Seguinos en las redes

Israel

El rabino Mario Rojzman estuvo en la Argentina y habló sobre su vida en EE.UU., Irán y el Papa

 AJN.- El rabino Mario Rojzman estuvo en la Argentina y habló con la Agencia Judía de Noticias sobre su vida en los Estados Unidos, donde hace una década codirige la sinagoga Bet Torah de Aventura, en el norte de Miami; la diferente idiosincrasia que advierte entre los argentinos y los norteamericanos; el polémico memorándum con Irán y la designación de un Papa argentino.

Publicada

el

rabino

  El rabino Mario Rojzman (foto) estuvo en la Argentina para festejar el 90º aniversario de su madre, Rosita Londner, “una actriz que marcó el teatro en ídish y lo llevó a distintos rincones del mundo”, junto con su esposo y colega, Henri Guero, fallecido en 1980, pero dedicó varios minutos a una charla tan extensa como íntima con la Agencia Judía de Noticias (AJN).

“Llegué en 2002, durante la crisis (socioeconómica) en la Argentina, invitado como rabino visitante por una sinagoga de Aventura que tuvo la idea de traer a un rabino argentino para que ayudase en la absorción de esos miles que venían de Latinoamérica, escapándose de difíciles situaciones económicas, políticas o de seguridad”, pero “al ratito me di cuenta de que no sabían bien qué querían, a lo mejor pensaban que enseguida harían un ‘switch’ a la mentalidad norteamericana”, recordó.

Sin embargo, “el argentino venía destrozado: había dejado todo atrás y era muy difícil”, así que “mi rabinato terminó un año después, pero tuve la suerte de recibir la invitación de una sinagoga que está a dos cuadras de esa, Beth Torah, en la cual estoy hace una década”, prosiguió el religioso.

“Tengo un contrato largo y me nombraron el tercer ‘senior rabbi’ (rabino principal) de la sinagoga, pero creo que es un reconocimiento a los latinoamericanos, que vinieron a quedarse, bajaron el promedio de edad y le están dando gusto al judaísmo”, aseguró.

Al llegar “no era bilingüe en forma fluida, y entonces el español me ayudó a acomodar a un montón de gente que necesitaba su ciclo de vida, que venía a llorar la angustia de no estar en su país o que venía apasionada a empezar una nueva agenda, así que mientras vivía todo eso en forma personal, como papá, esposo y hombre, tenía la posibilidad de ayudar”, explicó el ex rabino de Bet El entre 1990 y 2001.

“Mi sinagoga es terriblemente generosa porque tiene 75 años de historia, 820 familias socias y el colegio Solomon Schechter, de la red educacional religiosa conservadora, y fue fundada por gente recontranorteamericana que se dio cuenta de que la diferencia con los judíos argentinos es el barco que tomaron sus bisabuelos; hoy, un tercio de la sinagoga -estamos hablando de varias decenas de miles de judíos- es latinoamericana porque se convirtió en un lugar natural para los no ortodoxos que nos buscan para que los sirvamos en su vida espiritual”, se ufanó Rojzman.

“Fuera de la Argentina, Miami es el lugar con más judíos hispanoparlantes (de la región); es decir, nuestro minián (servicio) de Erev Rosh Hashaná (servicio vespertino de la víspera de Año Nuevo) tiene varios miles de personas”, recalcó.

“En los Juegos Macabeos de Miami tenés, por una semana de noviembre, cerca del Día de Acción de Gracias, en el JCC (Centro Comunitario Judío) a 5.000 chicos nacidos en los Estados Unidos que juegan para su país de origen: Perú, Argentina, Colombia, Venezuela, Puerto Rico, México…”, relató a AJN el rabino argentino, graduado en 1987.

“Al principio ofrecía los servicios de Iamim Noraím (Altas Fiestas) también en español, pero ahora a la noche es en español, porque el norteamericano no viene, y en las mañanas no porque estamos todos juntos; tenemos Izcor (servicio de recordación de los familiares fallecidos) en español, pero en los otros momentos claves, la comunidad está junta”, contó.

Rojzman advirtió una clara diferencia en la práctica ritual: “En Shabat, los (conservadores) argentinos van los viernes y no los sábados, que es más importante porque se saca la Torá, y en los Estados Unidos no entendían este concepto porque van los sábados; entonces, los argentinos no pisan el shil (sinagoga) a la mañana, pero van de noche”.

Y también en la formación: “El judío va al colegio público y a la tarde, al confesional”.

