para detener eso y matar a los terroristas”, dijo.

Las fuerzas israelíes evacuaron a los civiles desplazados que se refugiaban en el complejo, así como a algunos pacientes, y colocaron a otros pacientes en un edificio alejado de los combates, dijo el almirante Hagari.

La Organización Mundial de la Salud dijo el domingo que al menos 21 pacientes habían muerto desde que comenzó la incursión israelí a mediados de marzo, aunque las causas de la muerte no estaban claras. Este fin de semana, 107 pacientes permanecían (30 de ellos postrados en cama) sin agua potable y con sólo una medicación mínima, dijo el Ministerio de Salud de Gaza en un comunicado.

Las fuerzas israelíes atacaron por primera vez Al-Shifa en noviembre, sosteniendo que militantes de Hamás habían construido un centro de mando en túneles debajo. Hamás y el director del hospital dijeron que las instalaciones se utilizaban únicamente como refugio para civiles.

Posteriormente, el ejército israelí publicó algunas pruebas para respaldar su acción, incluso mostrando a los periodistas un túnel fortificado construido debajo de los terrenos del hospital. Una investigación del New York Times encontró que la evidencia sugería que Hamás había utilizado el sitio como cobertura y almacenado armas allí.

Después de poco más de una semana, las tropas israelíes se retiraron cumpliendo un breve alto el fuego. Pero después de que se reanudaron los combates, las fuerzas israelíes cerraron nuevamente el hospital en marzo en un intento de erradicar lo que dijeron era una nueva insurgencia de grupos armados en el norte de Gaza.

“Hamás y la Jihad Islámica han comenzado a reconstruirse en el norte”, dijo el almirante Hagari. “Y se reubicaron dentro de Shifa”.

Hamás calificó la destrucción del hospital como “un crimen horrible” y dijo que Israel lo había perpetrado “con el apoyo total e ilimitado de la administración del presidente estadounidense Biden”.

En una visita a Al-Shifa el sábado, el teniente general Herzi Halevi, jefe del Estado Mayor militar israelí, declaró que la incursión fue “extremadamente exitosa” y dijo que había demostrado a los grupos militantes que “un hospital no es un lugar seguro” para ellos.

Funcionarios israelíes y un miembro de la Guardia Revolucionaria, que supervisa la Fuerza Quds, dijeron que el ataque de Damasco del lunes tuvo como objetivo una reunión en la que funcionarios de inteligencia iraníes y militantes palestinos iban a discutir la guerra en Gaza. Entre ellos se encontraban líderes de la Jihad Islámica Palestina, un grupo armado y financiado por Irán.

El Ministerio de Defensa de Siria dijo que el ataque israelí ocurrió alrededor de las 5 p.m. hora local, cuando aviones de combate entraron en Siria desde los Altos del Golán.

El ataque se produjo días después de que ataques aéreos mataran a soldados cerca de la ciudad de Alepo, en el norte de Siria, informaron los medios de comunicación estatales sirios y una organización independiente, en lo que parecía ser uno de los ataques israelíes más intensos en el país en años.

Esos ataques del viernes mataron a 36 soldados sirios, siete combatientes de Hezbollah y un sirio de una milicia proiraní, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, un grupo con sede en Gran Bretaña que sigue la guerra civil en Siria.

El ejército de Israel no hizo comentarios después de esos ataques, pero su ministro de Defensa, Yoav Gallant, dijo: «Perseguiremos a Hezbollah en todos los lugares donde opere y ampliaremos la presión y el ritmo de los ataques”. Prometió más operaciones en el Líbano, Siria y “otros lugares más distantes”.

El funcionario del Departamento de Defensa de Estados Unidos no dijo quién estaba detrás del ataque con aviones no tripulados del lunes a la base de Al Tanf en el sur de Siria. Las milicias respaldadas por Irán han disparado cohetes, misiles y aviones no tripulados contra tropas estadounidenses en Irak y Siria más de 170 veces desde noviembre, pero ninguna desde principios de febrero.

Tres miembros del servicio estadounidense murieron en Jordania, y al menos otros 34 resultaron heridos, en un ataque con aviones no tripulados el 28 de enero por parte de una milicia respaldada por Irán, las primeras muertes militares estadounidenses conocidas por fuego hostil en la agitación que se extendió por la guerra de Israel con Hamás.

Diez días después, un ataque de represalia con aviones no tripulados de Operaciones Especiales de Estados Unidos en Bagdad mató a un alto líder de una milicia a la que los funcionarios estadounidenses culpan de los ataques contra el personal estadounidense.

Dejá tu comentario

Internacionales

Un tribunal del Reino Unido absuelve a un activista de extrema derecha por negarse a abandonar la marcha contra el antisemitismo en Londres

Publicado

el

Por

AFP__20231126__344Z6WW__v1__HighRes__BritainIsraelPalestinianConflictDemo-640×400

Agencia AJN.- El ultraderechista británico Tommy Robinson ha sido absuelto de incumplir una orden de dispersión que le excluía de una marcha contra el antisemitismo.

Robinson, de 41 años, fue esposado y rociado con spray de pimienta sintética en Londres el 26 de noviembre, después de que los organizadores dijeran que no era bienvenido al acto.

Pero un juez del Tribunal de Magistrados de Westminster le dice que no hay caso al que responder, ya que la policía no había autorizado legalmente la orden, concebida para prevenir comportamientos antisociales.

El agente de policía que firmó la orden admitió ante el tribunal que se había equivocado de fecha en la documentación.

Robinson, cuyo verdadero nombre es Stephen Yaxley Lennon, afirmó haber asistido a la marcha como periodista y se negó a marcharse, lo que condujo a su detención.

El 11 de noviembre se le había visto entre la multitud de contramanifestantes que se enfrentaron a la policía mientras manifestantes propalestinos pedían un alto el fuego en la guerra de Israel con Hamás.

Robinson es fundador y ex dirigente de la ultraderechista Liga de Defensa Inglesa.

Seguir leyendo

Internacionales

Estados Unidos. Decenas de manifestantes pro palestinos arrestados en la Universidad de Yale por instalar un campamento de tiendas de campaña

Publicado

el

Por

GLw22EbWsAAPj1u (1)

Itongadol.- Cerca de 30 manifestantes han sido arrestados en el tercer día de una manifestación pro-palestina en curso en los terrenos de la Universidad de Yale, informa el Yale Daily.

Según el informe, los manifestantes instalaron un campamento de tiendas de campaña durante la noche mientras exigían que la universidad se deshiciera de los fabricantes de armas en medio de la guerra en curso entre Israel y Hamás en Gaza.

Algunos de los manifestantes arrestados son estudiantes de la universidad, añade el informe, pero no especifica cuántos.

En una declaración al periódico universitario, el teniente de la policía de Yale, Roosevelt Martínez, dice que los manifestantes fueron arrestados por invasión de propiedad privada, pero no proporciona más detalles.

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!