Acerca de los argentinos que se mudaron a los Estados Unidos, el religioso afirmó que “muchos tuvieron que bajar un escalón en lo laboral para que sus hijos puedan dar un salto de calidad”, y así, “el año pasado, dos chicos que venían de shules (escuelas judías) de Buenos Aires pasaron por el colegio público del barrio y entraron al MIT, (Instituto Tecnológico) de Massachusetts, y a Harvard”, dos de los más prestigiosos centros educativos del mundo.


Cosmovisiones

Su residencia en Miami y su origen y periódicas visitas a la Argentina, un país que lo “marcó a fuego para siempre porque despierta todas las emociones al mismo tiempo, y una es de profundo cariño y nostalgia”, le permiten comparar la idiosincrasia de ambas sociedades y de sus comunidades judías.

“Argentina tiene estructuras comunitarias -clubes, shules y sinagogas- que son la envidia de todo el mundo por la dedicación y formación de las morot (maestras judías) y la pasión de los rabinos, que hacen de todo con pocos recursos; esto es difícil de replicar y por eso les va bien a casi todos los jazanim (cantores litúrgicos), morot y rabanim (rabinos) que se van afuera”, halagó este máster en Educación de la Universidad Hebrea de Jerusalem.

Pero “lo malo es la capacidad de destrucción que tenemos los argentinos, y en ello la Kehilá (comunidad judía) termina siendo un reflejo de la sociedad -sospechan el uno del otro, el que da es un tonto y el que evade es un vivo…-; la comunidad judeoestadounidense también lo es: hay que pertenecer a una sinagoga, que tiene el rol de un Bet Am, una casa del pueblo, pero no se desarrollaron los centros comunitarios como aquí y los centros seculares y sionistas son flojos”, evaluó.

“Ahí, el judío es terriblemente generoso porque sabe que su plata va a ser invertida en causas correctas, y acá tiene miedo de que alguien se la robe o se pregunta cuánto pagan de sueldo”, lamentó este porteño de 50 años.

“Otra cosa que gané en los Estados Unidos es que el ‘lubávitcher’ (miembro del movimiento ortodoxo Jabad Lubavitch) te dice ‘rabbi’ y no cree que le está fallando al Rebe (su máximo líder) por llamar así a un rabino conservador, que a lo mejor no hace tanto hincapié en el Shulján Aruj (Código de Leyes judío); y al revés, un conservador nunca va a llamar ‘cuervo’ a un ortodoxo porque sería una falta de respeto”, expresó quien considera que “los rótulos ‘ortodoxo’, ‘reformista’ y ‘conservador’ son una tragedia emocional”.

En los Estados Unidos “se pierde el calor argentino y judío del shule y el barrio, ese amor y esa pasión, y se gana respeto porque, sobre todo hoy, se instaló ese estar tan enfrentados; en base al ‘ama a tu prójimo como a ti mismo’, un judío debe dejar al otro expresarse y esta es la parte que no extraño”, sintetizó Rojzman.


Acuerdo con Irán

La distancia entre ambos países no es obstáculo para que este argentino que vive en el Norte sienta a flor de piel los acontecimientos trascedentes que conmueven a su país de origen, como la firma del polémico Memorándum de Entendimiento con Irán acerca del atentado a la AMIA o la elección de un compatriota como Papa.

La Argentina ha cruzado una línea muy triste en la forma en que quiere insertarse en el mundo, ante quién se arrodilla y por la inescrupulosidad de un gobierno que puede aliarse con el diablo, que está totalmente desprestigiado en el mundo; es como pedirle a (el genocida nazi Adolf) Hitler que nos ayude a investigar el Holocausto”, sentenció con dureza Rojzman en el diálogo con AJN.

La Argentina habla de derechos humanos y tiene un interlocutor que mata a los homosexuales y mutila a una mujer que comete adulterio y donde no hay libertad de expresión ni de culto”, subrayó.

“Ahí se me murió algo adentro” porque semejante acuerdo “es absolutamente indefendible y muestra que perdimos el rumbo de todo aquello con lo cual este gobierno se llenó la boca como que vino a hacerlo mejor que todos”, criticó el cofundador y ex vicepresidente mundial de Mercaz Olamí, el brazo sionista del Movimiento Conservador.

“Independientemente de la escupida sobre la tumba de las víctimas, la Argentina va a tener que repartir las cartas de nuevo porque le mostramos a la comunidad internacional que no tenemos principios… Cuando le vendés el alma al diablo, lo pagás caro”.


Un Papa argentino

Cuando eligieron Papa a Jorge Bergoglio “estaba en un café de Villa Crespo y mi esposa me llamó por teléfono; me conmovió hasta el tuétano: me puse a lagrimear y a gritar, con kipá, porque el Papa era argentino”, cuya designación “habla de las relaciones judeo-católicas de hoy, que son otras porque el catolicismo pasó del desprecio por el judío al aprecio”, conjeturó Rojzman.

“Un Papa era polaco y vio cómo nos destrozaron, y otro era alemán y vio la Juventud Hitleriana; eran dos papas de Europa que habían visto la tragedia judía”, pero “este habla de otra era, de un Papa que cuando era obispo y cardenal fue tremendamente allegado a la comunidad judía, y esto ya va a ser natural: creo que este papado es como el sello de una agenda común judeo-católica”, aventuró quien conoció a Juan Pablo II en 1998 y a Benedicto XVI en 2007.

“No soy amigo de Bergoglio, pero lo fui de monseñor (Justo) Laguna, que era muy allegado a él y conozco de su generosidad”, señaló en homenaje a un amigo con el cual condujo un programa de televisión y escribió el libro “Todos los caminos conducen a Jerusalem… y también a Roma”, en inglés y español.


El prestigioso Estado de Villa Crespo

“Tuve la suerte de vivir en los tres lugares más sagrados para la comunidad judía: Jerusalem, donde hice mis estudios rabínicos; Aventura, que es una ciudad ‘judía’ porque lo es el 95 por ciento (de su población); y el prestigioso Estado de Villa Crespo, que ha tenido el teatro Mitre, el Soleil, Dorin y tiene el Scholem Aleijem”, se vanaglorió un orgulloso Rojzman.

“Villa Crespo es absolutamente única, y cuando estoy sentado o camino por sus calles, con una geografía y caras distintas, trato de cerrar los ojos y abrazar a mi ‘lérerke’ (maestra, en ídish)” y al popular actor Max Berliner, quien “me regaló parte del histrionismo que uso en mis prédicas; trato de acordarme de dónde vengo porque es lo más sagrado que tenemos, y nadie te puede robar tu historia, a menos que dejes” que lo hagan, se emocionó.

“Canning y Corrientes es para siempre el shule y un lugar en mi vida”, resumió el esposo de la abogada y terapeuta familiar Gisela Ludman y padre de Henri, Sarit, Igal, Daniela y Annie. 

Por otra parte, “una de las cosas que me marcó para tener el privilegio de ayudar a la inserción de los argentinos y que nunca me voy a olvidar es la beca de estudios del 50 por ciento que me dio el Scholem Aleijem; reconocían que mi papá se dedicaba al teatro judío, pero alguien pagó mi Primaria…”, reconoció.

“Seguramente había familias que tenían más y ponían para los que teníamos menos; eso no es obvio, no se olvida y hay que tener gratitud y una memoria activa porque la vida es un carrusel”, aleccionó el rabino.

“Argentina tuvo eso: acomodaba a la gente que necesitaba, y hoy no se lo estoy devolviendo a un alumno del Scholem Aleijem, sino a otro de la red” judía en los Estados Unidos, agregó. 


Hugo Chávez

“Cuando llegué a Estados Unidos, en 2002, tuvimos que tabicar aulas nuevas para esa ola de gente que venía desesperada porque había llegado al poder el ‘fachista’ de Chávez”, pero “de a poquito se dieron cuenta de que no se iban a poder quedar en el colegio con visas de turista porque tenía que cumplir con la legalidad y la gente empezó a volver”, relató Rojzman.

Sin embargo, “muchos transformaron su estatus: trabajaban de lunes a jueves en Caracas, pasaban el fin de semana con sus familias y se volvían a ir; eso no le gustaba al gobierno y a veces sancionaba inescrupulosamente sus comercios”, mientras que “otros trabajaban con el gobierno caraqueño”, continuó.

“Cuando en los últimos cinco años vieron que Chávez era un mal que se había ido a instalar, el 50 por ciento de la comunidad judeovenezolana se mudó a Miami, algunos porque tenían casa y otros porque es lo más parecido culturalmente a Latinoamérica”, reseñó el rabino argentino.

“La comunidad venezolana es terriblemente unida, y no necesariamente son de mi sinagoga porque hay gente mucho más tradicional, que busca espacios más ortodoxos, aunque no lo sea, porque allí se sienten cómodos”, completó. 


Lecciones de vida

“Mi papá murió hace 33 años y me da mucha tristeza pensar que solo viví con él 18, que no fueron suficientes, pero sí determinantes” porque “instaló varias cosas en mi vida”, como “el amor por el pueblo judío”, reconoció Rojzman.

“Tres meses al año viajaba con mis padres por el mundo, adonde llevaban la palabra en ídish, y mis memorias son estar en el teatro pensando en que no llueva para que el público venga y mi papá se sienta aplaudido como creía que merecía, el backstage y el post, que era estar en Alemania, Francia, Inglaterra, Bélgica u Holanda e ir a night-clubs con mis padres y sobrevivientes del Holocausto”, memoró.

El rabino destacó “cómo esa gente -que para mí era vieja, pero tenía mi edad de ahora: 50 años- había reconstruido familias pese a tener todo el derecho de agarrar una ametralladora y salir a matar porque les habían asesinado a sus esposas e hijos”.

Esos sobrevivientes de la Shoá “se estaban riendo, con un vaso de whisky, después de un teatro en ídish, festejando que había ido un actor a traerles esperanza”, cuando en realidad “ellos le daban esperanza a mi viejo”, reveló.

“Yo decía: ‘Quiero ser eso’, pero no sabía qué: no tenía talento como actor y reconstruir la Europa judía no era mi agenda, quería dedicar la vida al pueblo judío”, recordó Rojzman.

“A esas memorias le debo lo que soy: crecí viendo lo multifacético del ser judío, con las cenizas (de los hornos crematorios nazis) todavía ahí…”, destacó.

Su padre le enseñó “también la ética del trabajo y el saber que ganar ‘guita’ es un medio, no un fin; decía: ‘Prefiero que la sala esté llena y no me paguen a que esté vacía e irme con un montón de plata’”, resumió el rabino argentino esa “necesidad del artista de que lo aplaudan”.

 

www.agenciajudiadenoticias.com

Dejá tu comentario

Israel

Greenblatt se reunió con Rivlin el presidente de Israel

Agencia AJN.- Los detalles aún no públicos del plan de paz de Estados Unidos podrían ser relevantes para la creación de un gobierno de unidad.

Publicado

el

Por

Jason Greenblatt

Agencia AJN.- El enviado especial de los Estados Unidos de América se reunió con el presidente de Israel, Reuven Rivlin.

El enviado especial de los Estados Unidos, Jason Greenblatt, se reunió con el presidente Reuven Rivlin el domingo antes de que el presidente celebre rondas de conversaciones con los líderes del partido para decidir quién tendrá la tarea de formar un nuevo gobierno después de la reciente ronda de elecciones, explicó el canal 13 de Israel a través de su cuenta en Twitter.

Greenblatt, quien es uno de los actores clave detrás del Plan de Paz de los Estados Unidos, suele hablar del «Acuerdo del siglo» del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y ya se había reunido con el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu.

Además, aseguró que le gustaría conocer al líder del partido Azul y Blanco Benny Gantz.

Gantz Netanyahu Rivlin

Seguir leyendo

Israel

El presidente de Israel comienza hoy la ronda de consultas para encargar la formación de gobierno

Agencia AJN.- Siguiendo el procedimiento que marca la ley, el presidente de Israel, Reuven Rivlin, comenzará hoy la ronda de consultas con los jefes de los partidos que participaron en las últimas elecciones. No se descarta la posibilidad de que Binyamin Netanyahu y Benny Gantz sean convocados a una reunión con Rivlin.

Publicado

el

Por

políticos

Agencia AJN.- El presidente de Israel, Reuven Rivlin, iniciará esta tarde las consultas con los representantes de los partidos que participaron en las recientes elecciones, y escuchará de ellos a quién recomiendan para que encargue la formación del próximo gobierno. En orden decreciente de acuerdo al número de escaños que ganaron, llegarán a la Casa Presidencia representantes de los representantes de Azul y Blanco, Likud, la lista conjunta, Shas e Israel Beitenu.

Los demás partidos lo harán mañana por la mañana.

Por su parte, el primer ministro Binyamin Netanayhu convocó a reuniones personales a los líderes de los partidos de derecha y los ultraortodoxos.

Después que el presidente encargue a alguno de los líderes de partidos la formación de gobierno, éste tendrá un plazo de 28 días para hacerlo. El presidente puede dar una única extensión de 14 días más.

Fuentes cercanas a Binyamin Netanyahu confiaron este fin de semana que el primer ministro prefiere que el presidente le haga el encargo de formar gobierno en primer lugar a Benny Gantz y a continuación hacer todo lo posible para que fracase y, de ese modo, recibirlo en segundo lugar, cuando ya todos los involucrados estén dispuestos a hacer concesiones con tal de no volver a convocar elecciones por tercera vez en un año.

Mientras tanto, los líderes de la Lista Árabe Unificada volverán a reunirse este mediodía para definir a quién recomendarán ante el presidente. De acuerdo con declaraciones de distintos dirigentes, se estima que recomendarán a Benny Gantz. Desde 1992 los partidos árabes no recomendaban ningún candidato para que sea primer ministro de Israel.

Gantz Netanyahu Rivlin

Seguir leyendo

Más leídas

WhatsApp Suscribite al Whatsapp!